Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Por 'arrogancia', Argentina no es la favorita de los latinoamericanos

Reuters

Aunque Argentina es la única esperanza para América Latina de levantar el codiciado trofeo del Mundial, muchos en la región se rehúsan a la perspectiva de que su "soberbio" colega consiga el mayor triunfo del fútbol.

La región, obsesionada con el fútbol, es un hogar dividido de cara a la final del domingo contra Alemania en el legendario estadio Maracaná de Río de Janeiro. Si bien parece que la lealtad latinoamericana tiene un poco de ventaja, un significativo número de hinchas dicen que no pueden soportar una victoria 'albiceleste'.

"No quiero tener a los argentinos baboseando que son campeones, que ganaron en Brasil, que es su mayor rival, y también diciendo que tienen una copa más que nosotros", dijo Alberto Scaglia, un comerciante de 44 años en Montevideo, Uruguay, un pequeño país con frecuencia eclipsado por su gigante vecino. "Me alegra que esté un sudamericano en la final, pero no Argentina", agregó Scaglia, quien le apostará a Alemania.

Argentina, que tiene una importante población de raíces europeas y en la década de 1930 era uno de los países más ricos, tiene una reputación de arrogancia en gran parte del resto de América Latina, históricamente más pobre y con una mezcla de razas mayor.

"Si ganan los argentinos van a ser insoportables", dijo Juan Carlos Chávez, un publicista de 37 años en Bogotá, Colombia. "Tienen el Papa, la reina de Holanda, ¡no pueden tener el Mundial también!", exclamó refiriéndose al Papa Francisco, el primer pontífice latinoamericano, y la reina Máxima, nacida en Argentina.

La contraposición

Ese sentimiento resonó hasta en los estadios brasileños con el cántico "¡Menos Argentina, América Latina!". Pero muchos en América Latina, que comparte una lengua, una historia similar y muchas referencias culturales, dicen que apoyarán a Argentina, vista por algunos como un primo con quien se tienen diferencias, pero es familia al fin y al cabo.

"Son soberbios, son sobrados y todo lo que quieras, pero son latinoamericanos y para mí eso cuenta más que lo otro", dijo Elizabeth Solar, una contadora retirada de 61 años en Santiago de Chile. "Somos hermanos, somos latinos, hay que apoyarlos, es importante. Me he criado así, así me enseñaron en el colegio", agregó.

Muchos latinoamericanos pueden identificarse con la crianza, con frecuencia carenciada, de los futbolistas locales y les cautiva su ascenso a la fama. La región tiende a cerrar filas a su alrededor, especialmente cuando el rival es un país europeo rico y distante como Alemania.

"Alemania no necesita ganar, pero lo merece"

"Voy a apoyar incondicionalmente a Argentina (...) En este momento lo necesita", dijo Rubén Fernández, un exmarinero de 62 años en Santiago.

"Están comiendo pan duro, están muy mal económicamente. El Mundial le va a subir su autoestima, que lo necesita. Los alemanes no lo necesitan", agregó.

Los puristas del fútbol dicen que aunque Alemania tal vez no necesita ganar, su equipo eficiente y organizado lo merece. "El fútbol alemán no es tan llamativo como el latinoamericano pero es centrado", dijo Francisco Ramírez Ramos, un abogado de 24 años en Venezuela. "Están siempre organizados. Los mediocampistas están siempre en su lugar. Es como nado sincronizado", agregó.

Eso también atrae a algunos en la región por momentos políticamente tumultuosa, donde muchos admiran lo que consideran cualidades germanas de organización y estabilidad. Aún así, hay un impulso de personalidades locales, como el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y periodistas deportivos reconocidos de dejar las diferencias de lado y pensar primero en América Latina.

"Chilenos, seamos argentinos este domingo", escribió el periodista Diego Bastarrica. "Ahora salgan a ganar para que celebremos juntos como hermanos", instó a sus vecinos. 

Reuters

Más noticias sobre Curiosidades

Publicidad

Publicidad

Publicidad