Con un decreto contra el 'Obamacare', Trump inicia cambios en EE. UU.

Con un decreto contra el 'Obamacare', Trump inicia cambios en EE. UU.

Prometió darle un giro a la política internacional y nacional. Días claves para entender su gestión.

fg

El presidente de EE. UU. Donald Trump, firmó en el viernes, en la Casa Blanca, la primera de sus órdenes ejecutivas.

Foto:

Kevin Dietsch / EFE

22 de enero 2017 , 12:41 a.m.

Si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumple con al menos la mitad de lo que ha prometido, lo que se viene a partir de esta semana es un sismo de gran escala.

Trump, quien asumió el cargo este viernes, tiene previsto arrancar su mandato con una serie de acciones y órdenes ejecutivas con las que pretende deshacer buena parte de lo avanzado por el ya expresidente Barack Obama en sus ocho años de gobierno.

De hecho, la primera de ellas fue expedida el viernes pasado contra el ‘Obamacare’, la reforma sanitaria que se aprobó en el 2010. A través del decreto, Trump determinó que los órganos y agencias oficiales “tomen todas las acciones acordes con la ley para minimizar la carga económica y regulatoria” de la ley de salud. El objetivo, añade el decreto, es “crear un mercado de seguros de salud más libre y más abierto”.

Pero esta medida solo debilita la reforma, pues se requiere la acción del Congreso para desmontarla y reemplazarla luego por un nuevo esquema de prestación de servicios de salud.

Y si bien las reformas de fondo tardarán más tiempo, pues requieren la aprobación de leyes en el Congreso, el peso de su bolígrafo es enorme y podría generar gran impacto.

Especialmente, en tres áreas que fueron epicentro de su campaña electoral: inmigración, comercio exterior y medioambiente.

Algo que insinuó con claridad en su discurso de posesión, cuando acusó a varios países de robarse los empleos y las ideas de EE. UU. y prometió defender las fronteras de su país.

“Tenemos que proteger nuestras fronteras –dijo Trump el viernes– de los estragos que han causado otros países que hacen nuestros productos, que se roban nuestras compañías y destruyen nuestros trabajos. El proteccionismo conducirá a gran prosperidad y fortaleza”.

El eje de su propuesta en el tema migratorio gira en torno a la construcción de un muro en la frontera con México y la expulsión del país de millones de ilegales, frentes que podría comenzar a mover a partir de este mismo lunes.

Se espera, por ejemplo, que Trump presente una nueva guía para la deportación de personas que cuenten con un récord criminal y que su gobierno estima en cerca de los 2 millones.

Aunque Obama también había implementado una política similar, Trump podría asignar más recursos al Departamento de Justicia para expandir el programa e incrementar su fuerza de ejecución.

Y es allí donde activistas como Gustavo Torres, de la ONG Casa, piensan que se vienen las redadas y deportaciones masivas.

El presidente, al parecer, también la emprenderá contra las llamadas ‘ciudades santuario’ (porque no colaboran con el gobierno federal en el cumplimiento de las leyes federales) y podría dar la orden para que se inicien los estudios y obras del muro fronterizo (aunque en esto requiere que el Congreso le apruebe recursos).

Revisión a temas clave

Otra de las órdenes que probablemente presentará esta semana es una en la que pide una revisión “específica y exhaustiva” de las solicitudes de ingreso al país de personas provenientes de zonas donde existe terrorismo. Aunque no lo dice abiertamente, en su mayoría serían países musulmanes.

La gran pregunta por resolver es si del paquete migratorio de Obama eliminará el llamado Daca, un programa que frenó la deportación de casi 750.000 personas que llegaron ilegalmente a EE. UU. siendo muy jóvenes. Pero se da por descontado que anulará otra acción ejecutiva del expresidente que ofrecía el mismo tratamiento a los padres de estos jóvenes o los padres de niños nacidos en EE. UU.

En el área de comercio, Trump anunciaría esta misma semana una notificación para retirarse formalmente del Acuerdo Transpacífico (o TPP), un tratado que firmó la administración Obama con países que tienen salida al Pacífico –y al que Colombia quería entrar–. Este acuerdo nunca fue aprobado por el Congreso y, por lo tanto, retirarlo solo requiere su firma.

(Además: Miles de personas en el mundo se unen a marcha contra Trump)

También se espera que Trump anuncie su intención de reformar el Nafta, el acuerdo comercial que EE. UU. tiene con México y Canadá, con la amenaza de que si no se hace se retira. Ese proceso tardaría más tiempo, incluso años, pues primero debe lograr que ambos países se sumen y luego ratificar lo acordado en el Congreso.

Otras promesas en esta área le serán más difíciles de cumplir –como la imposición de nuevos aranceles a las importaciones de China o el cobro de impuestos a empresas de EE. UU. que decidan trasladar sus operaciones a otros países–, en gran parte por que se trata de una autoridad que le compete al Congreso, y en ese órgano no hay mucho ambiente en esa dirección.

En temas medioambientales, la instrucción de Trump ha sido eliminar dos regulaciones por cada una que existe. Y muchas de ellas podrían caer también esta semana. En ese sentido, se espera que levante la moratoria que existe para la explotación de minas de carbón en tierras federales y la exploración de recursos energéticos en parques nacionales y reservas.

El presidente ordenaría a su vez eliminar una provisión impuesta por Obama y que hoy exige a los funcionarios públicos tener en cuenta el cambio climático y otros efectos ambientales a la hora de aprobar licencias para la explotación de gas y petróleo.

Mañana mismo, según había anticipado el magnate, daría vía libre a la construcción de Keystone XL Pipeline y el Dakota Access, dos polémicos proyectos energéticos que fueron frenados por el expresidente por su impacto potencial sobre el medioambiente.

En el campo internacional, es viable que Trump, en sus primeros días, ordene ajustes en las relaciones con Cuba, un cambio de la embajada de EE. UU. de Tel Aviv a Jerusalén y un freno parcial a la financiación de organismos como la Otán y la Organización de Naciones Unidas.

Solo por mencionar algunas, pues según el mismo Trump, lo de esta semana tan solo será un abrebocas.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68
Washington

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA