Meluk le cuenta... (Mucho control y poca explosión)

Meluk le cuenta... (Mucho control y poca explosión)

El desafío era romper el muro. Y no pudo hacerlo como ha ocurrido otras veces en la eliminatoria.

02 de junio 2018 , 05:09 p.m.

Para ganar hay que hacer goles, y para hacer goles se deben fabricar las opciones. Y Colombia generó pocas, muy pocas, situaciones de real peligro en el 0-0 amistoso contra Egipto, en la recta final del camino de preparación al Mundial de Rusia.
¿Y por qué no las fabricó? Tres explicaciones a bote pronto:

Meluk analiza el porqué Colombia empató con Egipto'Se tuvo dominio de la pelota pero faltó crear opciones de gol', señala Gabriel Meluk, editor de deportes de EL TIEMPO.
Selección Colombia

1. Porque abusó del ollazo en busca de la cabeza de Falcao. 2. Porque no tuvo claridad ni profundidad en los volantes externos, con los que insistió. 3. Porque por dentro no hubo genialidad para romper el cerrojo rival con una gambeta, un pase filtrado, un tiro de lejos... Bien se puede resumir el partido en una frase: mucho control –casi que absoluto– y poca generación. Carlos Sánchez, el volante central, el de marca, terminó llevando al equipo, sacándolo, intentando abrir el juego a las bandas... Sí, Egipto se cerró. Apostó a su orden, a su aguante y a su disciplina táctica. Su técnico, el argentino Héctor Cúper, es un maestro de la defensa y la retranca. Así, el desafío de Colombia era romper ese muro de contención. Y no pudo hacerlo como ha ocurrido otras veces en la eliminatoria, como pasó contra Australia en el anterior juego amistoso.

Colombia tuvo ocho llegadas de gol, entre ellas tres cabezazos, un tiro de James, una palomita y un remate de Izquierdo, pero en realidad solo tres opciones de gol: el tiro libre que James estrelló en el palo y otro remate suyo que rozó el vertical, y la vaselina de Cuadrado que aterrizó en el techo del arco...

Ocho llegadas suenan a mucho, repito, pero la mayoría fueron aisladas del contexto de control de terreno y balón de Colombia. En serio fue poco, muy poco, para una Colombia dominadora casi que total, pero repetida, a veces lenta y sin sorpresa.
José Pékerman aceptó al final del juego que no estaba “contento” y “que hay que saber competir”.

No fue convincente el papel del volante Mateus Uribe en la izquierda, aunque le da alternativas posicionales puntuales al equipo. ¿Acaso no es un derecho natural? De acuerdo: era un amistoso, y los amistosos son para ensayar.

James sigue siendo el hombre eje, el dueño del juego y el más claro de Colombia. Los números, además, ratifican su enorme influencia: fue el jugador que más veces tuvo la pelota, el que participó en más remates (11 de 17) y el que recibió más faltas (5).
Colombia tuvo el control y el dominio, pero le faltó explosión, le faltó fluidez de juego. ¡Le faltó nada más y nada menos que el gol! Para ganar, obvio, hay que hacerlos. Eso, en palabras de Pékerman, es saber competir...




GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Columnistas

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.