Los problemas de Donald Trump para armar su gabinete

Los problemas de Donald Trump para armar su gabinete

Prensa habla de 'peleas a cuchillo' para quedar en círculo de colaboradores del presidente electo.

fg

El nombre Trump fue retirado de un edificio de Upper West Side, por petición de los residentes.

Foto:

REUTERS

17 de noviembre 2016 , 12:45 a.m.

Donald Trump buscaba desde el miércoles eliminar la impresión de que existe un desorden generalizado en el proceso de composición de su futuro gobierno, del que hasta ahora solo se conocen dos funcionarios oficialmente anunciados por el presidente electo.

Después de varios días de intensos y evidentes forcejeos para hacerse un lugar en la futura administración, Trump recurrió a la red social Twitter para tratar de despejar los rumores sobre el desorden reinante.

“En marcha un proceso muy organizado mientras decido sobre el gabinete y muchos otros puestos. ¡Yo soy el único que sabe quienes son los escogidos!”, expresó el mandatario electo en uno de sus mensajes.

La normativa vigente no establece un plazo para que un presidente electo divulgue su gabinete, aunque la práctica es que los nombramientos fundamentales se hacen en un plazo razonable para enviar al país un mensaje de tranquilidad.

Para Trump, la idea de un caos generalizado en el proceso de formación del gobierno es responsabilidad del diario The New York Times, del que dijo estar “decepcionado porque ahora lucen como tontos por la cobertura que hacen de mí”.

(Además: Nueva York y otras ciudades luchan contra plan de deportación de Trump)

El mandatario electo afirmó que, al contrario de las versiones que circulan de forma insistente en la prensa, nunca pidió que sus hijos tengan acceso a secretos de Estado durante el proceso de formación de gobierno. Esa versión es “típicamente una noticia falsa”, aseguró.

Las oficinas personales de Trump en la torre que lleva su nombre en Manhattan se han convertido en un desfile de empresarios y políticos. Pero hasta el momento, Trump solo anunció que el presidente del Comité Nacional del Partido Republicano, Reince Priebus, será su jefe de gabinete y que Steve Bannon será el jefe de estrategia y principal asesor de la Casa Blanca.

El nombramiento de Bannon, considerado un representante de los sectores de la ultraderecha estadounidense, encendió luces de alerta y abrió una espectacular polémica. En ese ambiente de indefiniciones, rumores indican que el ex candidato presidencial republicano y actual gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, ha perdido terreno en el entorno presidencial.

Al mismo tiempo, el país aguarda alguna pista sobre quién estará al frente del Departamento de Estado, una pieza clave porque representa la política exterior de la Casa Blanca. Para ese importante puesto, se barajan los nombres del exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, el ultraconservador John Bolton –uno de los ideólogos de la invasión a Irak– y el senador republicano Bob Corker.

(Lea también: Donald Trump se apresta a realizar más nombramientos de su gabinete)

El primer atisbo de las tensiones en el círculo más próximo al mandatario electo surgió de Eliot Cohen, un académico conservador que fue asesor del Departamento de Estado durante el gobierno de George W. Bush. Cohen llegó a conversar con miembros del equipo de transición de Trump, y luego de esos contactos envió un mensaje a sus conocidos: “Mantengan distancia (...) Será horrible”.

De acuerdo con Cohen, los integrantes del equipo de transición de Trump “están llenos de furia y arrogancia, gritan ‘perdiste’! Será horrible”, publicó en Twitter. El diputado conservador Mike Rogers, quien en algún momento llegó a ser considerado para un puesto en el área de inteligencia, también prefirió alejarse del proceso, alegando la enorme “confusión” sobre la cadena de mando.

La cadena CNN hizo referencias a una disputa “a cuchillo” por un lugar en el futuro gobierno dentro del equipo de transición. En ese combate generalizado, el joven Jared Kushner –casado con la hija del presidente electo, Ivanka– sería uno de los operadores más implacables, en especial en el desplazamiento del gobernador Christie. De acuerdo con la prensa local, cuando Christie era fiscal de Nueva Jersey, procesó al padre de Kushner por evasión fiscal, y ahora llegó el momento de arreglar las cuentas.Así, el desplazamiento de varias figuras próximas a Trump durante la campaña está relacionado a su vinculación con Christie.

EFE Y AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA