Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Nadie gana antes de jugar... (Opinión)

Jorge Barraza

“Felicidades por el subcampeonato”, tituló a toda portada el Bild, el diario de mayor venta de Alemania, mofándose de Argentina. Es el más osado de una prensa ya festiva por el título que con toda seguridad, dice, quedará en manos de Klose, Kroos, Khedira y todos los muchachos del KKK. Más abajo dice: “Felicidades, Messi, con eso te basta para ser subcampeón”. A su vez Der Spiegel escribió: “Argentina consiguió ganar con suerte en la espantosamente débil semifinal frentea Holanda. ¿Debe Alemania tener miedo de un rival así?”.

Wolfgang Niersbach, presidente de la Federación Alemana de Fútbol, señaló con frescura: “Argentina gana los amistosos, nosotros los de competición”. (¡Menos mal que los arrogantes son los argentinos…!). Thomas Muller declara: “Nunca he perdido un partido oficial contra Messi”. Y Lahm analiza: “La experiencia que tenemos es una ventaja, sabemos lo que tenemos que hacer”.

Zico, por su parte, analizó el partido y sentenció: “Alemania es mil veces mejor que Argentina”. El diario Marca, de Madrid, hizo una encuesta sobre quién ganará: el 59,8% contestó Alemania. Diarios y analistas brasileños no le dan ninguna chance al equipo de Messi. Uno se pregunta: ¿Por qué no entregar la Copa directamente al capitán alemán…?

Alemania ha jugado hasta aquí un Mundial excelente, coronado con el histórico 7-1 a Brasil, es claro favorito y juega más bonito que Argentina, que ha llegado con lo puesto a la final. Y si no es mil veces mejor, como asegura Zico, sí luce compacto, brillante. Además, hay un antecedente válido: con muchos de estos jugadores en ambos bandos, Alemania aplastó 4-0 a Argentina en Sudáfrica. No obstante, este clima de superioridad absoluta no es buen consejero. Recuerda la flemática orden del capitán Smith al piloto del Titanic: “A toda máquina”.

Desde luego, Argentina no es un iceberg, pero en el choque frente a Holanda mostró una frialdad táctica, un orden, una disciplina de marca y algunos atributos viriles que a la tropa alemana no le convendría subestimar. Los medios brasileños dijeron que contra Holanda fue una semifinal sosa, sin fútbol, espantosa. No vieron el partido. Fue un choque ajedrecístico, jugado con altísima intensidad y velocidad, apretando las marcas a fondo, cuidando el más mínimo detalle frente al otro para no perder. El que se distrae un segundo, como le pasó a Carlos Sánchez ante Brasil, se va del campeonato. Eso hicieron Holanda y Argentina, no desconcentrarse un instante porque sabían que se lo facturaban con la eliminación.

Una cosa es segura: Argentina no le va a regalar un centímetro a su rival, nada, cero. Si Alemania viene con un cigarro y le pide fuego, Argentina le va a decir “no fumo”. Lo lindo del fútbol es que los partidos, por fáciles que parezcan, hay que jugarlos.

Último tango...

JORGE BARRAZA
Para EL TIEMPO

Más noticias sobre Opinión

Publicidad

Publicidad

Publicidad