James Rodríguez, a ponerse otra vez el traje de héroe

James Rodríguez, a ponerse otra vez el traje de héroe

El colombiano aún no ha marcado en Rusia 2018; en Brasil 2014, su cuenta llegó a 6 anotaciones.

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

AFP

27 de junio 2018 , 11:38 p.m.

Colombia tiene un héroe en el fútbol mundial de dimensión colosal. Es James Rodríguez. Así de claro. Por eso este jueves, cuando la Selección está obligada a una nueva victoria, ahora contra la potente y rápida Senegal para seguir en el Mundial de Rusia, James tiene una nueva cita con la historia. A las anteriores ha llegado puntual.
Sí: hoy, otra vez, como en el Mundial de Brasil en el que fue el superestelar goleador de la Copa y el gran símbolo del equipo; hoy, otra vez, como en la eliminatoria que metió a Colombia en Rusia y en la que fue de lejos y sin dudas el más importante valor del equipo con sus goles y sus pases de gol;
hoy, otra vez, como el domingo pasado, cuando fue la gran figura de la trepidante faena 3-0 sobre Polonia.

A los héroes como él les toca así. Es su condena, es su destino: no pueden fallar. Equivocarse no les está permitido. En ellos está la fe de su pueblo y por eso cargan con la esperanza de millones en sus piernas.

James, el crac cucuteño de 26 años, fue el merecido jugador del partido contra Polonia por sus dos asistencias magistrales, descomunales, para los goles de Yerry Mina y Juan Guillermo Cuadrado. Y por más. En un partido de tan alto vuelo individual de varios colombianos, James fue el hombre determinante que lideró el sentido del fútbol brillante y efectivo, el que impuso la seguridad con el balón.
Los datos objetivos lo demuestran:
fue James quien sostuvo la pelota, él dictó el juego de toque al pie, el que generó el volumen con la mayor cantidad de pases acertados del equipo (56 completos de 70) para una efectividad del 84 por ciento.

¡Y atérrense! El jugador que más corrió en el intenso 3-0 sobre Polonia no fue Wílmar Barrios, ni tampoco, Mateus Uribe; ni mucho menos Cuadrado… ¿Adivinan? Pues sí: fue James Rodríguez, que no solo es zurda mágica, guayo de terciopelo y visión de 360 grados en la cancha.

James corrió 10 kilómetros y 571 metros, ¡102 metros más que Barrios, el volante de marca de tres pulmones! Y que lo sigue en esta estadística.

James fue de la élite del Real Madrid, la crème de la crème del fútbol mundial. James es de la élite del Bayern Múnich, el máximo símbolo del fútbol de Alemania, la máxima potencia europea. Es sencillamente el máximo estandarte del fútbol que no es ya ni la cumbia ni el vallenato ni la salsita de Valderrama, Asprilla y Rincón; sino que ahora suena a golpes de reguetón y salsa choque. Es así. Es la Colombia de vértigo del nuevo milenio.

James, con su impresionante hoja de vida y su magnífica manera de entender el juego, es el héroe que necesita Colombia otra vez, como ayer, para derrotar a Senegal y seguir en el Mundial de Rusia, en una nueva cita que tiene con nuestra historia.





GABRIEL MELUK
Enviado especial de EL TIEMPO
Kazán
En Twitter: @MelukLeCuenta

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.