Colombia comenzó su terapia de choque en el Mundial Rusia 2018

Colombia comenzó su terapia de choque en el Mundial Rusia 2018

El equipo entiende que solo ellos con su unión, su temple y carácter podrán revertir la situación.

Selección Colombia

Selección Colombia.

Foto:

AFP

20 de junio 2018 , 09:42 p.m.

El Mundial no para. El que se queda en lamentos seguramente tendrá que lamentar otra derrota de nuevo. La terapia debe ser de choque e inmediata. Por eso, la Selección Colombia ya está en su tratamiento para superar el impacto de la derrota 2-1 contra Japón, en su primer partido del Mundial de Rusia. No hay mucho tiempo. El próximo domingo, contra Polonia, se juega la vida en Kazán.

En noviembre pasado esta misma Selección se autorrecetó su propia terapia de choque cuando en la penúltima fecha de la eliminatoria de este Mundial, perdió 1-2 con Paraguay en Barranquilla y cuatro días después se jugó la vida en Lima, contra Perú. Como la situación es exacta las palabras son las mismas: hay que jugarse la vida en Kazán como se la jugaron esa vez en Lima, cuando Colombia logró la clasificación al Mundial de Rusia.

El primer paso de la terapia de choque es la dura autocrítica sincera y sin anestesia. Sinceridad en describir errores, reconocerlos y no buscar justificaciones fáciles a ellos. Y, sin exagerarlos ni dramatizar, salir de la derrota por sus propios medios, por su propia unión, por su propia convicción, por su propia fe, por su propio apoyo.

“El grupo sabe que de afuera no viene ni vendrá la ayuda para derrotar a Polonia. El grupo está repasando lo que ocurrió entre la derrota con Paraguay y la clasificación en Perú: si ellos ya lo hicieron, entre ellos y solo por ellos, pues la idea es volver a apelar a su unión y a su carácter para revertir la situación”, supo EL TIEMPO de una fuente confiable.

Así ocurrió hace 7 meses en Barranquilla, cuando el grupo sintió que se había quedado solo, muy solo, que había sido abandonado. Por eso, como aquella vez que entendieron que “si estaban solos, solo ellos podrían hacerlo”, pues acá, en Rusia, ya han dicho “que solo ellos pueden hacerlo” esta vez.

En esa ocasión, incluso los jugadores contaron con una charla motivacional a cargo de Carlos Páez, uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia aérea de los Andes, que el 13 de octubre de 1972 cobró la vida de 28 personas. Páez los animó para que no se rindieran, recuperaran la confianza y fueran a Lima por la clasificación, tal como lo hicieron.

Este miércoles los jugadores encontraron más de esa fuerza interior a la que deben recurrir ahora con sus familias. Los integrantes de la Selección se fueron con sus padres, esposas, hijos y hermanos, que llegaron a Rusia para acompañar a los futbolistas y que estuvieron en el partido contra Japón. Hubo tarde libre para todos. Salieron del Ski Resort, donde están, a 40 kilómetros de Kazán, y fueron a la ciudad a comer y a hacer algo de turismo. La hora de regreso a la concentración fue a las 10 de la noche.

‘Seguir pa’ lante’

La terapia de choque de los jugadores de la Selección Colombia comenzó en los pasillos internos del Arena Mordavia de Saransk, minutos después de perder allí con Japón el pasado martes. En el camerino del estadio estuvieron tristes, “aplanchados” y con “la rabia natural que produce el perder un partido y en un Mundial”, contó una fuente a EL TIEMPO.

“Estaban ‘piedros’ y aplanchado por perder y por cómo perdieron. Yo los vi con esa rabia y por eso estoy seguro de que por eso mismo el domingo la van a reventar y vamos a ganar”, agregó.

Ramón Jesurún, el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, estuvo con ellos. Les habló y los arengó. “Hay que seguir pa’ lante”, les dijo.

Ahí mismo, en el camerino del estadio, los jugadores y el cuerpo técnico entendieron que de la tristeza natural de esta derrota hay que salir de inmediato, con la cabeza fría y con la unión del grupo. Con su terapia de choque.

Así fue como los jugadores de la Selección se admitieron algunas de sus fallas y expresaron su voluntad inmediata de cambio. Los listados de equivocaciones y propósitos de cambio comenzaron en la misma zona mixta, ese laberinto de micrófonos, cámaras y grabadoras, que recorren los futbolistas justo antes subirse al bus, en este caso en el bus de la derrota.

Ahí, sin que nadie les preguntara específicamente por eso, los futbolistas colombianos, empezando por Falcao, su capitán, pidieron el apoyo de la afición y los medios de comunicación, pero por sobre todo que no dejen de creer en ellos. Que no los dejen solos como se sintieron después de esa derrota con Paraguay.

GABRIEL MELUK
Enviado especial a Kazán
En Twitter: @MelukLeCuenta

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.