Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Calor, malestar y larga espera en Cali por jugadores de la Selección

Juan Pablo Rueda / EL TIEMPO

Y luego de más de dos horas de la cita anunciada, ya con la gente insolada, deshidratada, desesperada, con las baterías de los teléfonos descargados, los jugadores del suroccidente del país de la Selección Colombia lograron llegar hasta la tarima que ubicó la Alcaldía de Cali en la plazoleta Jairo Varela, en el centro de la capital vallecaucana, que fue insuficiente para las cerca de 5.000 personas que asistieron al evento.

Y llegaron desde todas las latitudes, del sur, del norte, del oeste y, en su mayoría, del oriente de Cali. Algunos acudieron al lugar desde las 6 de la mañana con el objetivo de conseguir un buen lugar y ver a sus ídolos. Al final, la indesmayable espera, para algunos, no valió la pena.

Desde el oriente de la ciudad también acudieron los integrantes de Cali Flow Latino, la agrupación de salsa urbana convertida en furor a partir de las celebraciones de la Selección Colombia en el Mundial de Brasil-2014.

“Pablo Armero está muy contento, y va a salir en el próximo video con nosotros. Es una sorpresa. Ya nos han llamado para conciertos en Houston, Miami (Estados Unidos) y en Europa, a raíz del éxito del Ras tas tas”, comentó con emoción Andrés Cortés, cantante y productor de la agrupación Cali Flow Latino, habitante del barrio Calipso del Distrito de Aguablanca.

“En la despedida de la Selección Colombia, en Bogotá, habíamos tenido rumores de que los jugadores iban a celebrar con nuestra canción, pero fue sorprendente cuando lo escuchamos”, añadió Cortés, de 26 años.

Armero, tumaqueño de nacimiento con eclosión en el departamento vallecaucano, fue el más ovacionado. Su alegría contagia y también inspiró a Pedro Vargas, director de la agrupación la Fiscalía Records, a componerle una canción, la primera que resonó en la mañana, cuando la gente tenía más entusiasmo que calor a la espera de estos seis jugadores.

“Todo el mundo con el paso de ‘Miñía’, Armero, ‘Miñía’… Mueve la pelota, quien lo baila es quien lo goza…”, cita una de las estrofas de la canción que inició su composición desde que Armero le marcó un gol a Bolivia, en el estadio Metropolitano de Barranquilla, en la pasada eliminatoria para el Mundial de Brasil. Y añadió: “Armero me dijo que quiere hacer un ‘raki, raki’”.

Como si se tratara de uno de los juegos que disputó la tricolor nacional en el certamen orbital, muchos hicieron una pausa en sus labores, deseosos de tener cerca a los gladiadores que enarbolaron los colores patrios e hicieron que los colombianos se sintieran orgullosos de su tierra.

No obstante, con el paso de las horas, el enjambre humano, que aguantaba a la intemperie con una temperatura superior a los 30 grados centígrados, inició con intensidad el coro de “jugadores, jugadores, jugadores”, al tiempo que en los parlantes se repetía el coro de “calor, calor, calor”.

El homenaje a los futbolistas, que estaba programado para las 10 de la mañana, se inició muchos después, aproximadamente a las 12:30 del mediodía. Acto seguido sonó el himno nacional de Colombia.

Faryd Mondragón, Cristian Zapata, Adrián Ramos, Pablo Armero, Carlos Valdés y Mario Alberto Yepes, además de Héctor Fabio Abadía (utilero) y Eduardo Niño (entrenador de arqueros), recibieron de la Alcaldía de Cali la medalla al mérito cívico.

La mención de Armero generó un estrépito, mientras el lateral izquierdo hacía sus característicos movimientos en la tarima acompañado de los aplausos y gritos de ovación de los caleños.

“Eso sí era gol…”, también repitieron los espectadores, cuando nombraron al capitán de la Selección, Mario Alberto Yepes, recordando la invalidada anotación contra Brasil.

Yepes respondió: “Para mí fue gol”, y añadió que se sentía orgulloso de ser caleño, vallecaucano y colombiano.

Quejumbrosos se marcharon los simpatizantes de la Selección Colombia. Algunos se desmayaron de la deshidratación; otros, reclamaban por los maltratos de la Fuerza Pública y por la falta de organización del evento programado por la Alcaldía de Cali. Fue más el calor que la emoción por corta presencia de los protagonistas.

Héctor Fabio Gruesso
Redactor Diario Mío
Cali

Más noticias sobre Selección Colombia

Publicidad

Publicidad

Publicidad