La novela de acoso sexual del presentador de Fox Bill O’Reilly

La novela de acoso sexual del presentador de Fox Bill O’Reilly

Su carrera se vino abajo cuando el ‘NYT’ publicó que cinco mujeres lo acusaban de acoso sexual.

Protestas contra Bill O'Reilly

Protestas contra Bill O'Reilly fuera de News Corp. y la sede de Fox News en Midtown Manhattan.

Foto:

Drew Angerer / AFP

22 de abril 2017 , 08:51 p.m.

Hasta hace algunas pocas semanas, Bill O’Reilly era el rey indiscutido de las noticias por cable de la televisión estadounidense.

Por más de 10 años, su programa en la cadena Fox, el ‘O’Reilly Factor’, se había alzado con el primer lugar en esta franja informativa, batiendo año tras año los récord en sintonía.

Tal era su éxito que muchos le atribuyen el milagro de Fox Noticias, la apuesta del empresario australiano Rupert Murdock que hoy por hoy es la más vista en EE. UU., superando a gigantes como CNN.

Pero su reinado comenzó a deshacerse este primero de abril. Ese día, el diario ‘The New York Times’ publicó una investigación en la que documentaba cómo Fox News y la compañía madre 21st Century Fox –también de Murdock– habían desembolsado 13 millones de dólares en pagos a cinco mujeres que lo habían acusado de acoso sexual y otras formas de abuso laboral. Pese a ello, la cadena había decidido renovar su contrato, avaluado en unos 18 millones de dólares anuales.

Desde un comienzo, O’Reilly negó las acusaciones y las explicó como “el precio” que personas famosas como él a veces pagan cuando oportunistas se aprovechan de esa condición y amenazan con enlodar su imagen.

Fox, pese a admitir los pagos, alegó que ningún empleado, presente o pasado, se había comunicado con la línea telefónica que tiene la empresa para denunciar este tipo de acosos.

“A pesar de las acusaciones, era impensable suponer que saldrían de O’Reilly porque Bill “era” Fox News”, dice Kirsten Powers, que trabajó hasta el 2016 en la cadena y ahora hace parte de CNN.

Aún así, el tema era delicado, pues Fox aún se estaba recuperando del escándalo que se desató el verano del año pasado cuando se reveló que la empresa también había pagado indemnizaciones a varias mujeres que habían denunciado al director de la cadena, Roger Ailes, por este mismo crimen. Varias hicieron públicos sus señalamientos, entre ellas Megyn Kelly, la otra superestrella de Fox que terminó renunciando meses después.

Ante la enorme presión, los Murdock (la empresa está a nombre de Rupert y sus dos hijos), cortaron la cabeza de Ailes y anunciaron cambios para evitar que se repitieran este tipo de conductas.

El punto de giro

La gota que rebosó la copa la depositó Wendy Welsh, una mujer que estaba demandando a O’Reilly por presionarla para tener sexo a cambio de una promoción en la empresa.

El 5 de abril, Welsh llamó a la línea de emergencia de Fox para contar su caso y se encargó de divulgar su testimonio a muchos medios de comunicación.

Su denuncia, sumada a la información de ‘The New York Times’, causó una estampida de la pauta publicitaria: casi 60 anunciantes exigieron retirar sus comerciales del programa de O’Reilly, dando un fuerte golpe a lo que hasta ese momento era la ‘gallina de los huevos de oro’ (el programa generaba unos 200 millones anuales en ingresos).

Contra la pared, Fox ordenó una investigación interna, la cual destapó aún más acusaciones de acoso sexual contra el presentador. Esa fue al menos la razón que esgrimieron para sentenciar su partida.

Para Fox, en cualquier caso, fue una decisión casi que trascendental, y no solo por la popularidad del ‘show’ y los millones que producía.

Como sostiene el analista de prensa Cris Ciilizza, O’Reilly es quizá el rostro más popular del movimiento conservador y populista que llevó al poder al actual presidente Donald Trump.

“Para generaciones de conservadores que han madurado en términos políticos a lo largo de estas dos últimas décadas, O’Reilly es como la Estrella del Norte. Un cambio radical frente a los conservadores tradicionales que habla duro, desafiando al establecimiento demócrata y republicano, sin entrar en consideraciones sobre lo que es correcto en términos políticos. Trump mismo es uno de ellos”, opina Cillizza.

El presidente mantiene una estrecha relación con el presentador y lo defendió pesa a las numerosas acusaciones en su contra.

Precisamente por su estatus de ‘vaca sagrada’ es que muchos ven en su salida un gran salto en la lucha contra el acoso sexual en el mercado laboral.

“Es un cambio cultural sísmico cuando una corporación decide poner los derechos de las mujeres por encima de todo lo demás. Hoy hemos entrado en una nueva era en las políticas del ambiente en los lugares de trabajo”, sostiene Welsh, quien fue empleada de Fox hasta el 2013. Otros, sin embargo, no están tan listos para cantar victoria.

Para muchos, la destitución de O’Rilley no puede considerarse un indicativo de un cambio cultural importante dentro de la red, mientras el actual copresidente de Fox News Bill Shine continúe al mando. Esto se debe a que, según la organización Media Matters for America, como vicepresidente ejecutivo sénior, Shine habría tomado represalias contra las mujeres que reportaron acoso sexual por el ex-CEO Roger Ailes y ayudaron a la cobertura de los informes que eventualmente llevaron a la expulsión de Ailes. Razón por la cual el ejecutivo debería ser el siguiente en abandonar el barco.

Una presión comercial

“Los anunciantes salieron en desbandada, pues reconocieron lo que Fox ignoró por décadas: que el acoso sexual no solo está mal, sino que es malo para los negocios. Tan pronto desaparecieron los comerciales, el ‘show’ de O’Reilly ya no era viable en términos económicos. Este fue un cambio que llegó por las presiones externas y no porque la empresa hubiese decidido defender a las mujeres”, afirma Angelo Carusone, presidente de Media Matters for America. De hecho, dice Carusone, Fox solo reaccionó cuando el tema se hizo público y comenzó a costarle dólares. Antes, había optado por comprar el silencio de sus víctimas y renovar el contrato al presentador.

Si bien se desconoce su futuro, lo que es claro es que O’Reilly no sufrirá pese a su escandalosa salida, pues Fox, sostienen fuentes, tendrá que pagarle más de 25 millones de dólares para poder despedirlo, pues así lo estipula su contrato.

Así mismo, seguirá recibiendo millones por la venta de sus libros, ya que según Holt, la empresa editorial que los publica, seguirá sacándolos al mercado.

Casos de famosos acosadores

Las denuncias por acoso sexual no son una novedad en el mundo de los famosos, y menos en el de los medios de comunicación. Un antiguo presentador de la cadena pública británica BBC, Michael Souter, fue condenado en octubre del 2013 a 22 años de cárcel por el abuso continuado de menores en las décadas de 1980 y 1990. Así mismo, el comediante de 79 años Bill Cosby ha sido acusado por más de 35 mujeres de acoso sexual y en la actualidad enfrenta un juicio que podría llevarlo a 10 años en prisión por haber drogado y luego abusado de una de ellas. Otro caso fue el del escritor polaco y director de cine Roman Polanski, procesado en 1977 por abusar de una menor de 13 años. Solo lo admitió de forma pública en septiembre del 2011.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68
Washington

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA