Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

'Hay hambre de gloria': Pablo Armero

EFE

El tono en sus palabras es como la pronunciación de un disco, de un disco alegre, de esos de ritmo y júbilo. Con agudeza y alegría contesta su celular: “Hablame, 'Miñia' ”, no puede ser otro que Pablo Armero, el futbolista de la Selección Colombia. Ese mismo que tiene enloquecido con su ritmo del Pacífico colombiano a todo el país.

Sus oídos no se aturden con toda la barahúnda que ha generado el equipo colombiano; por el contrario, cada grito y cada aplauso para el lateral izquierdo son tan sonoros como cualquier disco de salsa shoke.

“Estoy muy contento con todo lo que ha pasado, la gente ha sido muy bonita; me siento muy orgulloso de Colombia. Es increíble que haya tanta gente para una foto, para un autógrafo, o solo para mirarte”, dijo Armero desde la tranquilidad de su casa, en Cali, pocos minutos después del histórico 1-7 de Alemania sobre Brasil, de lo que acotó: “Qué vaina, ¿no?”, con notoria voz de sorprendido.

El jugador, que marcó el primer gol de la Selección en el Mundial, el primero contra Grecia, expresó que el equipo desde antes de su viaje tenía claro que podía llegar lejos.

“Queríamos dar mucho más, Colombia se merece mucho. En el último partido demostramos qué equipo éramos, metimos a Brasil en su campo. Tenemos una gran base para seguir mejorando, eso nos ayuda a crecer para el próximo Mundial” comentó ‘Miñia’, que tuvo unos segundos de seriedad al preguntársele por el árbitro de aquel juego.

“No voy a decir nada de eso, pero nosotros creemos que el gol de Mario (Yepes) era legal, no había fuera de lugar, y eso hubiera cambiado el desarrollo del partido y quizá la historia sería otra”.

El jugador de Udinese fue claro en dar su opinión sobre los rendimientos que han tenido las diferentes Selecciones Colombia.

“Colombia siempre ha jugado bien, pero con el profesor (José) Pékerman se vieron esas ganas de querer triunfar; un espíritu como ese hay que mantenerlo. Ellos tienen hambre de gloria y eso hay que mantenerlo. Es obvio que todos los técnicos quieren ganar, pero el profe tuvo esa virtud de mirarnos a todos por igual. Todos somos figuras: el que jugaba o el que no jugaba, había unión y sinceridad, y ojalá este cuerpo técnico pueda seguir”, contó con ilusión.

Pero Armero, por estos días, quiere mantener una distancia del fútbol, sin perderse los partidos que restan del Mundial.

“Lo más importante ahora es alejarse del fútbol, disfrutar con la familia. Sabemos que viene la Copa América, pero no hay que apurarse. Después veremos qué pasa.

Este tumaqueño de 27 años aún no tiene claro su futuro, lo que sabe es que debe presentarse al equipo de Údine para iniciar la pretemporada a finales de este mes.

“Udinese es el dueño de mi pase y allá estaré. Luego se mirarán otras opciones, en los medios se habla mucho de equipos de Italia e Inglaterra. Estoy a la expectativa de lo que pase. Estaré donde mi familia sea feliz”, dijo, poniendo una pausa a su risa, pero no a su carisma, el jugador que jugó el final de la temporada con West Ham, de Inglaterra.

Lo que sí tiene claro es que el sábado partirá a Tumaco (Nariño), donde nació, para recibir un homenaje de la Gobernación de ese departamento, junto a Víctor Ibarbo.

ANDRÉS FELIPE VIVEROS B.
Redactor de EL TIEMPO

Más noticias sobre Selección Colombia

Publicidad

Publicidad

Publicidad