Alarma en la OEA por militarización en Venezuela

Alarma en la OEA por militarización en Venezuela

Países rechazan dar armas a civiles. Venezuela resguarda su derecho de defender la ‘revolución'.

Alarma en la OEA por militarización

Este miércoles, miles de chavistas también salieron a protestar a favor del presidente Nicolás Maduro, en Caracas. Entre los asistentes había cientos de militares, incluidos miembros de las milicias bolivarianas.

Foto:

Reuters

19 de abril 2017 , 08:26 p.m.

Una sesión de la OEA convocada, entre otras cosas, para hacer un homenaje al Tango, terminó convertida este miércoles nuevamente en escenario de una fiera disputa por la crisis que atraviesa Venezuela y expresiones de alarma por la militarización de la sociedad en este país.

Un grupo de unos 11 países, entre ellos Colombia, México, Perú, Canadá y EE.UU. elevó su preocupación por las declaraciones del presidente Nicolás Maduro en las que anunció un plan para armar 500.000 civiles para contrarrestar un supuesto intento de golpe de Estado organizado por Washington.

Luis Alfonso de Alba, representante de México catalogó el anuncio de Maduro como la "peor de las medidas" y sostuvo que no solo constituían una "grave amenaza para Venezuela sino para todo el hemisferio en su conjunto".

Colombia, a través del embajador Andrés González, reiteró que las armas no son la solución sino la política y la democracia.

Canadá, por su parte, advirtió que las autoridades tendrán que responder ante el país y la comunidad internacional por violaciones de los derechos humanos.

El tema de Venezuela terminó discutiéndose por que el mismo representante de Caracas, el viceministro de Relaciones Exteriores venezolano Samuel Moncada, lo elevó al final de la sesión durante un espacio que se reserva para tratar “otros asuntos” distintos a la agenda del día.

El tema de Venezuela terminó discutiéndose por que el mismo representante de Caracas, el viceministro de Relaciones Exteriores Samuel Moncada, lo elevó al final de la sesión durante un espacio que se reserva para tratar "otros asuntos" distintos a la agenda del día.

Moncada, sin embargo, lo que planteó fue una crítica por la sesión del pasado 3 de abril cuando un grupo de países aprobaron por consenso una resolución en la que se consideró que en Venezuela se había presentado una alteración del orden constitucional y llamó a utilizar los instrumentos contemplados en la Carta
Democrática del organismo.


Según Moncada, se trató de una sesión ilegal y sin piso jurídico, por lo que advirtió que Venezuela no aceptará la resolución.

Los países en cuestión aprovecharon para solicitar a Caracas respetar el derecho de manifestarse libremente. Pero Moncada acusó a EE. UU. de estar fraguando un golpe de Estado con el apoyo de la OEA –acusación que el Departamento de Estado estadounidense tildó este miércoles de “infundada”– y negó que se estuviera entregando armas a civiles. Según este, la propia constitución del país autoriza la formación de milicias para defender la ‘revolución’.

Por su parte, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, lamentó en Miami que “Venezuela fuera una democracia fallida” y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también manifestó su alarma frente a la militarización y los hechos violentos de las últimas semanas.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En Twitter @sergom68

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA