Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

La esquina más famosa de Ipanema

La Garota de Ipanema, un sitio obligado para los turistas

La Garota de Ipanema, un sitio obligado para los turistas

Detrás de las gruesas gafas con lentes de fondo de botella, gruñe con cara de bulldog. Sus atropelladas palabras de alto volumen en portugués son verdaderos ladridos. Supongo que debe estar cansado de lo que es ya para él una rutina aburrida: contestar preguntas de periodistas. Al administrador del bar restaurante Garota de Ipanema, sin embargo, se le entiende perfectamente cuando dice, sin mostrar los dientes y, ahora sí, ronroneando como gatito: "¿Cuánto pagará de propina?'.

Al darse cuenta que no tendrá ni un real en su bolsillo, vuelve a los gritos y manotea apenas autorizando que podamos disparar un par de fotos y tener algunos pocos planos de video de uno de los míticos lugares de la cultura latinoamericana, de la música brasileña, de la leyenda seductora de Río de Janeiro y su bossa nova: la esquina en la que Marcus Vinícius da Cruz de Melo Morais, o simplemente Vinicius de Moraes, escribió la letra de la famosa canción 'Garota de Ipanema', el himno no himno universal de Brasil.

La historia se ha contado más de mil veces, como los goles de Pelé. Ocurrió en 1962, cuando Antônio Carlos Jobim, o simplemente Tom Jobim, quizás el compositor, cantante, guitarrista y pianista insignia del bossa nova, le pidió al poeta Vinicius, su amigo de bohemia, su socio de guitarras, whisky y mujeres, la letra para una melodía que ya haba elaborado.

Todo pasó en el Bar de Veloso, como se llamaba el lugar hace casi ya 52 años, en la esquina de las calles Prudente de Moraes y Montenegro (hoy calle Vinicius de Moraes), a una cuadra del punto nueve de la playa de Ipanema. Allí, el poeta, de por ese entonces de 49 años, se inspiró en una muchacha hermosa, de apenas 17, que iba al lugar a comprarle cigarrillos a su mamá o que pasaba con frecuencia para hacer mandados y compras a otras tiendas del barrio o camino a la playa.

Años después, Vinicius contó que su 'musa' fue Helo Pinheiro quien, así, recibió un impulso inusitado para convertirse en actriz de TV y empresaria de reinados de belleza.

La fama mundial

El título original de los versos era, quizás, más sugerente y poético: 'Menina que pasa' ('muchacha que pasa'), pero fue cambiado a 'Garota de Ipanema' antes de ser cantada por primera vez, el 2 de agosto de ese 1962, en un lugar de Copacabana llamado 'Au Bon Gourmet'.

Ese es el primer registro sonoro que se tiene de la canción. Apenas tres meses después, fue interpretada en el Carnegy Hall de Nueva York por los genios de la bossa nova con el saxofonista estadounidense Stan Getz, en el comienzo, además, de un romance musical en entre el jazz y la bossa nova.

La grabación de ese disco, un LP de acetato (ya una pieza de museo), fue el comienzo del éxito mundial de la canción, la décima con más versiones en la historia de la música comercial popular según el portal sololistas.net.

A ese lugar llegó en parte cuando, en 1967, Frank Sinatra la grabó en inglés.

Han pasado 52 años desde aquel día de inspiración de Vinicius en el hoy bar restaurante 'Garota de Ipanema', donde meseros y camareros alistan mesas, organizan cubiertos, vasos y platos, para abrir en pocos minutos la puerta en la que un letrero avisa que el sitio es 'Patrimonio Cultural de Río de Janeiro', mientras la custodia un administrador que gruñe como bulldog y pide plata a cambio de echar el mismo cuento una y otra vez…

‘Un himno en Brasil’: la letra de 'Garota de Ipanema'

Olha que coisa mais linda
Mira que cosa más linda

Mais cheia de graça
Más llena de gracia

É ela menina
Es ella muchacha

Que vem e que passa
Que viene y que pasa

Num doce balanço a caminho do mar
En un dulce balanceo camino al mar

Moça do corpo dourado
Moza (Chica) de cuerpo dorado

Do sol de Ipanema
Del sol de Ipanema

O seu balançado é mais que um poema
Su balanceo es más que un poema

É a coisa mais linda que eu já vi passar
Es la cosa más linda que ya vi pasar

Ah, porque estou tão sozinho
Ay, por qué estoy tan solo

Ah, porque tudo é tão triste
Ay, por qué todo es tan triste

Ah, a beleza que existe
Ay, la belleza que existe

A beleza que não é só minha
La belleza que no sólo es mía

Que também passa sozinha
Que también pasa sola

Ah, se ela soubesse
Ay, si ella supiese

Que quando ela passa
Que cuando ella pasa

O mundo interinho se enche de graça
El mundo entero se llena de gracia

E fica mais lindo
Y queda más lindo

Por causa do amor
Por culpa del amor

GABRIEL MELUK
Enviado especial de EL TIEMPO
Río de Janeiro

Más noticias sobre Otras noticias

Publicidad

Publicidad

Publicidad