Mundial 2014: Mundial Brasil 2014 >Copa Mundial Brasil 2014

Un especial de EL TIEMPO y Futbolred

Invasión argentina en Río de Janeiro

Invasión argentina en Río de Janeiro

Invasión argentina en Río de Janeiro

EFE

Río de Janeiro se convirtió en un río celeste y blanco. Unos 70 mil argentinos ya están en la sede donde este domingo se jugará la final del Mundial de Brasil-2014.

Copacabana y el sambódromo, dos de los sitios más turísticos, están invadidos por ellos, aunque el aeropuerto internacional de Galeao y casi todas las zonas de la 'Ciudad Maravillosa' también están llenas de gauchos.

Por las calles de Río los redobles de la samba le dieron paso a los cantos argentinos. En cualquier esquina de la ciudad se puede oír el ya famoso "Brasil, decime qué se siente", que inventaron poco antes de comenzar el Mundial. Así mismo, entonan himnos improvisados para Lionel Messi y cantan con fervor el "Volveremos volveremos, volveremos otra vez, volveremo'a ser campeones, como en el 86".

Hay miles que llegaron en carro. De hecho, entre los puntos 3 y 4 de Copacabana al menos el 80 por ciento de los autos estacionados son de argentinos que allí comen y duermen. La mayoría vienen de ciudades distintas a Buenos Aires. Unos han seguido a la selección albiceleste durante el mes que lleva el Mundial, pero muchos se animaron a viajar luego de la clasificación a la final.

"Acá en esta camioneta dormimos mi mujer, mi hija y yo. También cocinamos y comemos. La comida y los hoteles en Río están demasiado costosos y con la moneda argentina tan devaluada ni hablar", dice Mateo, que vino a Río desde Santa Fe y asegura que ha recorrido más de seis mil kilómetros en Brasil siguiendo a la selección.

Aunque por aquello de la histórica rivalidad futbolística entre ambos países la mayoría de los brasileños no ve de buena gana la invasión argentina en Río de Janeiro, quienes sí están felices son los comerciantes, a quienes se les revivió el negocio por cuenta de los 70 mil gauchos que se encuentran aquí y que son los principales consumidores en el final del Mundial.

"Nosotros vinimos once, pero uno tuvo que irse a Buenos Aires. Llegamos el viernes pasado a Río y la hemos pasado bárbaro. Vinimos solo a esta ciudad, creyendo que el equipo iba a llegar a la final y ahora va a salir campeón", cuenta Daniel, un cordobés que además es el encargado de amenizar el lugar y le sube el volumen al carro para que todos escuchemos una cumbia argentina.

"Somos estudiantes de administración de empresas e hicimos un presupuesto muy alto desde el año pasado, para poder venir sin ningún problema económico. Creo que nos pasamos en un 50 por ciento y eso fue muy bueno, porque además estamos vendiendo camisetas de la Selección y una estampada de recuerdo del Mundial", afirma Oscar, el líder de un grupo de jóvenes universitarios que tiene más que nada la casaca con el número 10 de Messi y recorrieron 3.400 kilómetros desde Mar del Plata.

Este jueves, la Secretaría de Turismo de Río de Janeiro resolvió darles estacionamiento gratis y espacio para que se queden en Camino Niemeyer y Niteroi, dos zonas tradicionales de Río. Sin embargo, la entidad se encuentra en estado de alerta y elabora un plan B porque prevé que la invasión argentina puede generar un colapso en la ciudad.

GABRIEL BRICEÑO FERNÁNDEZ
Enviado Especial de Futbolred
Río de Janeiro

Más noticias sobre Curiosidades

Publicidad

Publicidad

Publicidad