ONU dice que gobierno de Birmania estaría haciendo 'limpieza étnica'

ONU dice que gobierno de Birmania estaría haciendo 'limpieza étnica'

Se denuncian atrocidades contra la minoría musulmana rohinyá y la expulsión forzada de sus hogares.

fg

Los rohingyas, la minoría musulmana atacada por el ejército birmano.

Foto:

EFE

03 de febrero 2017 , 11:23 a.m.

Las atrocidades presuntamente cometidas por los agentes de seguridad de Birmania (Myanmar) contra la minoría musulmana rohinyá y la expulsión forzada de sus hogares podría considerarse "limpieza étnica", según una investigación del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

"El desplazamiento forzoso de personas de un grupo religioso como consecuencia de actos de violencia cometidos contra ellos, como asesinatos, tortura, detención arbitraria, violación y violencia sexual (...) ha sido descrito en otros contextos como limpieza étnica", señala un informe publicado este viernes.

El texto, redactado por expertos en derechos humanos tras 200 entrevistas a víctimas rohinyás, agrega que la información recabada demuestra que lo que ocurre en Birmania es el resultado de "una política designada por un grupo étnico o religioso de echar de una área específica a otros grupos con métodos inspirados en el terrorismo". "De lo que explican todas las víctimas está claro que hay un patrón de abuso basado en la etnia y la religión de las víctimas", dijo en rueda de prensa la coordinadora de los expertos, Linnea Arvidsson.

Agregó que lo que cuentan los rohinyás se asemeja mucho a lo que sucedió en Bosnia. Todos los testigos dijeron que los agentes de seguridad despreciaron su religión y que muchos prometieron erradicar el islam de
Birmania.

Los rohinyás son un grupo étnico y religioso específico, de credo musulmán, que ha vivido durante generaciones en el estado birmano de Rakáin (oeste) pero a los que el país no reconoce como nacionales acusándoles de haber emigrado de Bangladesh, extremo que éste último país niega.

Desde el pasado octubre, las autoridades birmanas han llevado a cabo una intensa y violenta campaña de lucha contra presuntos terroristas en ese estado, que ha forzado a más de 80.000 personas a abandonar sus hogares, 60.000 de las cuales se han refugiado en Bangladesh.

El Alto Comisionado envió a Bangladesh un equipo de 4 investigadores que, a través de entrevistas en profundidad, pudieron elaborar un informe sobre las atrocidades cometidas. "Uno de los aspectos que más nos sorprendieron es que todas y cada una de las personas que entrevistamos habían sufrido abusos y en muchos casos múltiples. Y más de la mitad habían perdido a un miembro de su familia. No podemos extrapolar, pero sí es sorprendente y es reflejo de lo que pasa", agregó Arvidsson.

Testimonios escalofriantes

Los testimonios hablan de "asesinatos de bebés, de niños, de mujeres, de ancianos, disparos contra los que huían, incendios de pueblos enteros, detenciones masivas, violaciones y violencia sexual sistemática y destrucción deliberada de comida, entre otros", según la experta.

La mayoría de los miembros de la comunidad han sido víctimas de múltiples, diversas y repetidas violaciones y ninguna franja de edad escapaba a esos abusos. "Casi la totalidad de las mujeres con las que hablamos habían sufrido abusos sexuales y muchísimas de ellas habían sido violadas por varios hombres a la vez. Parece que eran objetivo prioritario las preadolescentes, niñas de once años siendo violadas repetidamente", dijo Iliona Alexander, otra de las investigadoras.

El informe detalla cómo una niña de cinco años fue degollada por intentar proteger a su madre o que un niño de 8 meses también lo fue porque lloraba mientras su madre era violada por un grupo de soldados. "¿Qué tipo de odio puede tener un hombre para degollar a niños? ¿Qué objetivos de seguridad nacional persiguen estas acciones", se cuestionó, citado en un comunicado, el alto comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein.

La investigación también ha revelado que el objetivo de las fuerzas de seguridad era establecer "una calculada política de terror" que pasa por forzar a las personas a marcharse, destrucción completa de localidades y confiscación de bienes, según concluye el informe.

También deja claro que esta estrategia no puede ser vista como algo aislado sino como la continuación de décadas de discriminación, violaciones y abusos. Alexander explicó que las víctimas relatan que los abusos no son nuevos "pero que no los habían visto con la escala y el nivel de lo que se ve ahora".

Ginebra (EFE)

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA