Trump se desata en su disputa con los deportistas en EE. UU.

Trump se desata en su disputa con los deportistas en EE. UU.

El fin de semana se despachó contra la NFL por permitir que estos se arrodillen durante el himno.

Jugadores de los Buffalo Bills

Jugadores de los Buffalo Bills se arrodillaron durante el himno nacional para protestar contra las declaraciones de Trump.

Foto:

Brett Carlsen / AFP

25 de septiembre 2017 , 08:20 a.m.

Como si le faltaran peleas, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se metió este fin de semana en una nueva al insultar a los deportistas que decidieron arrodillarse durante el himno nacional en protestas por el racismo y las desigualdades en el país.

Durante un evento político en el estado de Alabama, el viernes, Trump se fue lanza en ristre con los dueños de los equipos de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), a quienes acusó de timoratos por no expulsar a los “hijos de p...” que a su juicio ofenden la bandera al arrodillarse durante el himno, que se toca al comienzo de cada juego mientras la gente se pone de pie y con una mano en el corazón. “¿No les encantaría ver a uno de estos dueños de la NFL, cuando alguien irrespeta nuestra bandera, diciendo: saquen a este ‘hijo de p...’ de la cancha de inmediato. Está despedido?”, dijo Trump durante un evento con sus más fieles seguidores, que respaldaron sus palabras con aplausos.

El insulto –que todo el mundo coincide en que es una palabra inapropiada para un presidente de EE. UU.– le valió fuertes críticas de jugadores, directivas de la NFL y decenas de analistas que salieron a defender el derecho a expresarse libremente.

Roger Goodell, el comisionado o presidente de la NFL, catalogó al presidente como una figura que estaba “dividiendo” al país antes que unirlo.

Pero Trump no reculó. Por el contrario, se pasó el sábado y parte del domingo reiterando su posición a punta de trinos. Incluso, en uno de ellos les dijo a sus seguidores que dejaran de asistir a los estadios y ver partidos por TV para castigar a una liga que “no hace valer la bandera”.

Y hasta elevó las apuestas al retirar la invitación a la Casa Blanca que les había hecho a los Warriors, el equipo de baloncesto de la NBA que ganó la liga este año, luego de que varios jugadores del equipo expresaron sus reservas frente a las posturas de Trump.

Los Warriors respondieron al desplante diciendo que visitarán la capital de todas maneras y dedicarán sus horas en la ciudad promoviendo la igualdad, la diversidad y la inclusión.

Este domingo, decenas de jugadores de la NFL se unieron en contra del presidente, bien fuera arrodillándose durante el himno, cruzando los brazos o haciendo una cadena humana.

Y no solo ellos, pues famosos como Stevie Wonder, el popular cantante y compositor estadounidense, hizo lo mismo durante un concierto en Nueva York, para demostrar su solidaridad con los jugadores de la NFL.

Trump, en cierto sentido, lo que está haciendo es echar más leña a una hoguera que viene ardiendo desde el año pasado, cuando Colin Kaepernick, en ese entonces el mariscal de los San Francisco 49ers, puso un rodilla en el suelo durante el himno, en protesta por asesinatos de afroamericanos a manos de policías blancos que sacudían el país y por que, a su juicio, en EE. UU. la gente de color sigue siendo discriminada.

Su gesto fue emulado rápidamente por otros jugadores de la NFL y otros deportes, en su mayoría afroamericanos. Pero el costo ha sido alto. Un sector importante del país, en su mayoría blancos e hinchas del fútbol americano, consideran el gesto como un irrespeto y han comenzado a exigir que se sancione a estos jugadores. Kaepernick, por ejemplo, no ha conseguido equipo para esta temporada, y muchos sostienen que le están pasando la cuenta de cobro por su irreverencia.

Vale anotar, de paso, que mientras la mayoría de los jugadores de la NFL (y también la NBA) son afroamericanos, todos los dueños de los equipos son blancos, lo cual hace imposible enmarcar este debate en algo simplemente ideológico.

Ese detalle lo destaca Chris Cillizza, columnista estrella de la cadena CNN, cuando dice que con esto, Trump vuelve a jugar la carta racista y divisoria que tan buenos resultados le dio en la campaña.

“Nuestros valientes soldados no pelearon y murieron para que todo el mundo se pare durante el himno (eso es lo que sugieren los críticos). Pelearon para que la gente tuviera el derecho a escoger si quieren o no pararse. Eso es precisamente de lo que se trata la Primera Enmienda de la Constitución (garantiza el derecho a expresarse libremente)”, dice este analista.

Y resalta otro hecho que no es menos significativo: “El empleo de un abogado, médico, contador o cualquier otro no depende de si se para o no durante el himno. No veo por qué deba utilizarse un rasero distinto para un deportista”.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68

WASHINGTON

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA