Las muestras de poder entre Estados Unidos y Corea del Norte

Las muestras de poder entre Estados Unidos y Corea del Norte

Washington probó con éxito un misil balístico sobre el Pacífico tras ensayo de Piongyang.

Tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte

La tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte por los ensayos de misiles de este último país han ido creciendo en los últimos días.

Foto:

Reuters

02 de agosto 2017 , 12:25 p.m.

Muchos consideran que con los ensayos nucleares y de misiles que Corea del Norte inició el 9 de octubre del 2006 se abrió una especie de ‘caja de Pandora’ con la que solo faltan algunos motivos y tiempo para que el líder del hermético país, Kim Jong-Un, ordene un ataque contra su vecino del sur, contra Japón o incluso contra Estados Unidos.

Desde esa fecha, el régimen del país asiático ha realizado cinco pruebas nucleares subterráneas y más de 10 pruebas de misiles, las dos últimas de tipo intercontinental, con lo que podría llegar a territorio en el que ejerce soberanía Washington, como islas sobre el Pacífico e incluso territorio de Alaska.

Estas ansias bélicas del régimen de Corea del Norte, un empobrecido país pero poderoso militarmente, han sido noticia a diario en el mundo pero hasta el momento no se ha presentado un accidente o un ataque real que impliquen víctimas o heridos.

Claro, eso no implica que esos hechos no sean graves y en cambio lo que hace es subir la tensión mundial dado que por su posición geopolítica, el tema Corea del Norte provoca fricciones entre potencias como Estados Unidos y China (el único aliado que escucha Pionya) e incluso con Rusia. 

Luego de la llegada al poder en Estados Unidos, Donald Trump ha fortalecido su alianza de defensa con Japón y Corea del Sur en un eventual conflicto con Corea del Norte y ha ido tomando decisiones para ‘mostrar los dientes’.

La primera de ellas es la reanudación de los trabajos para completar el sistema de misiles THAAD, que Washington y Seúl negocian tras el último ensayo balístico de Corea del Norte.

Sin embargo, esto ha enfurecido a China que ha trasladado su preocupación a la parte surcoreana "a través de vías diplomáticas" y urgió a Corea del Sur y Estados Unidos a detener la instalación y retirar las piezas ya desplegadas del THAAD.

"La instalación del THAAD no solucionará" los problemas en la península coreana, sino que "complicará" el asunto, consideraron las autoridades chinas.

Preparación

Hay que recordar que EE. UU. y el Gobierno de la destituida presidenta surcoreana Park Geun-hye acordaron la instalación del THAAD en julio de 2016 y comenzaron a desplegarlo en abril de este año, en respuesta a las continuas pruebas balísticas de Pionyang y frente al fuerte rechazo de China, que lo ve como una amenaza a su seguridad.

Tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte

El régimen de Corea del Norte ha mejorado el sistema de lanzamiento de misiles, lo que ha obligado a acelerar el programa de escudo de misiles de Corea del Sur y Estados Unidos.

Foto:

Efe

Tras la caída de Park, la nueva Administración surcoreana de Moon Jae-in ordenó congelar la instalación del escudo en junio para someterlo a un estudio de impacto ambiental, pero la escalada armamentística de Corea del Norte le llevó este fin de semana a pedir que se completara el despliegue del THAAD de manera temporal.

Hasta su paralización, se habían instalado dos de las seis lanzaderas con las que consta el THAAD, y Washington y Seúl negocian ahora cómo y cuándo desplegar las cuatro restantes para hacer frente a la amenaza norcoreana.

Esta posibilidad inquieta a Pekín, que considera que los potentes radares del THAAD, instalado a unos 300 kilómetros al sureste de Seúl, pueden servir para obtener datos de sus bases militares y ha advertido en reiteradas ocasiones de "consecuencias" si se instala este controvertido sistema.

Otra de las decisiones de Washington para mostrar su capacidad bélica es hacer públicos sus ensayos de misiles y otro tipo de tecnología de guerra. Aunque la superpotencia realiza permanentemente todo tipo de ensayos de misiles, aviones, satélites y otro tipo de equipos y armas, en los últimos tiempos se ha preocupado por que el régimen de Kim Jong-Un se entere de esas actividades.

Por ejemplo, la de este miércoles, en la que se ensayó un misil balístico interconinental (ICBM) sin carga.

Los ensayos en la base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, en California, son normalmente programados con semanas o incluso meses de anticipación, pero esta prueba tuvo lugar en momentos de creciente tensión con Pyonyang por el lanzamiento de un ICBM la semana pasada.

"Pese a que no se trata de una respuesta a las recientes acciones norcoreanas, el test demuestra que el programa nuclear de Estados Unidos es seguro, efectivo y está listo para disuadir, detectar y defender ataques contra Estados Unidos y sus aliados", dijo el Comando de Ataque Global de la Fuerza Aérea.

El misil Minuteman III fue lanzado a la 09H01 GMT del miércoles desde la base de la Fuerza Aérea de Vandenberg y se trasladó 4.200 millas (6.762 km) al atolón de Kwajalein, en la islas Marshall.

Alarma

El progreso y velocidad del programa de desarrollo de misiles de Corea del Norte ha causado alarma en la comunidad internacional.

Tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte

La tensión entre Estados Unidos y Corea del Norte también ha intensificado las protestas en varios países.

Foto:

AFP

En julio, Pyongyang realizó dos pruebas de ICBM, demostrando por primera vez capacidad intercontinental. El primero de estos lanzamientos, que el líder norcoreano Jim Jong-Un describió como "un regalo para los bastardos estadounidenses", reveló que el misil tenía el potencial de llegar a Alaska.

El segundo ensayo, la semana pasada, llegó incluso más lejos, y algunos expertos indicaron que Nueva York podría estar a su alcance. Décadas después de la Guerra Fría, frecuentemente olvidada por un público preocupado por la amenaza del terrorismo, Estados Unidos aún cuenta con centenares con ICBM Minuteman III almacenados en silos en áreas rurales a lo largo de todo el país.

En los próximos 20 años, la Fuerza Aérea estadounidense cambiará completamente su flota de Minuteman III por nuevos misiles conocidos como Ground Base Strategic Deterrent (GBSD - Disuasor estratégico con base terrestre).

Redacción INTERNACIONAL con Efe, AFP y Reuters

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA