'El problema de la política de Trump es la logística': John Moore

'El problema de la política de Trump es la logística': John Moore

Este fotógrafo ha reportado durante 10 años desde la frontera entre EE. UU. y México. Entrevista.

Portadas y caricaturas de indignación contra Trump

Esta portada de 'TIME' le dio la vuelta al planeta: una niña inmigrante llora frente a Donald Trump; se trata de una fotografía tomada por John Moore que fue editada para colocar a Trump en portada.

Foto:

Twitter: @TIME

09 de julio 2018 , 10:54 p.m.

A finales de junio, la revista Time volvió a dar de qué hablar por su portada. En ella, el presidente estadounidense, Donald Trump, observa a una niña hondureña asustada y llorando. La escena se completa con la frase ‘Bienvenida a América’.

La foto de la menor de dos años fue tomada el 18 de junio en la frontera entre México y EE. UU., cuando su madre era detenida por un agente de migración que le ordenó soltarla para una requisa, lo que produjo su llanto.

Y, aunque la menor no fue separada de su madre, esa imagen se convirtió rápidamente en el símbolo de los más de 2.000 niños migrantes que fueron apartados de sus familiares en la frontera, debido a la política de ‘Tolerancia cero’ impuesta por el gobierno de Trump y que fue revocada por el mismo mandatario después de una fuerte polémica.

En diálogo con EL TIEMPO, el autor de la fotografía, John Moore, se refirió al drama que viven los migrantes en la frontera y afirmó que “calificar a grandes grupos de personas como criminales, solo por ser extranjeros, es un error”, afirmó.

¿Por qué decidió empezar a tomar fotografías de migrantes?

Empecé con este proyecto de documentar asuntos de seguridad de la frontera de Estados Unidos y México hace diez años.

Yo había vivido en México cinco años y en Nicaragua dos. Entonces, cuando empecé este proyecto, ya había tenido experiencia cubriendo la migración desde el lado centroamericano de la frontera y creo que eso me dio una perspectiva diferente como fotógrafo estadounidense.

¿Cómo ha sido trabajar con migrantes?

Para mí es importante ponerle una cara humana a una historia que a veces se cuenta por números; entonces, ese siempre fue mi objetivo. Si la historia tiene una cara más humana, posiblemente encontraremos soluciones más humanas.

¿Cuál es el recuerdo que más lo marcó durante diez años de trabajo en la frontera?

Hace un año fui a Guatemala para documentar las razones que obligan a la gente a salir del país hacia la frontera y me tocó cubrir el funeral de un par de niños de 10 y 11 años que fueron secuestrados en su pueblo. Los padres no pudieron pagar su rescate, y la pandilla que los tenía los mató. Yo tomé fotos del funeral. Ver las caras de esos niños inocentes y muertos por la violencia todavía me impacta.

La cuestión acá es que nos distraemos con la portada de la revista ‘Time’ y no pensamos en el asunto más importante que es la política que ahora está aplicando
el Gobierno

¿Cómo es la actitud de los migrantes hacia usted?

Como hablo español, yo puedo explicarles lo que estoy haciendo y, generalmente si soy honesto y directo con la gente, dándoles la oportunidad de contar su historia visualmente, a través de mis fotos, ellos me responden positivamente.

¿Cómo es el día a día de los migrantes que intentan cruzar la frontera?

Ellos tienen que luchar contra los elementos del medioambiente y contra el clima; tienen que sufrir por amenazas de las pandillas. Con frecuencia, las mujeres están en peligro por abuso sexual durante su travesía.

Muchas de sus fotografías son de niños... ¿Siente que solamente mostrándolos pueden cobrar importancia estas tragedias?

Espero que no solamente con los niños podamos contar estas historias. Es cierto que ver el dolor, el miedo y la tristeza de los niños puede tener un impacto mucho mayor de la tragedia, pero de todos modos yo intento cubrir la historia de una manera amplia. Creo que es posible entender la magnitud de las tragedias sin imágenes de niños, pero es verdad que las fotos de ellos en peligro tienen un impacto muy fuerte en seres humanos de todo el mundo.

¿Qué es lo más difícil que debe afrontar al llegar a su casa luego de trabajar con
estos migrantes?

Yo también soy padre; entonces, al ver una niña triste, me afecta, no solo como periodista. La mayoría de migrantes que hacen esa travesía por la frontera están saliendo por peligros muy reales en sus países, y con frecuencia solo con la ropa que tienen puesta.

Cada vez que veo gente con dificultades así, puede ser en la frontera con México o cuando cubrí la epidemia de ébola de Liberia, me pongo a pensar en la buena suerte que tengo con mi vida, con mis hijos acá seguros y contentos.

¿Espera que la fotografía de la niña llorando se convierta en símbolo de la migración en Centroamérica?

Creo que esa foto es símbolo de la política ‘cero tolerancia’ del presidente Trump. Afortunadamente, la niña y su madre no fueron separadas después.

Cuando tomé la foto, yo no lo sabía y escribí en la descripción que las habían llevado para un centro de registro, pero yo nunca supe si las iban a separar o no. Al final no las separaron, y eso me hizo muy feliz.

¿Qué opinión tiene sobre la portada de la revista ‘Time’?

Yo creo que la portada posiblemente causó confusión. La intención tiene que ver más con la política de ‘tolerancia cero’. Yo no hubiera diseñado la portada de esa manera por un asunto de que no me gusta que se modifiquen mis fotos. La cuestión acá es que nos distraemos con la portada de la revista y no pensamos en el asunto más importante, que es la política que está aplicando el Gobierno ahora.

Es importante ponerle una cara humana a una historia que a veces se cuenta por números (...)
Si la historia tiene una cara más humana, encontraremos soluciones más humanas

Usted estuvo en el 2004 y 2005 cubriendo la guerra en Afganistán ¿Cómo fue esa experiencia?

Me impactó mucho. Había momentos en los que me daba cuenta de que casi había muerto: pasé por un sendero y no pisé una mina solo por muy poco; o en ataques donde una bomba explotó cerca y solo por suerte no me cayó encima.

He tenido muchas experiencias así, no solo en Irak, también en Afganistán, Libia, Israel y otros lados.

¿Cuál sería la solución de la crisis migratoria en la frontera de EE. UU.?

EE. UU. no puede reparar los problemas del mundo, pero puede ayudar a los gobiernos locales a hacerlo.

Además, en la frontera entre EE. UU. y México se necesitan más jueces de migración para determinar quiénes se pueden quedar o no, porque detener la gente por meses y años mientras esperan su turno para ir a la corte es muy problemático.

El presidente Trump habla de que su política de ‘tolerancia cero’ va a evitar la entrada de criminales a EE. UU. ¿Está de acuerdo?

Creo que calificar a grandes grupos de personas como criminales solo por ser extranjeros es un error. El presidente tiene su derecho a hacer su política, el problema es la logística.

Él no tiene las facilidades para mantener tanta gente detenida, es un problema que el Gobierno no puede solucionar inmediatamente, y quizás interrumpan sus planes.

SEBASTIÁN CORREA RODRÍGUEZ
INTERNACIONAL​Twitter: @scorrea9412

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.