La caída de la Torre: el adiós de Yerry Mina del Mundial

La caída de la Torre: el adiós de Yerry Mina del Mundial

El defensa terminó el Mundial como el mejor calificado: hizo tres de los seis goles de Colombia.

Yerry Mina

Lágrimas de tristeza las del defensa colombiano, que con sus tres tantos fue el goleador del equipo.

Foto:

EFE

03 de julio 2018 , 08:30 p.m.

Es impactante verlo llorar. Enorme, en tamaño, en entrega, en alma, causa un dolor extraño verlo pasar por la zona mixta con los ojos rojos y pequeñitos, visiblemente afectado todavía por la eliminación de Colombia y por ver que su esfuerzo, un gol en el límite para forzar los penaltis, se iba al olvido.

Pasa Yerry y no quiere mirar a nadie y en cambio todos lo quieren ver a él.
Todos quieren hablar de su gol al minuto 93, del tremendo esfuerzo que hizo primero para sacar a Kane de su zona de influencia en el área, para perseguirlo y asediarlo y estorbarlo hasta la desesperación y después, como si no fuera ya suficiente para su papel de central, ir a resolver lo que ninguno de sus compañeros lograba y así, a su ritmo, llevarlos a todos de la mano hasta la definición por penaltis.

Duele verlo llorar, como le dolía a él hasta el pelo en ese tiempo extra, que jugó contra su propio cuerpo, su agotamiento, su sensación de no tener ya de dónde más sacar fuerzas.

“Terminé con el aductor reventado”, decía el mismo cuando tuvo que hablar de su tristeza.

“Es triste, muy triste porque lo dimos todo, los muchachos también con calambres... Yo solo agradezco a este maravilloso grupo por dejar todo en la cancha y a Colombia por el apoyo de siempre. Agradecido con Dios por traernos hasta aquí y hacerles conocer a los ingleses que no era fácil, como decían”, aseguró, aún con la ‘crisis nerviosa’ que le produjo la eliminación.

Yo solo agradezco a este maravilloso grupo por dejar todo en la cancha y a Colombia por el apoyo de siempre

La revancha

¿Ánimo revanchista? ¡Pero claro! Los chistes, el jueguito de ‘GOKane’ y cuanto comentario desobligante hicieron los británicos llegó, vía redes sociales, y molestó.
Y se volvió una factura por cobrar en el estadio del Spartak. A ver si ahora, después del susto que les dio Mina, les parece que la clasificación iba a ser un simple trámite.
Total, ellos están en cuartos de final y Mina y su aductor hecho pedazos y su corazón hecho polvo vuelven a casa, a esperar otros cuatro años para soñar de nuevo, como esta vez, que la historia tenía otro final.

A esta hora arrastra Yerry sus maletas, de vuelta a Guachené, donde era héroe antes y después del impecable torneo que se ha jugado.

Porque no fueron solo sus 300 minutos jugados, sus 31 kilómetros recorridos, 157 pases, 5 de 6 interceptaciones ganadas y solo 6 faltas cometidas en 3 juegos. Ya eso llena el rótulo de impecable. El defensa fue el goleador de Colombia, marcó tres goles claves que lo llenaron de inmensa felicidad, esa que se trasladó a todo un país.

En vivo: La lucha de los guerreros colombianos en la cancha, en fotos

¡Faltaba un minuto para que terminara el juego y llegó el empate gracias a la cabeza de Yerry Mina! Gracias Guachené.

Foto:

Yuri Cortéz / AFP

Mina, Yerry Mina, el hijo de Eulises y Marianela González, el mismo que es suplente en el Barcelona, pero que con su actuación en Rusia debe estar al lado de Lionel Messi.

“Estoy triste porque queríamos ganar el partido, lo dimos todo, salimos con dolores, pero bueno, hay que levantar la cabeza y agradecer a este grupo maravilloso que nos brindó la confianza. Nos merecíamos más después de todo lo que luchamos”, señaló el gigante colombiano, que fue de los destacados del seleccionado nacional, sin duda.

Fueron también –y especial-mente– tres golazos, el primero para destapar la lata del fútbol colombiano y dar el puntapié inicial de la recuperación contra Polonia, el segundo para defender con la vida el triunfo apretado que supuso la llegada a octavos contra Senegal y el tercero, el inolvidable que fue un grito de batalla, un último latigazo desde el suelo cuando ya la eliminación asediaba contra Inglaterra. Vitales.
Así fueron los tantos del mejor atacante de Colombia en Rusia.

Nos merecíamos más después de todo lo que luchamos

Habrá dejado de llorar ya y nosotros seguimos como él, tumbados en el césped, intentando tapar la cara llena de lágrimas, preguntándonos por qué no hubo un agradecimiento más justo para un colosal esfuerzo.

Pasar un partido persiguiendo a uno de los mejores delanteros del mundo, señalarles los movimientos a los compañeros, enfurecerse hasta azotar con toda su humanidad –que es enorme– la grama para despertar a los suyos y pedirles más sacrificio o exigir al límite su tremenda zancada para llegar a donde solo él podía, en las salidas de Lingard, Jones y Kane, que, igual que Lewandowski y Sané, también ‘cayó en su trampa’.

Yerry Mina

Lágrimas de tristeza las del defensa colombiano, que con sus tres tantos fue el goleador del equipo.

Foto:

EFE

“Dios me dio el talento pero no tenía que demostrar nada a nadie. Yo siempre he estado tranquilo, con los pies en la tierra y los ojos en el cielo”, insiste el gran Yerry, con su eterna frase de batalla.

“No les dimos la alegría que querían, pero gracias a todos por el apoyo”, concluyó. No, perdone usted. Es de este lado desde donde, a partir de ahora, hay una deuda.

JENNY GÁMEZ
ENVIADA ESPECIAL FUTBOLRED
MOSCÚ - RUSIA
@jennygameza

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.