Medios creen que Donald Trump se enterró en un hoyo aún más hondo

Medios creen que Donald Trump se enterró en un hoyo aún más hondo

La mayoría de encuestas dan como ganadora del tercer debate a la demócrata Hillary Clinton.

¿Cómo quedó Donald Trump tras el debate? | EL TIEMPO | Octubre 20 ¿Cómo quedó Donald Trump tras el debate? | EL TIEMPO | Octubre 20

¿Cómo quedó Donald Trump tras el debate?

20 de octubre 2016 , 08:56 p.m.

Por unos treinta minutos, Donald Trump alcanzó a sorprender a la mayoría por su tono serio y los ataques certeros que le lanzó a Hillary Clinton durante el tercer y último debate presidencial entre ambos antes de las elecciones de este 8 de noviembre.

Era algo que necesitaba con desespero tras varias semanas en franco descenso, y con las encuestas ya indicando una posible paliza en las urnas.

Pero quizá por las provocaciones de Clinton, su propio temperamento o falta de preparación, el magnate no pudo mantener el nivel y antes, de acuerdo con la mayoría de medios en EE.UU., terminó enterrándose en un hueco más profundo que en el que ya estaba.

La mayoría de encuestas, entre ellas la de CNN y la de Yougov, coincidieron en que la candidata de los demócratas también ganó el tercer debate (según los sondeos, se impuso en los dos primeros) y por un margen de al menos diez puntos. Parte de su debacle arrancó con una pregunta del moderador Chris Wallace en la que le pidió confirmar si aceptaría los resultados de las elecciones sea quien sea el ganador. “Ya veremos”, le contestó Trump, quien añadió luego que mantendría el suspenso hasta ese día.

Clinton, ante la misma pregunta, se declaró “horrorizada” ante la posibilidad de no respetar una de las reglas más esenciales en una democracia.

Pero contemplar la posibilidad de ni siquiera aceptar los resultados provocó un terremoto en todo el establecimiento político de EE. UU. El presidente Barack Obama, en un acto en Miami, aseguró que “cuando tratas de sembrar la duda en las mentes de las personas sobre la legitimidad de nuestra elección, eso socava nuestra democracia”.

La mayoría de medios dedicaron extensos reportajes a este tema. Para David Gergen, analista político que ha trabajado con administraciones demócratas y republicanas, Trump, con esa respuesta, quemó el último barco que le quedaba para mantener con vida el sueño de llegar a la Casa Blanca.

Acepto, pero si gano

Y este jueves, en lugar de buscar una salida a su aparente metida de pata, volvió a la carga anunciando que aceptaría el resultado de las elecciones, pero solo si él gana.

Y no fue solo eso. En otro momento crítico del debate, el multimillonario se refirió a Clinton como “qué mujer tan despreciable” (what a nasty woman), un insulto nunca antes escuchado en un debate de este nivel. Clinton no le respondió, pero la frase cayó muy mal, especialmente entre las mujeres, que representan el 52 por ciento del electorado y que de por sí le estaban dando la espalda por las acusaciones de acoso y abuso sexual.

Trump tuvo sus buenos momentos, especialmente cuando atacó a Clinton por sus nexos con Wall Street y por el trabajo de la Fundación Clinton, que –dijo– recibe dinero de países como Arabia Saudí, donde “se maltrata a las mujeres y a los homosexuales y se los empuja desde edificios”.

Pero fue Clinton la que una y otra vez lo hizo morder el anzuelo y sacó partida del temperamento explosivo de Trump. Cuando lo llamó “marioneta de Putin”, Trump la increpó con un “no, tú eres la marioneta”, una respuesta más propia de un adolescente.

Y quizá la crítica más poderosa a su falta de calificaciones para ser comandante en jefe llegó cuando Trump la acusó de llevar más de 30 años de servicio público sin mucho que mostrar.

“Qué bueno que mencione mi récord, porque en los setenta, cuando yo defendía los derechos de los niños afroamericanos para que no fueran discriminados, usted era demandado por el Departamento de Justicia por discriminación racial en sus apartamentos de alquiler. En los ochenta, cuando trabajaba por mejorar el sistema educativo en Arkansas, usted recibía un préstamo de 14 millones de dólares de su papá para arrancar un negocio. En los noventa fui a Pekín y defendí los derechos de las mujeres, mientras usted insultaba a una ex Miss Universo (Alicia Machado) llamándola una máquina de comer. Y el día que yo estaba en la Casa Blanca siguiendo el operativo que dio de baja a Osama bin Laden, usted grababa un capítulo de El aprendiz”, le dijo Clinton, lo cual desató un aplauso del público, pese a que lo tenían prohibido.

Qué sigue de aquí en adelante para Trump en los 18 días que le restan a la contienda es difícil de saber. Por lo que dijo este jueves durante un evento en Ohio, seguirá insistiendo en sus acusaciones de fraude, sin que haya mostrado pruebas.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA