Política de EE. UU. de separar a niños migrantes de padres es ‘cruel’

Política de EE. UU. de separar a niños migrantes de padres es ‘cruel’

Desde mediados de abril, más de 2.000 menores fueron alejados de sus papás en frontera con México.

Migrantes en la frontera EE.UU. y México

Las cifras son la primera divulgación completa del gobierno sobre cuántas familias se han visto afectadas por las nuevas políticas de Trump.

Foto:

AFP

18 de junio 2018 , 09:04 p.m.

“Inadmisible” y “cruel” fueron los términos usados por el alto comisionado de Derechos Humanos de la ONU, Zeid Ra'ad Al Hussein, para denunciar este lunes la política estadounidense de separar a los niños migrantes de sus padres en la frontera con México, una medida que genera gran polémica en EE. UU.

“Pensar que un Estado busca disuadir a los padres infligiendo tal abuso a los niños es inadmisible”, dijo Al Hussein en la apertura de una sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra. Además, reclamó al gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, “poner fin inmediatamente” a esta “práctica cruel”.

Asimismo, la oficina del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, apuntó claramente que los niños “no deben ser separados de sus familiares”. “Como regla general, el secretario cree que refugiados y migrantes deben ser tratados con respeto y dignidad”, afirmó el vocero de Guterres, Stephane Dujarric. “Los niños no deben ser traumatizados siendo separados de sus padres. Debe preservarse la unidad familiar”, añadió.

El gobierno de EE. UU. reveló el viernes que la nueva política de “tolerancia cero” en la frontera con México condujo desde mediados de abril a que más de 2.000 niños fueran separados de sus padres, arrestados por estar ilegalmente en EE. UU. Enfrentado a la polémica, Trump acusó a los demócratas de ser responsables de esa situación, una acusación que ellos rechazaron en bloque, y reclamó una vasta reforma migratoria para poner fin al problema.

El secretario cree que refugiados y migrantes deben ser tratados con respeto y dignidad

Este lunes, Trump elevó el tono y aseguró que el país no se convertirá en un “campo de inmigrantes”, en una dramática confirmación de su controvertida política contra la migración clandestina. “EE. UU. no será un campo de inmigrantes, y no será un complejo para mantener refugiados. No lo será”, enfatizó el mandatario.

Trump se refirió al escándalo que sacude al país por la separación de niños de sus familias migrantes, pero dejó claro que la medida seguirá aplicándose. De acuerdo con el mandatario, entre los inmigrantes que buscan entrar al país hay personas “que pueden ser asesinos y ladrones, y muchas cosas más. Queremos un país seguro, y eso empieza en la frontera. Y así será”.

Además, se refirió a la actual crisis que sufre el gobierno de la canciller alemana, Angela Merkel, por sus políticas migratorias y criticó que la actitud europea en este asunto esté permitiendo un cambio “radical” de su cultura. “El pueblo alemán les está dando la espalda a sus gobernantes debido a que la inmigración está sacudiendo la débil coalición de Berlín. La criminalidad en Alemania está subiendo. Un gran error de toda Europa el aceptar a millones de personas que radical y violentamente han cambiado su cultura”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Crisis en la frontera

Entre tanto, la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, dijo este lunes que EE. UU “no pedirá disculpas o cederá por estar haciendo el trabajo que los estadounidenses esperan que hagamos”. “No se confundan: nuestra frontera (sur) está en crisis. Está siendo explotada por criminales, contrabandistas y miles de personas que no tienen respeto por nuestras leyes”, dijo Nielsen.

De acuerdo con la funcionaria, el gobierno no tiene opción sino separar a los niños de las familias inmigrantes. “No podemos detener niños con sus padres. Debemos liberar a padres y niños (...) o debemos separarlos para poder procesar a los adultos”, justificó la funcionaria.

Por su parte, el secretario de Justicia y fiscal general, Jeff Sessions, también aseguró que el gobierno no desea continuar con la odiosa política de separar niños de sus familiares, pero también coincidió en la falta de opción. “No queremos separar niños de sus padres (...) Y no queremos traer niños a este país de forma clandestina, poniéndolos en riesgo”, alegó.

Sin embargo, Sessions reforzó que “esta es una de las razones por las que los estadounidenses eligieron al presidente Trump. Para poner fin de la ilegalidad en la frontera sur” .

Por su lado, la líder del bloque de legisladores demócratas en la Cámara Representantes, Nancy Pelosi, calificó de “bárbara” la normativa adoptada por el gobierno de Trump. “Esta política bárbara viola nuestras leyes de asilo y los derechos constitucionales de los padres”, aseguró.

Previamente, en una inusual incursión en la escena política, la esposa de Trump, Melania Trump, dijo que “detesta ver a los niños separados de sus familias y espera que los dos lados del Congreso puedan por fin acordar una reforma migratoria exitosa”. “Melania piensa que el país debe respetar la ley, pero también debe gobernar con el corazón”, explicó a CNN la directora de comunicación de la primera dama, Stephanie Grisham.

AFP y Efe

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.