Corte conservadora le da la razón a Trump sobre el veto migratorio

Corte conservadora le da la razón a Trump sobre el veto migratorio

Los jueces determinaron que el presidente tiene autoridad si está en riesgo la seguridad nacional.

Protestas por el veto migratorio de Trump

Decenas de personas se manifestaron ayer en Washington frente a la Corte Suprema de Justicia para rechazar su decisión de apoyar a Trump.

Foto:

Leah Millis. Reuters

26 de junio 2018 , 08:18 p.m.

La decisión de este martes de la Corte Suprema de Justicia de EE. UU. terminó siendo un fiel reflejo de la profunda polarización que aún existe en ese país, incluso en la arena judicial.

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, la mayoría conservadora de ese máximo tribunal dio su visto bueno al polémico veto al ingreso de personas de ciertos países que había impuesto el presidente Donald Trump, pero que había sido bloqueado varias veces por cortes inferiores.

En resumen, la sentencia sostiene que el mandatario de EE. UU. cuenta con amplios poderes en temas migratorios cuando se trata de defender la seguridad nacional y que el invocado en esta ocasión era pertinente.

“La proclamación está expresamente construida para un propósito legítimo: impedir el ingreso de personas que no han sido investigadas de manera apropiada y persuadir a otros países para que mejoren sus prácticas (en este sentido)”, escribió en la sentencia de la mayoría John Roberts, presidente de la Corte.

En enero del 2016, Trump firmó una orden ejecutiva con la que bloqueaba el ingreso temporal de personas de siete países de mayoría musulmana (Irak, Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen) mientras se fortalecía el sistema de controles migratorios y se les pedía a estos países elevar los estándares para cotejar el pasado criminal de sus ciudadanos.

La proclamación está expresamente construida para un propósito legítimo: impedir el ingreso de personas que no han sido investigadas de manera apropiada

Según Trump, dado que existen organizaciones terroristas que operan en estos países, la medida era necesaria para impedir que sus miembros ingresaran a EE. UU.

Sin embargo, la retórica antiislámica utilizada por Trump durante la campaña convenció a muchos de que se trataba de un veto por motivaciones religiosas. Eso, entre otras cosas, llevó a que varios jueces del país decidieran suspenderla mientras se estudiaba su constitucionalidad.

De hecho, varios de ellos, en California y Hawái, les dieron la razón a los grupos que elevaron las demandas cuando alegaban que Trump discriminaba a ciudadanos de naciones en particular y que se había atribuido poderes que no le correspondían. El mandatario modificó la orden en dos ocasiones más para corregir algunas de sus falencias y cambió a su vez la lista de países vetados.

En la última, de septiembre del 2017, incluyó a Corea del Norte y a Venezuela, pero sacó a Irak y a Sudán. Chad, incluida por algunos meses, salió de la lista tras cumplir con una serie de requisitos exigidos por la administración Trump.

En diciembre pasado, no obstante, la Corte Suprema autorizó la implementación de la medida mientras se estudiaban a fondo los méritos de las demandas. Esa decisión fue vista como un preámbulo de la que tomó este martes, pues la Corte, en ese concepto inicial, dio a entender que Trump probablemente tenía la razón y de allí la luz verde para ejecutarla de antemano.

Esta mayoría ha puesto de lado las declaraciones cargadas del presidente contra los musulmanes y las declara irrelevantes

Al final el veto quedó para cinco países de mayoría musulmana: Libia, Irán, Somalia, Siria y Yemen, y restricciones para algunos ciudadanos venezolanos y norcoreanos.
Trump catalogó el desarrollo de este martes como una victoria tanto para EE. UU. como para la constitución.

“Este fallo representa una profunda reivindicación tras meses de comentarios histéricos de los medios y los demócratas, que insisten en oponerse a lo que se requiere para proteger nuestras fronteras y nuestro país”, dijo.

Trump también trató de sacarle punta a la decisión, al equipararla con el debate actual sobre la separación de familias que ingresan ilegalmente a EE. UU. por la frontera con México. Además, constituye un incentivo para que continúe aplicando sus políticas de ‘cero tolerancia’ en temas migratorios cuando está de por medio la seguridad nacional.

Aunque el fallo se veía venir, fue un golpe para los demócratas, que lo interpretan como la imposición de una corriente ideológica sobre otra.

Sonia Sotomayor, magistrada de la Corte Suprema que escribió las repuestas de los cuatro jueces que votaron en contra, lamentó que la mayoría hubiese ignorado el evidente sesgo de Trump contra los musulmanes.

“Esta mayoría ha puesto totalmente de lado las declaraciones cargadas del presidente contra los musulmanes y las declara irrelevantes. Al hacerlo erosiona los principios fundamentales de tolerancia religiosa que esta misma corte ha defendido con ahínco y le dice a las minorías religiosas en este país que no son miembros plenos de nuestra comunidad política”, sostuvo Sotomayor.

El veto de Trump no vuelve a EE. UU. más seguro ni el fallo de la Corte lo vuelve correcto

Roberts ripostó diciendo que el trabajo de la corte no era evaluar o condenar esos comentarios, sino determinar si poseía la autoridad para hacer lo que hizo.

El golpe fue aún más doloroso, pues el quinto voto que usaron los conservadores para dar vía libre a la orden de Trump fue el de Neil Gorsuch, el magistrado que el presidente nominó para llenar la vacante que quedó en la Corte, tras la muerte de Antonin Scalia en el 2016.

Por ley le correspondía al presidente de entonces, Barack Obama, nombrar su sucesor. Pero el Senado, órgano que debe confirmar este tipo de nombramientos judiciales y que era controlado por republicanos, se negó a considerar al postulado de Obama apostando a quizá escoger a una figura más conservadora si ganaban las presidenciales de ese año.

Gorsuch, desde su confirmación en abril del 2017, ha estado inclinando la balanza de la Corte hacia la derecha, no solo en temas migratorios, sino en derechos humanos y otros.

Chuck Shummer, al comentar la decisión de la Corte, resumió el sentimiento de los liberales y la oposición. Según este líder de los demócratas en la Cámara Alta, “el veto de Trump no vuelve a EE. UU. más seguro ni el fallo de la Corte lo vuelve correcto. Esta es una política retrograda y antiestadounidense que nada hace para fortalecer la seguridad nacional”.

Un año y medio de medidas contra la inmigración

Un promesa hecha realidad

Cinco días después de jurar como presidente, Trump da luz verde a su promesa de levantar un muro entre EE. UU. y México.

Veto para siete países

Vetan a inmigrantes de siete países de mayoría musulmana: Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia, Yemen e Irak. Al otro día, un tribunal federal bloquea las deportaciones.

Rechazo de la justicia federal

La justicia federal rechaza apelación para mantener el veto y en junio Trump firma otro para seis países musulmanes y levanta el veto a los iraquíes.

Acción contra 'dreamers'

El fiscal general Jeff Sessions cesa el programa de acción diferido de llegada de niños migrantes ('dreamers').

 Un paso atrás en política de separación de familias

Trump rectifica una orden para frenar la separación de niños y familias sin papeles, dictada un mes atrás.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.