La Selección de Croacia: el cimiento de una identidad

La Selección de Croacia: el cimiento de una identidad

Hace 20 años fue semifinalista. La actual campaña despertó el nacionalismo de sus fanáticos.

Selección Croacia

La Selección de Croacia.

Foto:

AFP

04 de julio 2018 , 07:31 p.m.

Su recorrido en el Mundial de Rusia-2018 despierta el fervor de Croacia, nuevamente. La Selección de fútbol, desde hace un cuarto de siglo juega un papel crucial en la afirmación de la identidad nacional de este joven estado.

En caso de una victoria pasado mañana, frente al anfitrión Rusia, los croatas volverán a las semifinales de una Copa del Mundo 20 años después de aquella gesta de Francia-1998, en la que acabaron en tercer puesto con una generación dorada liderada por Davor Suker.

Desde la muerte en 1980 de Tito, hombre todopoderoso de Yugoslavia, la federación de pueblos eslavos del sur se desintegra. Los estadios “se convierten en sitios de expresión de oposición al régimen”, explica el francés Loïc Tregoures, profesor de ciencias políticas y autor de una tesis sobre ‘Fútbol, política e identidad’ en la ex Yugoslavia. En Croacia, principalmente, se va al estadio a reivindicar un “nacionalismo croata reprimido”. La rivalidad entre el Hajduk Split y el Dínamo Zagreb está a flor de piel, pero frente a los clubes serbios “ellos hacen causa común”.

El 13 de mayo de 1990, la visita a Zagreb del Estrella Roja de Belgrado genera trastornos. El croata Zvonimir Boban se transforma en héroe nacional al pegar una patada a un policía al intentar ayudar a un hincha que era reprimido. Ese episodio fue el más célebre, pero hubo otros tantos en ese año precedente al estallido de la guerra de independencia contra las fuerzas serbias (1991-1995, 20.000 muertos).

El bosnio Faruk Hadzibegic, hijo de Sarajevo, quiso creer hasta el final en el proyecto yugoslavo. Pero el 3 de junio, durante el último partido de preparación al Mundial de Italia-1990, el capitán de la selección yugoslava entiende que los silbidos del estadio Maksimir de Zagreb, apuntan a su equipo. En las tribunas se agitan los colores de la visita, Holanda, algo parecidos a los croatas. A los holandeses les cuesta entender ese aliento que recibían. ¿Qué papel pudo jugar el nacionalista independentista Franjo Tudjman, gran amante del fútbol, elegido tres días antes como presidente de la República croata de Yugoslavia? El 26 de septiembre, los jugadores del Partizán Belgrado huyen del césped del estadio del Hajduk Split, invadido por hinchas croatas, con la bandera cuadriculada al viento. Ese día caótico terminan quemando la bandera yugoslava.

Croacia

Croacia ganó el Grupo D de Rusia 2018.

Foto:

AFP

El 17 de octubre, los croatas logran un golpe político con lo que consideran el primer partido de su selección. “Los croatas le habían mentido a la Fifa, diciendo que era una selección de futbolistas yugoslavos que iban a jugar”, recuerda Loïc Tregoures. Pero la camiseta roja y blanca no engaña a nadie: está claro que Croacia vence en Zagreb a Estados Unidos (2-1) y afirma en la práctica su voluntad de abandonar el proyecto deportivo yugoslavo.

Sería falso decir “que la guerra vino de los estadios”, relativiza Loïc Tregoures. Esos hechos dicen “que la federación yugoslava llega a su fin”, no forzosamente “por la guerra”.

La paz vuelve, la Selección afianza la identidad nacional. Y a eso contribuye la participación en la Eurocopa-1996, pero sobre todo en el Mundial de Francia-1998, en el que termina en el último escalón del podio. Para el seleccionador de aquel entonces, Miroslav Blazevic, cercano al difunto Tudjman, “ninguna nación se identifica tanto con su selección como Croacia”.

“Nos reencontramos con nosotros mismos a través del fútbol”, dice. “Juega mi Croacia. Cuando te veo, mi corazón se enciende”, cantan los hinchas en las gradas.
Excesos


Los resultados empeoran. Algunos hinchas denuncian el dominio absoluto sobre el fútbol croata de Zdravko Mamic, un hombre de negocios turbios que huye a Bosnia después de su reciente condena a prisión por malversación de fondos. La situación se normaliza, la guerra de independencia se aleja, y se trabaja para superar las dificultades económicas de Croacia, que luego ingresa a la Unión Europea en 2013.

“Los croatas ahora están seguros de sus fronteras, seguros de su fortaleza, ya no es más el país de la época de Tudjman”, explica Loïc Tregoures.

Croacia y Dinamarca

Croacia celebrando la clasificación a cuartos.

Foto:

AFP

En la arena internacional, los hinchas son señalados por sus excesos, como en Francia durante la Eurocopa-2016, o cuando los más ultranacionalistas voluntariamente entonan el saludo pronazi ‘Za dom spremni’. En junio de 2015, hinchas dibujaron una esvástica sobre el césped del estadio de Split antes de un partido contra Italia.

El Mundial ruso despierta el fervor nuevamente. Para el legendario Robert Prosinecki, los croatas aspiran “a la felicidad de estar otra vez juntos, de dejarse llevar por la euforia, de estar unidos”. La ocasión está ahí “porque después de 20 años, estamos otra vez entre las mejores selecciones”, afirma a la AFP el exinternacional croata.

En Zagreb, el júbilo es el de cualquier capital que celebra el triunfo de su selección. Aunque el domingo, la multitud coreaba el nombre del general Ante Gotovina, figura central de la guerra de independencia.



DEPORTES CON AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.