Protesta en la NFL es una nueva señal de un EE. UU. dividido

Protesta en la NFL es una nueva señal de un EE. UU. dividido

Arrodillada en el himno es uno de los más grandes rechazos contra Trump. Dudan sobre su impacto.

Jugadores de la NFL se arrodillan

Cientos de jugadores se arrodillaron o formaron cadenas humanas durante el himno para protestar por al destemplado ataque de Trump.

Foto:

Christian Petersen / AFP

30 de septiembre 2017 , 11:00 p.m.

A lo largo de esta semana, fueron varios los temas de gran calado que sacudieron a EE. UU. Particularmente, al presidente Donald Trump.

El tercer fracaso de la reforma a la salud en el Congreso, el drama que viven los habitantes de Puerto Rico –que ahora acusan al Gobierno por su lenta respuesta–, la victoria del senador ultraconservador Roy Moore, en Alabama, pese a que Trump apoyó a su rival, y el uso de aviones privados pagados con dinero de los contribuyentes para transportar a funcionarios de la administración, por citar solo algunos.

Sin embargo, tras ellos, fue uno diferente el que dominó el cubrimiento mediático y la atención del mandatario: el debate que se desató por la decisión de algunos jugadores de fútbol americano de arrodillarse durante el himno nacional y que el propio presidente alborotó con un improperio que aún sorprende.

La polémica no es nueva. De hecho, fue por esta época del año pasado, cuando el mariscal de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, hizo ese gesto al inicio de un partido para protestar por la violencia policial y desigualdades contra los afroamericanos.

Su gesto primero causó sorpresa, pero luego terminó dividiendo a la fanaticada del deporte más popular en EE. UU. Para algunos, se trataba de un irrespeto a la bandera que nada tenía que ver con un evento deportivo. Otros, por el contrario, lo vieron como el ejercicio de su derecho de libertad de expresión, consagrado en la Constitución.

Kaepernick se quedó sin trabajo, pues ningún equipo lo contrató para la temporada 2017-2018 por miedo al castigo de la afición.

Pero su postura comenzó a ser emulada por otros jugadores en una liga que está compuesta en un 70 por ciento por afroamericanos y seguida por más de 100 millones de fans. Aunque incómodo, era un tema que deambulaba en la NFL y que, en su superficie, carecía de acentos políticos.

Todo eso cambió al comienzo de la semana que cierra cuando Trump, en un discurso en Alabama, les pidió a los dueños de los equipos “despedir a los hijos de p...” que osaban irrespetar la bandera al no ponerse de pie y con la mano en el corazón, como es la costumbre.

País dividido, deporte unido

Cientos de jugadores, y en algunos casos dueños de los clubes, se arrodillaron o formaron cadenas humanas durante el himno para protestar por al destemplado ataque de Trump. Luego se sumaron jugadores de otras ligas (baloncesto), cantantes, actores y personalidades.

Desde entonces, el tema se tornó en una discusión nacional sobre raza, libertad de expresión y patriotismo, que alimenta las divisiones en un país fragmentado. Y que ha introducido la política en el deporte como nunca había sucedido.

Prueba de ello está en la portada de la revista ‘Sports Illustrated’, donde se ve a varios jugadores, entrenadores y empresarios cerrando filas bajo el título: ‘País dividido, deporte unido’.

Según Dean Obeidallah, columnista de ‘Daily Beast’, el presidente no entiende –o decide no hacerlo– lo que está de por medio. “Si ponen la rodilla en el piso, no es para irrespetar al país o la bandera. Es para llamar la atención sobre valores estadounidenses, como la igualdad y la no discriminación, que todavía dejan mucho que desear. Y lo hacen apelando quizá al más grande de todos: la libertad de expresión, que nadie, ni el presidente, debe ponerle mordaza”, dice el analista.

Scott Jennings, exasesor del expresidente George W. Bush, cree que, por el contrario, el mandatario la tiene muy clara. “Trump sabe que tiene a la opinión pública de su lado. Guste o no, posee un instinto para detectar este tipo de asuntos culturales que luego explota para su beneficio político. Como lo hizo en la campaña y lo hace ahora como presidente”, dice Jennings.

Y lo sostiene porque la mayoría de encuestas desde que los jugadores comenzaron a arrodillarse confirman que una mayoría lo considera un gesto irrespetuoso. En la última de ellas, de Reuters, un 65 por ciento de los encuestados no se muestra de acuerdo con la protesta. Dicho eso, el 57 por ciento tampoco siente que esto sea una causal de despido, como lo ha pedido Trump.

Pero la misma encuesta muestra la grieta que ya separa a los estadounidenses: mientras el 82 por ciento de los que se identifican como demócratas no comparte la idea del mandatario, solo el 29 por ciento de los republicanos piensa lo mismo. Es decir, por descarte, el 70 por ciento de este partido lo respalda incluso frente a esta medida extrema.

Para Jennings, Trump explota una realidad que pocos en Washington entienden –que alguien pueda insultar de la manera como lo hace el presidente y salga ganando–, pero que es similar a la que detectó Trump en esa vasta franja de estadounidenses que dicen sentirse abandonados por las élites que controlan al país desde la capital y que responden a su mensaje antiestablecimiento.

Pero el proceso también alimenta resentimientos raciales. Si bien Trump ha insistido en que su queja se basa en el patriotismo –o su ausencia–, en esquinas opuestas del debate están blancos y afroamericanos.

Hay quienes creen que Trump utiliza el tema para distraer la atención de los problemas que lo aquejan y congraciarse con su base, a la que ha molestado con sus coqueteos con el Partido Demócrata para anotarse victorias legislativas.

Por eso, dice Jennings, lo que comenzó como una protesta sobre raza y desigualdad se ha tornado en casi un tema de campaña que ya tiene vida propia.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En Twitter: @sergom68
Washington

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA