Lucha antipolución china amenaza con afectar el mercado mundial de gas

Lucha antipolución china amenaza con afectar el mercado mundial de gas

En este invierno, más de 4 millones de familias han empezado a emplear la calefacción de gas.

Foto:
31 de enero 2018 , 05:05 p.m.

La campaña china para cambiar en millones de hogares la calefacción de carbón por otra menos contaminante y la ayuda del viento han propiciado en Pekín cielos inusualmente azules, pero ha generado una crisis energética nacional que amenaza con afectar al mercado mundial de gas.

Los niveles de partículas contaminantes en Pekín fueron en noviembre un 54 % menores que en el mismo mes de 2016, y la tónica general fueron los cielos despejados, pese a que lo normal es que a partir del día 15 de ese mes, la fecha en la que oficialmente se encienden las calefacciones, el gris domine.

Los cielos azules han sido elogiados por los pequineses, a menudo resignados a la mascarilla invernal, aunque se ha pagado un alto precio en pueblos y ciudades que pasaron muchos días sin calefacción pese a sufrir las temperaturas bajo cero. La causa fue una inadecuada conclusión del programa nacional chino de lucha contra la polución, por el que entre 2013 y 2017 hasta 5,5 millones de familias del norte chino dejaron de usar carbón para utilizar sistemas alimentados por gas natural o electricidad, menos contaminantes.

En este invierno terminaba la campaña, los líderes locales estaban obligados a cumplirla si no querían ser expedientados, y algunos han intentado cumplir sus cuotas locales a última hora, rápido y mal, lo que trajo falta de suministro de gas y muchos hogares sin calefacción.

"En mi casa sólo podíamos usar el gas un día sí y otro no, e incluso los días en que estábamos autorizados sólo se permitía encender la calefacción unas horas por la noche", cuenta a Efe Lu Yanfeng, profesora de 33 años cuya familia en el pequeño pueblo de Dacheng ha sufrido más que nunca los rigores invernales.

Según Lu, la falta de calefacción incluso ha traído discordia a sus parientes: "Mi abuela se creía que la falta de calefacción era culpa de mi madre que no quería encenderla por ahorrar dinero".

En su opinión, las autoridades locales han mostrado una falta de planificación que retrotrae a los tiempos del "Gran Salto Adelante", en el que líderes de toda China, por cumplir a toda prisa las cuotas de fabricación de acero, dejaron los campos sin labrar, lo que acabó contribuyendo a una hambruna con millones de muertos.

De los 5,5 millones de familias que cambiaron sus sistemas de calefacción, 4 millones lo han hecho este invierno, lo que muestra las prisas por aplicar el programa nacional.

La política de gasificación no sólo ha tenido efectos entre los habitantes del norte de China sino también en el mercado mundial del gas natural, donde hubo un inesperado aumento de la demanda del 40 % en las importaciones por parte del gigante asiático este año.

Los precios del gas exportado, según los analistas, casi se han doblado este año, hasta superar el umbral de los 10 dólares por BTU, precisamente cuando se preveía una reducción de la demanda global y un descenso de precios.

Según escribe el experto de la organización Greenpeace Lauri Myllyvirta, "una dependencia en las órdenes gubernamentales en lugar de en los incentivos económicos, y la elección del gas a expensas de otras opciones más limpias de calefacción, como la geotérmica (...), han contribuido al problema".

Las autoridades chinas reconocieron que unas 426.000 familias de una treintena de localidades han sufrido problemas de suministro de gas este invierno, lo que ha obligado en algunos lugares a permitir momentáneamente el uso otra vez de carbón en las calefacciones. Y en los últimos días de diciembre este retorno provisional al carbón ha propiciado un incremento de la contaminación, aunque a niveles menos importantes que los de años anteriores.

En una China donde la lucha contra la polución se ha convertido en una de las prioridades nacionales con el presidente Xi Jinping, muchos ciudadanos en invierno parecen condenados a tener que elegir entre el esmog o el pasar frío, al menos en esta primera fase de transición. Ma Zhiqin, ama de casa de 60 años y madre de la profesora Lu, opta por el aire limpio pese a haber tiritado este invierno. "Así los niños se ponen enfermos con menos frecuencia", y el frío siempre se puede superar con más ropa, dice resignada.

EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.