Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Alemania y Argentina ilusionan con una final bien jugada... (Opinión)

Luis Lizarazo / ETCE

Siempre se habla de que las finales no se juegan sino que se ganan, o que son muy cerradas, sin embargo, en las Copas del Mundo esta situación parece diferente, para el bien del espectáculo.

Hasta el momento se han disputado 19 finales y se han producido 70 goles, para un promedio de 3,68 anotaciones, ¡demasiados! si acatamos a tantas teorías que se han creado a los encuentros definitivos en los que se dice que se privilegia el resultado por encima de la estética.

Alemania y Argentina, los encargados de dirimir el campeón de Brasil-2014 este domingo, como lo han dicho sus entrenadores es el partido que esperaron por cuatro años y no pueden improvisar.

“Tenemos que seguir haciendo lo que sabemos. Si especulamos podemos llevarnos problemas, pensamos en el rival, pero pensamos más en el juego nuestro”, así describió Joachim Löw, técnico de los europeos, su pensamiento sobre este partido. Y Alejandro Sabella, estratega de los ‘gauchos’ aseveró: “en este partido no podemos ahorrarnos nada, me gustan que el equipo esté equilibrado, pero hay que salir a ganar”.

Solo una final de un Mundial terminó 0-0, fue Brasil – Italia en Estados Unidos-1994. El resto de partidos, exceptuando el de 2010, España 1-0 sobre Italia, y el de 1990 entre estas mismas selecciones que favoreció a los germanos, 1-0, todas las finales han tenido al menos dos goles.

Los goles no están prometidos, pero las emociones sí. Argentina cuenta con su enorme corazón y el talento de Lionel Messi. Y Alemania tiene la grandeza de su técnica y la efectividad de Thomas Müller. Estos serán los condimentos para el último plato de la carta futbolera que ofreció Brasil.

Argentina tiene un espinita tras las eliminaciones de los dos últimos mundiales en los cuartos de final de parte de los alemanes, que incluye en 4-0 en Sudáfrica.

Por su parte los argentinos se aferran al 3-2 de la final de México-86, con un inmenso Diego Maradona que ahora ven reflejado en Messi.

Alemania en el favorito para ganar en el Maracaná, su cuarto título, pero Argentina tiene al mejor del mundo y con él buscarán su tercera corona. Así que la balanza se inclina, por poco, para los europeos que no quieren dejar en anécdota el 1-7 sobre Brasil en la semifinal.

ANDRÉS F. VIVEROS B.
Redactor de EL TIEMPO

Más noticias sobre Opinión

Publicidad

Publicidad

Publicidad