Aterriza en suelo cubano el primer vuelo regular de EE. UU. desde 1961

Aterriza en suelo cubano el primer vuelo regular de EE. UU. desde 1961

Se trata del vuelo 387 de la aerolínea estadounidense JetBlue, que despegó desde Fort Lauderdale.

fg

La llegada del avión marca un nuevo hito en el proceso de deshielo entre los dos países, que anunciaron la normalización de sus relaciones en diciembre de 2014 tras 50 años de acérrima enemistad.

Foto:

Eliana Aponte

31 de agosto 2016 , 04:07 p.m.

A las 10:57 de la mañana de este miércoles el vuelo 387 de Jet Blue aterrizaba en la pista del aeropuerto de Santa Clara, el tercero en importancia de Cuba, y se convertía en el primer vuelo regular entre Estados Unidos y Cuba en 61 años.

Procedía de Fort Laudardale, (Florida) con el cupo completo. 150 pasajeros, una gran mayoría de periodistas, fueron despedidos a pie de escalera por una banda que como “Guantamera” y “Me voy pa’Mayarí” y les invitaba a bailar.

Al despegar de EE. UU. y al aterrizar en suelo cubano, el Airbus A320, fue saludado con el tradicional saludo de agua: dos camiones bombearon cientos de litros de agua formando un arco sobre el avión, un gesto de buen agüero para la apertura de nuevas rutas aéreas.

Jet Blue, compañía de bajo costo fue la primera. Tendrá tres frecuencias diarias antes de fin de año.

En el vuelo inaugural viajó el secretario de Transporte de Estados Unidos, Anthony Foxx, el director ejecutivo de JetBlue, Robin Hayes, y una tripulación de cinco cubanoestadounidenses especialmente elegidos para ese trayecto.

Después Foxx se traslado hasta La Habana, a menos de tres horas de distancia, para reunirse con el canciller Bruno Rodríguez y conversar sobre el curso de las relaciones bilaterales diplomáticas y comerciales.

El viernes será Silver Airways la que arribe a este mismo aeropuerto. Y el 7 de septiembre será American Airlines la que aterrice.

Además de ellas, Frontier Airlines, Southwest Airlines y Sun Country Airlines cubrirán rutas con 9 ciudades de la isla partiendo de Miami, Chicago, Minneapolis y Filadelfia a nueve aeropuertos cubanos.

La decima ruta es La Habana, y la más codiciada está aún sin asignar.

Las autoridades estadounidenses todavía están estudiando las peticiones para posarse en el principal aeropuerto por nivel de tráfico de Cuba.

En total serán 110 los trayectos diarios que conectarán Cuba con distintas ciudades de Estados Unidos.

Los nuevos vuelos contribuirán al repunte del turismo al país comunista de occidente. Solo en Estados Unidos viven cerca de 1,5 millones de cubano-americanos.

El precio medio de los tiquetes de avión rondaban los 550 dólares –más de 800 si el viaje comenzaba en Nueva York.
Con la competencia y los vuelos comerciales regulares, el costo se reducirá a menos de la mitad.
Jet-Blue cobra 99 dólares por un trayecto y 210 por ida y vuelta.

Esta circunstancia ayudará a la mayor llegada de viajeros de ese país a pesar de que sus ciudadanos tienen prohibido hacer turismo en Cuba, el único país del mundo que no pueden visitar a causa del embargo unilateral aún vigente e impuesto al mismo tiempo que se suprimieron los vuelos comerciales hasta este miércoles y desde 1979, cuando se restablecieron los vuelos chárter para permitir los contactos de los exiliados cubanos. Según datos oficiales, en los últimos años se registraron 4.783 vuelos chárter.

El interés que despierta Cuba se traduce en el aumento de los vuelos: en los seis primeros meses del año han sido 3.452.
La irrupción de los vuelos regulares es una mala noticia para las “mulas” que cobraban más por traer mercancías.
Las líneas aéreas conocedoras de que el trasporte de bienes es importante en los viajes familiares dejarán transportar gratis hasta dos maletas. Y American lo extenderá hasta cinco bultos pagando el exceso de equipaje.

El aumento cercano al 90 % de estadounidenses que han arribado a la isla comunista desde el restablecimiento de relaciones en el 2015 se debe a la flexibilización propiciada por Barak Obama.

Llegan amparados por el paraguas de visitas familiares, contactos religiosos, contactos pueblo a pueblo, viajes culturales, de negocios, de periodistas y viajes educacionales.

La única condición es que no pueden alojarse en los hoteles de las miles de playas que tiene Cuba. Pero pasean en almendrones (carros antiguos), comen en los “paladares” (restaurantes familiares o por cuenta propia) y compran artesanías, habanos y ron sin mirar demasiado la billetera.

Antes de que se concretara este y el resto de los vuelos, muy fáciles de reservar en las diferentes páginas web de las aerolíneas, las autoridades aeronáuticas cubanas salieron al paso de algunos comentarios que dudaban de la seguridad de los aeropuertos y dieron garantías de que todos los aeropuertos cumplen estándares internacionales de seguridad y atención aeroportuaria.

Milagros López de Guereño

Corresponsal de EL TIEMPO

La Habana

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA