En debate, Trump deja en suspenso si aceptará resultado de elecciones

En debate, Trump deja en suspenso si aceptará resultado de elecciones

Es un hecho inédito, porque pone en cuestión el tan respetado sistema democrático estadounidense.

fg

ImageDefault

Foto:

ul

20 de octubre 2016 , 08:51 a.m.

Aunque tuvo de todo, no faltaron los golpes bajos y el tono fue quizás de los más moderados de los tres debates, el hecho de que el aspirante republicano Donald Trump se haya negado a comprometerse a reconocer los resultados de las elecciones del próximo 8 de noviembre desató una tormenta política y mediática sin precedentes en la historia electoral de Estados Unidos.

“Se lo diré en su momento. Voy a mantener el suspenso”, le contestó Trump al moderador del debate, Chris Wallace, luego de que este le insistió que aceptar la derrota era uno de los valores centrales en la democracia de EE. UU.

La declaración del magnate dejó sin piso comentarios tanto de su candidato a vicepresidente, Mike Pence, como los de su hija, Ivanka, que habían expresado que el magnate “haría lo correcto” y que en caso de una derrota reconocerían la victoria de Clinton.

En un sondeo realizado por CNN/ORC entre los asistentes al debate, Clinton se impuso 52 por ciento contra 39 del magnate. En el curso de la semana, Trump había expresado que las elecciones estaban “arregladas” y “manipuladas” por los demócratas y por los medios de comunicación. (Además: Las frases que dejó el tercer debate presidencial en EE. UU.)

Así las cosas, la demócrata aprovechó para golpearlo sin contemplación mostrando a Trump como una persona que estaba dispuesta a destruir el país para satisfacer su ego: “Cada vez que pierde en algo culpa a otra persona. Es una constante”, le reclamó.

Durante el intercambio, que se llevó a cabo en Las Vegas (Nevada), se tocaron temas como la economía, en particular la deuda externa, los nuevos miembros de la Corte Suprema de Justicia, política exterior, armas nucleares y el futuro de los más de 11 millones de indocumentados que hay en el país.

Minutos antes, Trump comenzó amenazando con anular los acuerdos de libre comercio con otros países, entre ellos el Nafta, firmado entre EE. UU., México y Canadá. Según el candidato republicano, si estos países no aceptan una renegociación no dudará en “abandonarlos y buscar otra alternativa”, pues a su juicio son responsables de las dificultades que atraviesa la clase media.

Se trata de un tema sensible para Colombia y otros países que han firmado un TLC con Washington.

Por supuesto, las acusaciones que han realizado ya más de una decena de mujeres contra Trump por supuestos abusos sexuales salieron a relucir. Trump dijo que todas las acusaciones han sido desmentidas y que se trata de mujeres que buscaban “fama”. Además, acusó a la campaña de Clinton de inventar los casos.

“Eso es pura ficción. Lo que sí es verdad es que Hillary le ha mentido a todo el mundo y ha cometido crímenes que a otros le han valido cárcel”, afirmó el multimillonario. Clinton le contestó con una de las frases que seguramente más resonará: “Cada vez que usted se siente acorralado, inmediatamente lo niega todo. Nunca pide excusas. Pero ya sabemos quién es y lo que busca: dividir al país, incitar a la violencia, una visión muy negra de lo que somos. Y eso es lo que está en juego en estas elecciones”, dijo la ex secretaria de Estado. Y para el recuerdo esto: poco después de decir que “nadie respetaba más a las mujeres”, Trump se refirió a Clinton como “mujer repugnante”.

En el tema migratorio, el magnate insistió en que construirá el muro en la frontera y deportará a ilegales con récord criminal. Pero no quiso precisar qué sucedería con los que no han cometido crímenes. Clinton, de su lado, habló de “reforma integral” al sistema migratorio que fortalecerá las fronteras, pero no dividirá a las familias.

Clinton también le sacó en cara el haber construido sus hoteles y edificios empleando a ilegales que explotó y ahora quiere expulsar. (En video: El comercial que compara a Trump con matones de 'Volver al Futuro')

“Si usted gana la presidencia este país se volverá un desastre, porque usted es un desastre”, le dijo Trump a Clinton y  más adelante lo llamó “la persona más peligrosa que se ha lanzado a la presidencia en toda la historia”.

En política exterior, Clinton acusó a Trump de ser un “títere” del presidente de Rusia, Vladimir Putin, luego de acusar a Moscú de interferir con el proceso electoral a través del ciberespionaje.

También le recordó que mientras ella estaba monitoreando el operativo que terminó con la muerte de Osama Bin Laden –el líder de la red terrorista Al Qaeda–, él estaba conduciendo el programa ‘El Aprendiz’.

Trump llegó a este tercer y último debate con los pronósticos marcadamente en su contra y tras semanas dando tumbos. En particular, tras la divulgación de un video en el que se refiere a las mujeres en términos lascivos y se jacta de tocarlas y besarlas sin su consentimiento.

De acuerdo al promedio de encuestas a nivel nacional, Clinton le llevaría una ventaja de casi siete puntos (48,5 a 41,9). Y se trata de una diferencia que se ha consolidado en este último mes. Su situación es igualmente complicada a nivel estatal, que a la larga es lo que cuenta dado el sistema electoral en EE. UU.

Según el conteo de 'CNN', la ex secretaria de Estado se estaría perfilando para ganar en unos 25 estados que le entregarían 307 asientos del Colegio Electoral. Se necesitan solo 270 para ganar.

Según este tabulado, Trump solo tendría asegurados 179. Faltarían por definirse las elecciones en otros seis estados donde en este momento están virtualmente empatados (o dentro del margen de error) y que juntos sumarían otros 52 votos al colegio electoral. Pero incluso si Trump los ganara todos, no le alcanzaría para llegar a la Casa Blanca. De hecho podría perder hasta en Arizona y Utah, dos estados donde, por lo general, ganan los republicanos.

Según la mayoría de expertos eso explicaría en parte las denuncias de fraude electoral que ha lanzado Trump en este tramo final. La estrategia, al parecer, es justificar una eventual derrota alegando que los demócratas se robaron las elecciones.

El debate era visto como la última oportunidad de Trump para tratar de convencer a millones de estadounidenses de que sí cuenta con el carácter y temperamento para ser el nuevo timonel de la principal potencia del mundo. Pero, por lo visto, su desempeño no le alcanza para seducir a los indecisos.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
En twitter: @sergom68

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA