Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Vergüenza Mundial: Brasil, vapuleado 1-7 por Alemania en semifinales

Alemania humilló, goleó y eliminó a Brasil

Alemania humilló, goleó y eliminó a Brasil

Brasil armó un Mundial para quedar en la historia. Y lo hizo, pero de la peor manera. Se acabaron las sonrisas. Se agotaron las lágrimas. Pasaron los insultos. Los aplausos se quedaron guardados para una Alemania que goleó 1-7 y que mostró que va en serio por esta corona que los locales no tuvieron como pelear. (Reviva la crónica interactiva del partido.)

Para que se hagan una idea de lo que significaba este partido para los brasileños: 15 minutos antes del partido, la cadena de TV Globo mostraba las calles de las principales ciudades del país. Hay más gente en la ciclovía en Bogotá un primero de enero a las 8 de la mañana. Los que no estaban en el Mineirão se repartían en los distintos Fan Fest, esperando una gran fiesta. Les tocó un velorio. (Vea aquí: La aplastante derrota de Brasil contra Alemania, en imágenes.)

Estaban, frente a frente, dos equipos que se alejaron del todo de sus escuelas tradicionales. Brasil, que lo poco que han mostrado de talento en esta Copa tuvo muchas veces que ver con Neymar, apelaron a un esquema tacaño para suplir su ausencia. Los alemanes, en cambio, ahora manejan la pelota, ya no les quema en los pies. Hacen varias series de pases. Y además, se pusieron para este partido los colores de uno de los equipos más emblemáticos del país sede, Flamengo. Parecían el Flamengo de comienzos de los 80…

Así, Alemania demostró que aprendió la lección y a jugar a otra cosa. Brasil, que dependía mucho de Neymar y que en ningún momento preparó un plan B. Siempre dio la impresión de que caminaba sobre el borde de una terraza, que en cualquier momento se iba a resbalar, que la presión lo estaba acabando. Aun así, subió muchos pisos hasta la semifinal. Y ahí se cayó. El golpe fue fuerte. Terriblemente fuerte. (Neymar estuvo presente en la derrota de Brasil en el Mineirão.)

"Es un gran equipo Alemania. Viene jugando junto hace seis años. Los jugadores vamos a agradecer el apoyo, vamos a disculparnos. Esto es muy fuerte, hay que reconocerlo. Nadie esperaba esto", dijo el portero Julio César.

Y por eso, comenzaron a caer los goles, uno tras otro. A los 11 minutos, Bastian Schweinsteiger levantó un tiro de esquina, Brasil demostró una inocencia terrible para marcar (corrieron todos buscando una pelota que los superó) y Thomas Müller remató tan solo como estaban las calles de Brasil en ese momento.

Luego vinieron los siete peores minutos del fútbol brasileño en toda la historia. Peores, incluso, que el Maracanazo. Y en el primero, se acabó uno de los récords de la Copa del Mundo: Miroslav Klose aprovechó una jugada de Toni Kroos y un rebote de Julio César tras un remate suyo para anotar el 0-2 y convertirse, con 16 anotaciones, en el mayor goleador de la historia de los Mundiales.

Dos minutos después, Kroos anotó el tercero tras un centro de Philip Lahm. A los 25, Fernandinho perdió una pelota saliendo y Kroos, tras una pared con Sami Khedira, hizo el cuarto. Y a los 28, Oscar perdió una bola con Lahm y Khedira hizo el quinto.

Alemania se apiadó de Brasil, bajó el ritmo y le entregó la pelota a su rival, que demostró, como les pasaba a los europeos hace 30 años, que la pelota les quemaba. Lo mejor que les podía pasar era que se acabara el primer tiempo.

Luiz Felipe Scolari trató de arreglar el problema con lo poco que le quedaba en el banco. ¿Qué otra podía hacer? Afuera Fernandinho y Hulk, adentro Ramires y Paulinho. Y Alemania, por si a Brasil le daba por levantar la pelota para buscar a Fred, metió al gigante Per Mertesacker en lugar de Hummels.

Brasil mejoró un poquito. Paulinho hizo el primer remate al arco de su equipo a los siete minutos del segundo tiempo. Neuer hizo una doble atajada y demostró que si a Alemania le tocaba atacar, él estaba listo para responder. Alemania le dio por apretar un poquito el acelerador y marcó dos goles más. El autor, Andre Schürrle, que había reemplazado a Klose. A los 29, un juego de puro toque suramericano entre Müller y Lahm lo remató Schürrle. Y diez minutos después, el mismo Schürrle marcó el séptimo, con un remate de zurda.

A esa hora se agotaban las lágrimas de la mayoría del Mineirão, que lloraba desde una hora antes. Y comenzaba la impotencia. Y los hinchas alemanes que se arrumaron en una esquina comenzaron a cantar "Río de Janeiro, oh, oh, oh, oh, oh". Y luego el ole que tantas veces le cantaron a su equipo.

El descuento de Brasil, que llegó en un contragolpe que remató Oscar a los 90 minutos, fue una anécdota. Alemania está en la final. Brasil, que armó la fiesta para celebrar dentro de cinco días en Río de Janeiro, la cambió por la peor humillación de su historia.

Síntesis

Brasil: Julio César; Maicon, Dante, David Luiz, Marcelo; Fernandinho (Paulinho, m.46), Luiz Gustavo, Hulk (Ramires, m.46), Oscar, Bernard y Fred (William, m.71).

Alemania: Neuer; Lahm, Hummels (Metersacker, m.46), Boateng, Höwedes; Schweinsteiger, Khedira (Draxler, m.75); Müller, Kroos, Özil y Klose (Schuerrle, m.59)

Goles: 0-1, m.11: Thomas Muller; 0-2, m.23: Klose; 0-3, m.24: Kroos; 0-4, m.26: Kroos; 0-5, m.29: Khedira; 0-6, m.70: Schurrle; 0-7, m.77: Schurrle. 1-7, m.90: Oscar

Árbitro: Marco Rodríguez (MEX).

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Enviado especial de EL TIEMPO
Belo Horizonte

Más noticias sobre Equipos en el Mundial

Publicidad

Publicidad

Publicidad