EE. UU. aprueba la construcción del polémico oleoducto Keystone XL

EE. UU. aprueba la construcción del polémico oleoducto Keystone XL

La megaobra, criticada por ambientalistas y bloqueada por el gobierno Obama, tiene 1.900 kilómetros.

EE. UU. aprueba la construcción del oleoducto Keystone XL

El presidente de EE. UU., Donald Trump, aprueba la construcción del oleoducto Keystone XL.

Foto:

AFP

24 de marzo 2017 , 11:58 a.m.

Estados Unidos anunció este viernes que otorgó a la canadiense TransCanada el permiso para la construcción del oleoducto Keystone XL, dando así la aprobación final a un proyecto que había sido congelado por el anterior gobierno de Barack Obama.

Uno de los primeros actos de Donald Trump tras asumir la presidencia de Estados Unidos en enero, fue otorgar una luz verde condicional al proyecto transfronterizo, que Obama había suspendido debido a preocupaciones ambientales.

Tras una nueva revisión del proyecto, el subsecretario de Estado Thomas Shannon otorgó el permiso presidencial, concluyendo entre otras cosas que "servirá al interés nacional", indicó el Departamento de Estado.

El titular de la diplomacia estadounidense, Rex Tillerson, exjefe del gigante petrolero ExxonMobil, no participó en la decisión luego de dar un paso al costado ante denuncias de conflictos de interés en el asunto.

El proyecto prevé la construcción de un oleoducto de 1.900 km, 1.400 de los cuales en Estados Unidos, hasta las refinerías de la costa del Golfo de México.

TransCanada agradecida
Protestas por el proyecto del oleoducto Keystone

Protestas por el proyecto del oleoducto Keystone que atraviesa Estados Unidos de norte a sur.

Foto:

AFP

TransCanada agradeció al gobierno estadounidense por la revisión y aprobación del proyecto. "Este es un hito significativo para el proyecto Keystone XL", dijo el presidente y director ejecutivo de la firma canadiense, Russ Girling.


La compañía espera poder trabajar con la Casa Blanca "mientras continuamos invirtiendo y fortaleciendo la infraestructura energética de América del Norte", agregó en un comunicado.

TransCanada tiene una inversión total de 15.000 millones de dólares "que creará miles de puestos de trabajo bien pagos y generará beneficios económicos sustanciales en Estados Unidos".

Según TransCanada, este proyecto contribuirá con 3.400 millones de dólares en el producto bruto interno estadounidense.

No obstante, la firma aún deberá trabajar con las autoridades y residentes para obtener los permisos y aprobaciones necesarias para hacer avanzar el proyecto de construcción en Nebraska, Montana y Dakota del Sur, señaló la compañía.

Criticado duramente por los ambientalistas, el proyecto diseñó en 2012 un nuevo trazado que evitaba las reservas naturales.

Los grupos ecologistas concentraron entonces sus críticas en el tipo de petróleo transportado: las arenas bituminosas de Alberta requieren una extracción que demanda mucha energía y que produce un gran volumen de gases de efecto invernadero.

Tema espinoso

Keystone XL fue durante mucho tiempo un tema espinoso entre Washington y Ottawa. Ferviente defensor de la industria petrolera, el ex primer ministro canadiense Stephen Harper, predecesor de Justin Trudeau, defendió infructuosamente varias veces el proyecto ante la administración Obama.

Siete años después del primer pedido, Obama se rehusó en noviembre de 2015 a concederle a TransCanada el permiso presidencial necesario para iniciar los trabajos alegando que "no es del interés nacional".

"El oleoducto no hará bajar el precio de los combustibles para los consumidores estadounidenses", dijo entonces Obama, quien alegó además que la obra tampoco "refuerza la seguridad energética de Estados Unidos".

TransCanada respondió en enero de 2016 en los tribunales de Estados Unidos con una demanda de 15.000 millones de dólares por daños y perjuicios.

La firma apuesta a este oleoducto para transportar el petróleo canadiense hacia nuevos mercados.

Los actuales ductos están saturados y los productores canadienses de hidrocarburos cuentan pretenden con este proyecto enviar petróleo hasta las refinerías del Golfo de México, desde donde podrá ser luego exportado a otros países. 

'Generará empleos'

El presidnete de Estados Unidos, Donald Trump, consideró que "es un gran día" para los trabajadores estadounidenses y para la independencia energética del país.

El mandatario compareció en el Despacho Oval con el presidente de TransCanada, Russ Girling, y se ofreció a llamar a las autoridades locales del estado de Nebraska para agilizar los últimos trámites del proyecto, rechazado por el expresidente Barack Obama y por grupos ecologistas de Estados Unidos.

Trump consideró que la autorización concedida a TransCanada abre una "nueva era" en la política energética de Estados Unidos y reducirá su dependencia de petróleo extranjero.

El presidente elogió la "gran tecnología" del "increíble" oleoducto que quiere construir TransCanada y consideró que es "mucho más seguro" llevar petróleo por una tubería que a través de otras formas de transporte, como camiones, una idea con la que difieren los grupos ecologistas.

Trump, además, consideró que el proyecto de Keystone "llega con retraso" debido a la decisión que tomó en 2015 Obama de prohibir la construcción del oleoducto debido a su posible impacto climático y el peligro de que, con su aprobación, Estados Unidos perdiera su liderazgo en la lucha contra el cambio climático.

Detrás de Trump, que estaba sentado en la silla de su escritorio, se colocó el presidente de TransCanada, Russ Girling. En una breve intervención, Girling agradeció a Trump su revisión y aprobación de los permisos necesarios para la construcción del oleoducto y prometió que su proyecto fortalecerá la estructura energética de EE. UU. y traerá gran cantidad de trabajos a los estadounidenses.

Es una nueva era en la política energética de Estados Unidos que  reducirá su dependencia de petróleo extranjero


La intervención de Trump sirvió para ofrecer más detalles del permiso que otorgó este viernes el Departamento de Estado a TransCanada para "construir, operar y mantener" instalaciones de gasoductos en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

El oleoducto Keystone XL pretende transportar unos 830.000 barriles diarios de crudo sintético y bituminoso diluido desde la provincia canadiense de Alberta a distintos lugares de Estados Unidos, incluidas refinerías de Texas en el Golfo de México.

WASHINGTON (AFP-EFE)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA