Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Es ahora o nunca... (Opinión)

Luis Lizarazo / ETCE

Dos generaciones grandiosas de jugadores se darán cita este domingo en la gran final del Mundial de Brasil-2014. Pero en el mítico Maracaná, ese estadio de Río de Janeiro en el que los futbolistas y los equipos se vuelven leyenda, solo se coronará una selección, solo un equipo pasará a la historia y el otro se tendrá que conformar con el siempre incomodo segundo lugar.

Para mí, Alemania es la selección más completa de las 32 que participaron en el Mundial, y Argentina es la de mayor crecimiento durante el torneo. Y ambos conjuntos tuvieron que pasar por escollos complicados para llegar a la gran final....

Alemania es en equipo muy compacto. Su fútbol se basa en la tenencia de pelota y es una selección a la que le gusta atacar, no se guarda nada en lo que a llegar al arco contrario se refiere, por algo es el conjunto más goleador de todo el Mundial. Frente a los rivales más débiles se complicó un poco, pero contra los que, sobre el papel, le complicarían la vida no tuvo compasión: goleó a Portugal y a Brasil, y a Francia le manejó el partido.

Además, es un conjunto al que en los últimos 12 años le ha faltado ‘el centavo para el peso’: desde Corea y Japón-2002 ha estado entre los cuatro mejores de los mundiales sin falta y en las últimas dos Eurocopas ha sido finalista, en el 2008, y semifinalista, en el 2012.

Argentina, por su parte, es un conjunto más de corazón. En todo el Mundial no fue superior a ninguno de los equipos a los que enfrentó, Pero supo asestar los golpes en los momentos precisos para terminar siempre con victorias.

Es una selección que no llegaba a estar entre los cuatro mejores del mundo desde hace 24 años y ahora tiene la oportunidad de coronarse en casa de su rival futbolístico más acérrimo.

El equipo 'teutón' y el albiceleste son selecciones que cuentan con generaciones que han marcado un antes y un después en el fútbol y que necesitan un título mundial para quedar, de una vez por todas, como leyendas.

Argentina tiene la entrega de Mascherano, la seguridad de Romero, quien era muy criticado al principio del torneo, y la magia de Messi. Y Alemania tiene la entrega, la seguridad y la magia de todo un equipo.

Creo que la final será un partido muy abierto. La tenencia de balón alemana y el corazón argentino harán que el juego sea de ida y vuelta y de varios goles, eso sí, cuando se dé el pitazo final solo una generación pasara a la historia.

CAMILO HERNÁNDEZ M.
Redactor de EL TIEMPO

Más noticias sobre Opinión

Publicidad

Publicidad

Publicidad