Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Mario Götze, elegido el hombre de la final por la Fifa

AFP

El rostro empapado en sudor, colorado y agitado de Miroslav Klose contrastó con el de niño bueno y hasta bien peinado de comercial de televisión de Mario Götze. Los dos jugadores se encontraron en la zona de cambios a los 43 minutos del segundo tiempo, cuando Alemania empataba 0-0 con Argentina y todo presagiaba que habría alargue en la final del Mundial-2014.

Y así ocurrió. Götze entró fresco al campo del Maracaná, mientras los rostros de los defensas argentinos reflejaban el mismo cansancio de Klose. Además, el mediocampista del Bayern Múnich entró a jugar de atacante, como un pívot, entrando y saliendo del área argentina para cansar más a sus rivales y arrastrar las marcas.

Pese a que corría más que sus rivales, a que hacía diagonales de izquierda a derecha y viceversa, Götze no tenía oportunidades de anotar. El tiempo pasaba y ya se empezaba a presagiar que el ganador de la Copa del Mundo se decidiría en tanda de cobros desde el punto penalti.

Sin embargo, Götze estuvo en el lugar que era y en el momento preciso. A los 112 minutos de juego, recibió un pase preciso de Schürle desde la izquierda, recibió libre de marca, paró la pelota con el pecho y dejándola caer, la cacheteó de zurda para vencer al arquero Sergio Romero y meter un golazo, el único del partido, el que decretó la victoria el título mundial para Alemania.

Götze celebró la anotación con la alegría de niño que lleva en la cara y una sonrisa que aún perdura, que se multiplicó al terminar el partido y agarrar entre sus manos la Copa del Mundo. Entró para reemplazar a Klose, el máximo goleador en la historia de los mundiales, y para gritar el gol más importante de su vida, el del cuarto título mundial de Alemania.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Enviado Especial de Futbolred
Río de Janeiro

Más noticias sobre Equipos en el Mundial

Publicidad

Publicidad

Publicidad