California, la quinta economía del mundo

California, la quinta economía del mundo

Con 3,4 % de crecimiento en 2017, este estado de la costa oeste ya supera a Reino Unido en riqueza.

Oficinas de Google en Silicon Valley

Las oficinas de Google en Silicon Valley, San Francisco, son uno de los lugares que más visitantes recibe al año en California.

Foto:

AFP

16 de junio 2018 , 10:08 p.m.

Colombia, con sus 50 millones de habitantes, tuvo un Producto Interno Bruto (PIB) en el 2017 cercano a los 290 mil millones de dólares. El estado de California, con menos de 40 millones, alcanzó casi los 2,8 billones durante ese mismo período. En otras palabras, el tamaño de la economía californiana es 10 veces más grande que la de nuestro país.

Pero para ponerlo en un contexto aún más global, según cifras del Departamento de Comercio estadounidense, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, California, por sí solo, ya es la quinta economía más grande del mundo, solo superada por Estados Unidos como un todo (19,4 billones de dólares), China (12 billones), Japón (4,87 billones) y Alemania (3,68 billones). Se sitúa por encima del Reino Unido, que ocupaba este lugar hasta el año pasado, y otros gigantes como Francia, la India o Brasil.

El éxito de este estado de la costa oeste estadounidense no es nuevo. De hecho en el 2002 ya había ocupado el lugar como la quinta potencia económica del mundo, que retuvo hasta el 2008, cuando fue golpeado por la recesión económica que se desató hace una década en EE. UU. y que le mandó al décimo lugar de ese mismo ‘ranking’.

Desde hace algunos años, sin embargo, el estado ha venido en franca recuperación y hoy día goza de una sorprendente bonanza gracias a la expansión del mercado inmobiliario, la solidez de su sector tecnológico y una enorme industria agrícola gracias a la cual hoy se le conoce como ‘la ensaladera’. Según Sung Sohn, profesor en economía de la Universidad de California, este nuevo repunte arrancó en el 2012, cuando el resto del país todavía padecía los efectos de la recesión. “California siempre se ha caracterizado por su espíritu empresarial e innovador. Y eso atrae el talento y el dinero. Por eso muchas personas, a pesar de lo elevados que son los impuestos acá, migran al estado a probar suerte”, afirma.

De acuerdo con Irena Asmundson, del Departamento Financiero de California, en los últimos seis años el estado ha generado más de 2 millones de nuevos empleos y añadido unos 700 mil millones de dólares a su PIB; 127 mil millones tan solo en el último año, un 3,4% más que el anterior.

Aunque la cuna de Hollywood suma un buen porcentaje a esta expansión, los recursos se han duplicado gracias a la consolidación de Silicon Valley, la zona californiana en la que se vienen asentando desde los años 80 las principales compañías de computadores como Microsoft y Apple, y que hoy es la sede de grandes empresas de alta tecnología, redes sociales e innovación como Google o Facebook.

Tan pujante es la situación que San José, una de las ciudades más grandes del estado, tiene el tercer ingreso ‘per capita’ más alto del mundo, superado solo por Zúrich y Oslo

Estas últimas, en particular, han jalonado el nuevo boom que se respira en el estado. De acuerdo con el listado que hace anualmente la revista ‘Fortune’, al menos 50 de las compañías más grandes del país están ubicadas en esta zona.

En el 2017 este sector por sí solo generó más de 250 mil millones de dólares y un crecimiento sostenido de más del 9% anual desde el 2012.

Otro dato importante: casi un tercio de todo el capital de riesgo (‘venture capital’) de EE. UU. que se invierte en la financiación de empresas emergentes en alta tecnología y desarrollo científico (conocidas como ‘startups’) se gesta en California.

Tan pujante es la situación que San José, una de las ciudades más grandes del estado, tiene el tercer ingreso ‘per capita’ más alto del mundo, superado solo por Zúrich y Oslo, según un estudio reciente del Brookings Institution.

Este despegar tecnológico, sumado a los enormes salarios que pagan muchas de estas empresas para adquirir el mejor talento, también ha disparado el crecimiento del sector inmobiliario que representó casi el 20% de todo el PIB del estado en el 2017 (480 mil millones de dólares entre ventas, arrendamientos y manejo de propiedades). Y, por supuesto, también ha disparado el costo de vida.

De acuerdo con ‘GOBankingRates’, un portal de internet que se puso en la tarea de calcular el costo de vida en las principales ciudades estadounidenses, 5 de las primeras 10 están en California: San Francisco, San José, Oakland, San Diego y Los Ángeles. San Francisco es ya la ciudad más cara del país que supera incluso a Nueva York.

“Para vivir de manera cómoda en esta ciudad, pero sin mayores lujos, se necesitan al menos ingresos de unos 120 mil dólares anuales para una pareja y cerca de 200 mil si es una familia de cuatro”, afirma el portal que hizo su cálculo basándose en los costos promedios de indicadores como arrendamiento, hipotecas, seguros médicos y canasta alimenticia.

El arriendo promedio de un apartamento de una alcoba es de 3.300 dólares (10 millones de pesos aproximadamente). La cifra es también la más alta en todo el país para este tipo de espacio, mientras una taza de café en Starbucks, por ejemplo, puede salir en más de 6 dólares cuando el costo promedio para el resto del país ronda los tres dólares o, incluso, la mitad.

Para Nueva York, que es la segunda ciudad más cara de Estados Unidos, se estiman necesarios 100 mil dólares anuales, que ya de por sí es una fortuna, pero casi un 20% menos que en San Francisco.

El área metropolitana de la ciudad se ha vuelto tan costosa que muchos de sus residentes la están abandonando. De acuerdo con una encuesta realizada por el Consejo del Bay Area –que incluye a San Francisco y Oakland–, el 46 por ciento de los habitantes tienen planes de mudarse en los próximos 5 años y señalan los costos de vida como la razón principal.

Algo parecido está pasando en otras de las grandes ciudades del estado como son San Diego, San José y Los Ángeles.

En el estado se dice, medio en chiste medio en serio, que una manera de calcular lo que costaría comprar una propiedad en esta zona del país es sumarle un millón de dólares al valor que tendría algo similar en otros estados. Es decir, si una casa a las afueras de Washington DC, la capital, cuesta 500 mil dólares, esa misma casa en San Francisco costaría 1’500.000.

Pero eso no parece asustar a aquellos trabajadores asociados con Silicon Valley y las empresas de Hi-Tech, donde los ingresos siguen siendo exorbitantes. Facebook, por ejemplo, reveló que el sueldo promedio de sus empleados es casi un cuarto de millón de dólares anuales (250.000).

Para vivir de manera cómoda en esta ciudad, pero sin mayores lujos, se necesitan al menos ingresos de unos 120 mil dólares anuales para una pareja y cerca de 200 mil si es una familia de cuatro

Luces y sombras

Pero esta prosperidad en California también ha traído consigo graves problemas sociales. Uno de ellos, asociado directamente con el alto costo de vida, es que la población de personas sin hogar, conocidos como sintecho, ha aumentado considerablemente. En el 2017 el estado registró un incremento del 14% en el número de desahuciados, el más alto en todo el país, con una cifra de 134 mil personas solo ese año.

Y casi 100 mil de ellos, el 68%, viven en las calles. Esa también es la cifra más alta de sintecho en el país que duermen a la intemperie en lugar de hacerlo en los albergues que proporcionan las autoridades y centros de caridad.

El tráfico es otra de las cuestiones que preocupa a los californianos. En ciudades como Los Ángeles y San Francisco, por ejemplo, hace rato se dejó de hablar de horas pico (‘rush hours’), pues existe un flujo continuo de automóviles que arranca desde las 5 de la mañana y no desciende hasta pasadas las 9 de la noche.

De acuerdo con un nuevo estudio de Inrix, una empresa que se dedica a medir el tráfico vehicular, California tiene dos de las cinco ciudades más congestionadas del mundo. Los Ángeles es la primera, con 102 horas por carro en un trancón, y San Francisco, la quinta (79 horas). Las otras tres fueron Nueva York (91 horas), Moscú (91 horas) y São Paulo (86). Bogotá ocupa la sexta posición con 75 horas gastadas en trancones.

Pese a todo ello, California sigue siendo un imán que atrae a cientos de miles de personas anualmente, especialmente a la población más joven.

“En gran parte eso tiene que ver con el modelo de vida y gobierno que ha caracterizado a este estado por varias décadas. Liberal, progresista, comprometido con el cambio climático, abierto a la inmigración y curioso de otras culturas y muy innovador. Es algo que no se replica en ninguna otra parte del país”, afirma Stephen Levy, del Centro para los Estudios Económicos de California.

El especialista recuerda cómo el estado ha estado a la vanguardia en temas como la legalización de las drogas, el matrimonio entre homosexuales y la paridad laboral entre hombres y mujeres. De hecho, y en cierto sentido, California también se ha convertido en un experimento que demuestra que un gobierno grande e intervencionista puede ser exitoso, pese a las tesis conservadoras que sostienen lo contrario.

El peso tributario en el estado es de los más elevados de EE.UU., especialmente para los que ganan más, y posee un sistema de estrictas normas medioambientales que ha elevado el costo para los que contaminan.

Así mismo, el gobierno de esta zona implementa un generoso régimen de salario mínimo que hoy por hoy está más de un 30% por encima del mínimo a nivel federal. Las autoridades californianas aseguran que lo duplicarán antes del 2023.

Asimismo, es el estado que más produce y de lejos. Su PIB, por sí solo, representa el 15% del producto interno bruto del país. Es decir, casi duplica el de Texas (8,6%) y Nueva York (8,1%).

Es, además, uno de los pocos estados que cuenta con un superavit de 6 mil millones de dólares, y ha logrado sacar de la pobreza a más de un millón de personas desde el 2012.

Pero, como todo lo que sube, tiene que bajar, los expertos predicen que esta bonanza de la que disfruta actualmente llegará a su fin, y ven incluso un peligrosa burbuja sobrevolando el sector inmobiliario muy similar a la que causó la Gran Recesión del 2008.

Pero aún así, e incluso si esta pujante California pierde temporalmente su título como la quinta economía del planeta, lo que es seguro es que seguirá dando que hablar por muchos lustros más.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal EL TIEMPO
Washington
En Twitter: @sergom68

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.