Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

El fútbol que se vio en el Mundial de Brasil-2014

EFE

Acá estoy dando solo una visión particular de lo que dejó el Mundial de Brasil, no ninguna verdad. En la vida y en el fútbol nadie tiene la verdad. El fútbol es un escenario estelar para el debate, y luego para la reflexión. “Conocer no es tener certezas absolutas, es saber dialogar con la incerteza”.

1. Gran variedad de módulos tácticos. 4-4-2; 4-3-3; 5-4-1; 5-3-1-1; 4-1-4-1; 4-4-1-1; 3-3-1-3; 4-2-3-1. Hubo equipos que combinaron dos módulos: uno para atacar y otro para defender. Por ejemplo: atacaban 4-3-3 y defendían 4-4-1-1; así, algunos entrenadores manejaron variantes según las características de sus jugadores y situaciones estratégicas del juego.

2. Velocidad en juego. Importancia de las transiciones defensivas-ofensivas. Alemania: su juego de posesión, inteligente en movimientos sin balón, que le otorgaban opciones de gol frecuentes, demostrando ser un equipo de gran contundencia ofensiva, cadencioso, respetando coherentemente los ritmos del juego, dependiendo de las zonas en las que se desarrollaba la jugada, priorizando una propuesta colectiva con combinaciones precisas en ataque.

Argentina: también lo hizo sin tener el toque en velocidad y profundidad de Alemania, sin contundencia en las llegadas, dependiendo de las genialidades de Messi, quien no tuvo un gran partido.

3. Juego ofensivo con muchas imprecisiones, muchas pérdidas de pelota en zonas vitales que provocaban transiciones que fueron bien aprovechadas, y por eso es este uno de los mundiales con más número de goles.

Algunos equipos sin asumir demasiados riesgos, y con miedo al error. Una buena defensa se construye con un buen ataque. No se suman. Hacen parte de un todo. Interaccionan y, de ese equilibrado accionar, se da solidez al funcionamiento colectivo. “Quien funciona en unidad lo tiene todo”.

4. La falta en una acción ofensiva rival. Tras pérdida de pelota como medio táctico de detener transiciones. Imprecisiones que originaron goles que definieron muchos trámites de partidos y clasificaciones.

5. Cohesión de equipo. Grupo. Definitiva la resignación de egos en la convivencia de un grupo para poder rendir como equipo. Presencia y actividad importante del psicólogo deportivo en el Cuerpo Técnico. Moderación en el triunfo y solidez en la derrota.

6. Jugador genial, distinto, es y será el mejor intérprete. En él se distinguirá de forma original la eficacia, el desequilibrio, el rendimiento, la belleza, el espíritu de grupo, la voluntad de vencer, la acción desequilibrante ante cualquier defensa por más sólida que sea.

Ese jugador ha estado ausente en este Mundial por lesión. Los mejores no vinieron a este torneo. Y los que vinieron no estuvieron… en su verdadera dimensión, ejemplo: Van Persie, Messi, Neymar, Sneijder, Ronaldo, Agüero, Pirlo, Buffón, Drogba, Iniesta, Xavi. Pero dieron espacio a que jugadores como James Rodríguez, Mascherano, Navas, Varane, Di María, Neuer, Kroos, Pogba, Fellaini, por ejemplo, se hayan convertido en figuras.

Fue un torneo parejo entre buenos jugadores. Todos los equipos tenían la misma opción de ganarlo. Era para cualquiera.

Al final, los equipos se fueron así

Brasil: cinco veces campeón del mundo, humillado.

España: campeona del mundo, abatida.

Inglaterra: campeona del mundo, enojada.

Italia: campeona del mundo, furiosa.

Uruguay: campeona del mundo, decepcionada.

Francia: campeona del mundo, desencantada.

Colombia: feliz.

Costa Rica: muy feliz.

Chile: sabe que este Mundial pudo ser mejor.

Portugal: inconforme.

Holanda: conforme, nunca ganó un Mundial y ha tenido oportunidades de ganarlo.

DIEGO UMAÑA
Para EL TIEMPO

 

 

Más noticias sobre Otras noticias

Publicidad

Publicidad

Publicidad