Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Desempate entre Alemania y Argentina en el Maracaná

AFP

Están empatados Argentina y Alemania. Cada uno ha ganado una final de las dos en que se han enfrentado en los mundiales. Por eso la de este domingo, la tercera en que estarán cara a cara, tiene un motivo adicional para pensar que será inolvidable, ya que desequilibrará la balanza.

Gauchos y germanos se midieron en la final de México-86. Con el estadio Azteca a reventar, los argentinos conquistaron su segunda corona guiados por Diego Maradona.

Argentina dominó el primer tiempo y parte del segundo, y logró estar en ventaja 2-0 con goles de José Luis Brown y Jorge Valdano.

El resultado parcial presagiaba un final de partido sin dramas para los dirigidos por Carlos Bilardo, pero Alemania reaccionó y empató con anotaciones de Karl-Heinz Rummenigge y Rudi Voeller.

A los argentinos parecía que se les caía encima el Azteca y los teutones, al contrario, daban la imagen de seguir de largo. De pronto, a los 38 minutos del segundo tiempo, Maradona paró la pelota con el pecho, se volteó y se la dio con un toque sutil de zurda a Jorge Burruchaga, que en una carrera veloz y estremecedora batió al arquero Harald Schumacher y logró el gol del triunfo 3-2.

Ambas selecciones se volvieron a enfrentar en una final más pronto de lo esperado. Fue en Italia-90. Alemania llegaba como favorita y volvía con la base de México y el mismo técnico, el ‘Kaiser’ Franz Beckenbauer.

Argentina, al contrario, estaba disminuida. Maradona jugaba infiltrado en su tobillo izquierdo y Claudio Caniggia, la nueva sensación del fútbol gaucho, se encontraba suspendido por amonestaciones. No obstante, el partido fue parejo y los alemanes no encontraban espacios ni claridad en su juego. Argentina le plantaba cara, pese a jugar con un hombre menos desde los 20 minutos de la segunda parte. A los 40 minutos, Andreas Brehme cobró de manera magistral un penalti dudoso y eso le bastó a Alemania para ganar 1-0 y proclamarse por tercera vez campeón del mundo.

El arbitraje del mexicano Edgardo Codesal fue polémico y discutido, en especial por los argentinos, que acabaron el partido con nueve por la expulsión de Gustavo Dezzotti enseguida de la anotación. Mientras los alemanes reían y saltaban con la Copa Mundo en sus manos, Maradona recibía entre lágrimas la medalla de plata.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Enviado Especial de EL TIEMPO
Río de Janeiro​

Más noticias sobre Equipos en el Mundial

Publicidad

Publicidad

Publicidad