La 'Rasputina' coreana tiene en aprietos a la presidenta de ese país

La 'Rasputina' coreana tiene en aprietos a la presidenta de ese país

Choi Soon-sil acumuló gran poder al amparo de Park Geun-hye, quien está cerca de ser destituida.

fg

Manifestantes usan máscaras con los rostros de la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye (d), y de Choi Soon-sil.

Foto:

Jung Yeon-Je / AFP

03 de diciembre 2016 , 11:23 p.m.

Park Geun-hye, presidenta de Corea del Sur desde febrero del 2013 y quien durante su campaña abanderó la lucha contra la corrupción, ahora está al borde de un juicio político en el parlamento que podría ocasionar su destitución, precisamente por ese delito.

El hecho es inédito, pues de finalizar su mandato antes de tiempo, la primera mujer jefa de Estado de Corea del Sur también sería la primera en casi tres décadas de democracia en no completar su mandato de cinco años, el cual se cumpliría en febrero del 2018, dos meses después de las elecciones presidenciales.

Y la causante de todo este escándalo es Choi Soon-sil, amiga desde hace más de 40 años de la mandataria y a quien los medios de comunicación coreanos llaman ‘Rasputina’, pues al igual que el místico ruso Rasputín, quien era consejero en la sombra del zar Nicolás II de Rusia, la confidente presidencial coreana es hija de una misteriosa figura religiosa, Choi-Tae-Min, jefe de la iglesia de la Vida Eterna, una secta de la que se dice utiliza ritos chamánicos en los que al parecer habría participado la mandataria.

Choi Soon-sil fue detenida hace tres semanas, acusada de haber aprovechado su amistad con la presidenta Park para obligar a varias compañías a financiar fundaciones en beneficio propio. La Fiscalía también cree que la presidenta estaba enterada de las actividades ilegales de Choi, por lo que pidió interrogarla pues considera que es cómplice, aunque, por su fuero, Park no está obligada a declarar.

Pero la ‘Rasputina’ no solo está acusada de esos cargos. También habría influenciado y modificado los discursos de la presidenta Park desde la Casa Azul (sede de la Presidencia) e incluso habría incidido en el nombramiento de altos cargos.

En esta investigación, Samsung, el principal grupo industrial del país, también podría haber financiado las fundaciones de Choi con cerca de 20.000 millones de wones (unos 16,8 millones de dólares).

Se investiga si el conglomerado pagó cursos de hípica en Alemania a la hija de Choi por 3 millones de dólares y si su departamento de publicidad dio fondos a una fundación deportiva dirigida por una sobrina de la confidente presidencial. Varios dirigentes de Samsung, entre ellos su cabeza máxima, Lee Jae-yong, han sido interrogados por el caso, que pone de relieve las relaciones tortuosas entre el gobierno y las grandes compañías surcoreanas.

Los medios de comunicación surcoreanos también mencionan que la ‘Rasputina’ habría recibido 12.880 millones de wones (10,5 millones de dólares) de la compañía Hyundai. Por ese motivo, la Justicia surcoreana ya realizó registros en la sede de Samsung y se investiga si el fondo nacional de pensiones NPS, que administra 543 billones de wones (unos 463.000 millones de dólares), el tercero más grande del mundo, pudo haber estado involucrado en la presunta trama de corrupción.

Viagra para viajes

Además, en un extraño caso que mostraría irregularidades dentro del gobierno surcoreano, la casa presidencial admitió hace algunos días haber comprado viagra para “combatir el mal de altura” en un viaje a África de la presidenta Park. “Compramos el pasado mayo, bajo prescripción médica, 360 píldoras de viagra, parte de ellas originales y el resto genéricas”, confirmó un portavoz de la oficina presidencial después de que medios locales destaparon información sobre la inusual adquisición.

El vocero de la Casa Azul dijo que “tras viajar a Suramérica en abril, el personal de la comitiva presidencial se quejó de que las píldoras para el mal de altura apenas les habían hecho efecto, por lo que acudimos de nuevo a los doctores en busca de un remedio alternativo y recetaron las píldoras de viagra como prescripción sustituta para el posterior viaje a finales de mayo a Etiopía, Uganda y Kenia”.

Los partidos de la oposición en la Asamblea Nacional (parlamento) presentarán el próximo viernes 9 de diciembre una moción contra la presidenta, cuyo índice de popularidad es de apenas el 4 por ciento (la más baja de un líder de Corea del Sur en la historia), para destituirla, y aunque no cuentan con una mayoría tan amplia es probable que prospere la iniciativa, ya que varios diputados del partido gobernante Saenuri han dado la espalda a su presidenta y se han unido a las peticiones de dimisión. Además, las encuestas indican que el 75 por ciento de la población está de acuerdo con iniciarle un juicio político.

Una vez aprobada en el parlamento (se requieren 200 de los 300 parlamentarios), serían necesarios los votos a favor de 6 de los 9 jueces del Constitucional para dar luz verde definitiva al que sería el primer proceso de destitución en Corea del Sur desde la fundación del país en 1948.

Park Geun-hye tiene 64 años, es soltera, no tiene hijos y es hija del dictador Park Chung-hee, quien gobernó con mano de hierro el país en las décadas de los años 60 y 70.

Quién es Park

En 1974, cuando la madre de la actual mandataria falleció en un atentado, Park asumió el cargo de primera dama en funciones hasta que, en 1979, su padre fue asesinado por el director del Servicio de Inteligencia Nacional.

En 1998 se afilió al conservador Gran Partido Nacional y obtuvo un escaño en la Asamblea Nacional de Corea del Sur por el distrito de Dalseong (Daegu), cargo en el que fue reelegida en cuatro elecciones legislativas consecutivas.

Entre 2004 y 2006 asumió el liderazgo del partido y se presentó a las primarias presidenciales, en las que fue derrotada por el exalcalde de Seúl, el reformista Lee Myung-bak, con quien mantuvo una intensa rivalidad personal. Park ganó las elecciones presidenciales de Corea del Sur del 2012 con más de 15,7 millones de votos, convirtiéndose en la primera mujer electa para ejercer la presidencia.

Para calmar la tormenta social, la cual se ha traducido en masivas manifestaciones populares que piden su renuncia de manera inmediata, Park afirmó esta semana estar dispuesta a dejar el poder antes del fin de su mandato, previsto a principios del 2018, y anunció que dejará al Parlamento decidir su suerte.

Este anuncio inesperado es interpretado como una tentativa de la presidenta para evitar la humillación de un procedimiento de destitución.

INTERNACIONAL*
* Con AFP, REUTERS Y EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA