Brasil vs. Bélgica, pronóstico de juego brillante en el Mundial

Brasil vs. Bélgica, pronóstico de juego brillante en el Mundial

El duelo entre Neymar y Hazard es uno de los más esperados en la Copa del Mundo.

Bélgica

Neymar y Hazard.

Foto:

AFP

05 de julio 2018 , 11:08 p.m.

Apenas empieza a salir de nuevo el sol. Justo el día en que Colombia fue eliminada por Inglaterra en el estadio del Spartak en Moscú empezó a llover. Un frente frío del que se pronosticaba iba a llegar con tormentas y brisa helada se metió en la capital rusa. Los colombianos ya estábamos congelados con los penaltis errados por Uribe y Bacca en el arco de Inglaterra. Quizás por eso la alerta pareció exagerada aunque el cielo se puso un grueso saco de lana gris, llovió en un par de chubascos y pegó una brisa fría a 10 grados.

Tampoco hubo calor de fútbol. Durante 48 horas el balón paró en el Mundial y tomó impulso para salir disparado, este viernes, con los primeros duelos de los cuartos de final. El sol del Mundial vuelve amanecer, en Kazán, con el juego entre Brasil y Bélgica, que tiene pronóstico de alta temperatura, juego brillante y cielo despejado a las emociones.

Brasil, el primer favorito a levantar la copa por sexta vez y máxima potencia mundial, tiene un partido que, de alguna manera, está acostumbrado a jugar en los Mundiales. No solo porque se ha enfrentado cara a cara con Holanda, la ausente anaranjada, que es como una prima hermana de esta Bélgica ofensiva y que colecciona elogios en Rusia, sino porque ya enfrentó a la misma Bélgica una vez, en el mundial de Corea y Japón del 2002, y la venció 2-o en su camino al pentacampeonato.

El partido esconde una rivalidad extraña: Brasil, símbolo del juego bonito y de ataque, posee una de las mejores defensas del torneo: solo le han marcado un gol y en el primer juego. El cabezazo del suizo Zuber para el 1-1 sorpresivo en el debut del grupo E, y que originó una protesta oficial de la Confederación Brasileña a la Fifa que consideró que los jueces, los de cancha y los de video, validaron la anotación previo empujón a su zaguero Miranda. Esa sólida zaga se enfrenta, ahora, al ataque más productivo del Mundial encabezado por Lukaku (4 goles, segundo anotar en la lista de artilleros) y Hazard (2). Ellos han marcado la mitad de la docena de goles del equipo.

Pero no hay que dejarse llevar por la sola estadística defensiva de Brasil. Su poder de ataque está garantizado en las piernas de Neymar, Coutinho, William y Gabriel Jesús. Además, su lateral Marcelo, otro atacante en la práctica, volverá al equipo ya recuperado de sus dolores musculares en la espalda que lo sacaron de la titular del juego contra Méxicom pero con la ausencia de su volante ancla,. Casemiro, suspendido por tarjetas amarillas.

“Marcelo regresa al equipo titular y en el lugar de Casemiro jugará Fernandinho”, dijo Tite, el entrenador de Brasil, sin tapar ninguna carta, sin abrir espacios misteriosos para la especulación durante la rueda de prensa en la víspera del partido, en Kazán. Y agregó: “El poder creativo de Bélgica es enorme. Será un gran juego que tenemos que enfrentar sin euforia y sin miedo a perder. La clave es esa. Ambos equipos practicamos un fútbol muy bonito”, agregó el entrenador.

William, fundamental con su cambio de velocidad y su juego asociado en el triunfo sobre México en los octavos de final, dio su explicación a este sólido Brasil: “Nuestra defensa comienza en el ataque. Tratamos de ayudar todo lo que podemos en ese sentido. El fútbol actual se vuelve cada vez más difícil y más competitivo entre los rivales, como se ha podido ver en los partidos de este Mundial y tenemos que poner nuestro aporte, nuestro granito de arena. Pero Brasil juega también siempre un fútbol emocionante de ataque”.

Los belgas han sido la sensación del torneo a pesar del sofocón que sufrieron contra Japón; remontaron en el último minuto un 2-0 en contra para vencer 3-2 y mantener su selló de mejor delantera del torneo y candidato a dar la sorpresa en Rusia con su vistoso juego.

Roberto Martínez, el entrenador español de los belgas, traslada el lógico favoritismo para Brasil y asegura, como Tite, que es un partido de equipos de buen pie, buen fútbol y buenos goles. “Los dos equipos están diseñados para anotar y ganar partidos. Contra Brasil el tema no pasa por tener mayor posesión de la pelota y como Brasil es el favorito, eso nos coloca en una posición diferente: este es el partido soñado por todos mis jugadores y queremos ganarlo, como es natural, pero como no se espera que lo hagamos eso nos pone en una situación diferente”, dijo en lo que podría considerarse o una confesión o una trampa.

Confesión por si decide jugar con tintes más conservadores en sus duelos previos contra Japón, Inglaterra, Túnez y Panamá; trampa por si está intentando mandar un mensaje equivocado a los brasileños.

Este viernes vuelve a amanecer el fútbol en Rusia, tras dos días de descanso. Brasil y Bélgica están citados para un partido que promete ser para la antología de las copas del mundo y uno solo será semifinalista en Rusia.

GABRIEL MELUK
Enviado especial de EL TIEMPO
Moscú (Rusia)
En Twitter: @MelukLeCuenta

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.