'Pacto con Cuba debe ser respetado': Casa Blanca

'Pacto con Cuba debe ser respetado': Casa Blanca

Actual Gobierno, ante el posible cambio de política del nuevo presidente, pide atenerse a tradición.

fg

Migrantes cubanas en Panamá escuchan con preocupación la explicación de lo que significa la derogatoria de 'pies secos, pies mojados'.

Foto:

EFE

14 de enero 2017 , 02:39 p.m.

La Casa Blanca subrayó este viernes que el fin de la política de ‘pies secos, pies mojados’ para los inmigrantes cubanos está incluido en un acuerdo bilateral con Cuba, y recordó al presidente electo de EE. UU., Donald Trump, que la “tradición” de la historia presidencial consiste en respetar estos pactos.

“Este cambio de política ha quedado codificado en un acuerdo ejecutivo entre el Gobierno de EE. UU. y el de Cuba”, afirmó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su conferencia de prensa diaria.

(Contexto de la noticia: Obama pone fin a la política 'pies secos, pies mojados' para cubanos)

“Hay una tradición de que los presidentes subsiguientes observen y se adhieran a los acuerdos ejecutivos hechos con otros países por el anterior presidente, a no ser, por supuesto, que se tome una decisión específica de cambiar la política” hacia ese país, añadió Earnest.

El portavoz del actual presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró, además, que la Casa Blanca informó al equipo de transición de Trump sobre el cambio en la política migratoria hacia Cuba “poco antes de que se hiciera público” el jueves.

Hasta ahora, ni Trump ni su equipo han expresado algún comentario.

Obama puso fin a una política ejecutiva adoptada en 1995 que devolvía a la isla a los cubanos indocumentados que interceptaba en el mar (‘pies mojados’), pero admitía en EE. UU. a los que lograban tocar tierra (‘pies secos’), quienes podían solicitar la residencia permanente un año después de su llegada.

Trump ha amenazado con poner fin al acercamiento diplomático con Cuba a no ser que el Gobierno cubano firme con él “un acuerdo mejor”, pero algunos expertos consultados consideran que podría interesarle poner fin a la política migratoria, tal cual hizo Obama.

(Además: La decisión migratoria de Obama genera todo tipo de reacciones)

“A él (Trump) no le gusta la inmigración sin restricciones, y eso es lo que permitía la política derogada”, dijo el experto en la legislación estadounidense respecto a Cuba Robert Muse.

Mientras esto pasaba, en las calles de Miami y La Habana había una catarata de opiniones a favor y en contra, temores de un éxodo masivo desde Cuba e incertidumbre sobre lo que sucederá con los que lleguen a partir de ahora.

Precisamente, la Guardia Costera, que desde el pasado primero de octubre ha interceptado a más de 1.800 cubanos que trataban de llegar a EE. UU. por mar, se dirigió este viernes a los cubano-estadounidenses para pedirles que “desalienten a la gente de Cuba” de hacer un viaje “peligroso e ilegal”.

No hay por ahora informaciones de la llegada de cubanos por mar después del anuncio del fin de la política, pero, según la TV, el ingeniero Yuniesky Marcos Roque y su hijo Kevin, de 7 años, fueron los últimos que entraron por tierra, por un cruce en Texas, amparados en esa política que ya es historia.

El mayor drama es por ahora para los cubanos que ya habían iniciado su viaje hacia EE. UU. y que ahora quedaron en el peor de los mundos. José Enrique Manreza, que vendió su casa y sus pertenencias para embarcarse en una travesía en avión, autobús y a pie en la búsqueda del sueño americano, ahora está atrapado en una ciudad fronteriza mexicana.

“Imagínese cómo me siento después de que estuve seis días con seis noches corriendo por el río, por la selva, la humedad”, dijo Manreza, en un refugio para inmigrantes en Tapachula, en el sur de México, donde escuchó la noticia junto con otros 30 cubanos. Manreza estima que ha gastado cerca de 10.000 dólares en su viaje, incluyendo un vuelo a la Guyana francesa, guías a través de América del Sur y sobornos para defenderse de los agresores que trataron de abusar de su hija durante el recorrido.

“Vienen más cubanos con niños, embarazadas, personas mayores”, dijo Gabriel Alejandro Marín, quien integra un grupo de 50 inmigrantes que se encontraba en Ciudad de Panamá. “Hemos vendido todos los muebles para esto”.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA