Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Argentina es fervor, corazón... y Messi (Opinión)

Archivo ETCE

En las apuestas sobre quién será el campeón del Mundial-2014, Alemania barre a Argentina. Sin embargo, esta tendencia seguramente cambiará a medida que se acerque la hora del partido en el estadio Maracaná de Río de Janeiro.

Pese a que los germanos dejaron un aire de ser superpoderosos tras el aplastante triunfo 1-7 frente a Brasil en semifinales, y que esto los mantiene como favoritos para alzar la Copa Mundo, los argentinos tienen otras armas que pueden contrarrestar el juego de su oponente y permitirles quedarse por tercera vez en su historia con el máximo trofeo del fútbol.

La primera es el fervor. Argentina saca fuerzas de flaqueza como ninguna otra selección y más aún en una instancia como la final de un Mundial. El fervor se manifiesta en el sentimiento patriótico, en el amor y el respeto por la camiseta, que les permite multiplicarse y convertirse en unas fieras hambrientas de triunfo.

No por nada fue en Argentina donde se inventaron frases futboleras como "hay que jugar con el cuchillo entre los dientes" o "hay que jugar a cara de perro", que simbolizan el espíritu gigante de los albicelestes para jugar la final e intentar ganarla contra el mejor equipo de este Mundial como lo es Alemania.

El segundo factor es el corazón con el que se juega. "Soy toro en ruedo propio, y torazo en el ajeno", dice una frase de Martín Fierro, la obra literaria costumbrista de Argentina y que refleja mejor que nada la guapeza de los gauchos.

Hay más corazón para jugar también por el rival. Alemania eliminó a Argentina en cuartos de final de los dos mundiales anteriores, el último de ellos con una goleada 4-0, y le ganó la final de Italia-90, por lo que las ganas de revancha son inmensas. Así mismo, los argentinos tienen la oportunidad de ganar en el Maracaná, el templo del fútbol de Brasil, su enemigo histórico.

Sin embargo, el factor principal para ganar es Lionel Messi. Alemania, con todo y su juego colectivo y el gran momento de algunos de sus principales jugadores, no tiene a ninguno como él. Messi es el mejor jugador y si se le encienden las luces del genio que lleva adentro, puede ser suficiente para que Argentina sea campeón del mundo.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Enviado Especial de Futbolred
Río de Janeiro

Más noticias sobre Opinión

Publicidad

Publicidad

Publicidad