Cincuenta personajes dicen qué fue lo mejor de la cultura en el 2017

Cincuenta personajes dicen qué fue lo mejor de la cultura en el 2017

Escritores, periodistas, artistas, cineastas y más conforman esta lista.

Ilustración José Antonio Suárez Londoño

El artista colombiano José Antonio Suárez Londoño nos hizo este maravilloso dibujo para celebrar la cultura en el 2017.

Foto:

José Antonio Suárez Londoño

11 de diciembre 2017 , 04:12 p.m.
Martín Caparrós, periodista argentino


"Estuve en la Fundación Prada de Milán viendo Carne y arena, una instalación del director de cine mexicano González Iñárritu: es una puesta de realidad virtual que te coloca en medio de unos pobres migrantes mexicanos que intentan cruzar clandestinos, a través del desierto, la frontera con los Estados Unidos. Estás ahí, te asustas, te estremeces. Decididamente, la realidad virtual no se parece nada a ninguna otra manera de "contar" que yo conozca: en unos años será la que defina nuestros relatos".

María José Arjona, artista plástica

“La exposición de Xavier LeRoy en NC arte fue muy importante, aunque paso algo desapercibida. La muestra, titulada Retrospectiva por Xavier Leroy, proponía un dispositivo entre danza y performance que además incorporaba artistas de la maestría de la Universidad Nacional para generar un diálogo singular con el espectador. Creo que aún falta muchísimo para entender la importancia de este tipo de trabajos y en esa dificultad se revela el miedo que sentimos con el discurso del cuerpo. Otro evento interesante fue Björk digital. Entender la tecnología desde el ángulo que se presenta en esta obra abre una posibilidad infinita en relación al cuerpo, al sonido y a la interacción con otros. También la exhibición curada por María Belén Sáez de Ibarra, El origen de la noche, especialmente la obra sonora de Diana Rico y Richard Décaillet”.

Nina García, editora Elle Magazine

“Uno de los acontecimientos de este año fue la exposición Christian Dior, couturier du rêve, en el Museo de Artes Decorativas de París. Las filas de gente en busca de entrar es un ejemplo del extraordinario interés que el público tiene por el mundo de la moda. Ver de cerca la evolución de una casa de modas que es sinónimo de Francia y de alta costura –bajo la batuta de sus directores creativos: Christian Dior, Yves Saint Laurent, Marc Bohan, Gianfranco Ferré, John Galliano, Raf Simons o Maria Grazia Chiuri– es una de las experiencias culturales que quedarán grabadas en mi retina”.

Christian Dior

Fotografía © Adrien Dirand

Foto:

Fotografía © Adrien Dirand

Carolina Sanín, escritora

“Recomiendo el libro Sirirí, de Francisco Barrios. Cuentos que exploran las trampas y dobleces de la masculinidad. Es una escritura sorprendente y cómica”.

Marianne Ponsford, directora de Cerlalc

"La mujer del animal, de Víctor Gaviria. Desde lo que aparenta ser una narrativa de horror descarnado y casi insoportable, del sufrimiento sin tregua de una mujer nacida en la pobreza extrema, nace la flor de lo sutil: Gaviria se atreve a plantear que el origen de todas las violencias está en la violencia contra la mujer. Una propuesta de tremenda envergadura intelectual, y una joya cinematográfica". 

La mujer del animal

Imagen de 'La mujer del animal', película del director Víctor Gaviria.

Foto:
Camilo Jiménez, editor

“De 2017 quisiera destacar un producto cultural y un hecho cultural. El producto es la película La mujer del animal, de Víctor Gaviria. Una cinta dura y difícil, sí, porque la realidad colombiana —que la película retrata con una fidelidad pasmosa— es dura y difícil. El hecho cultural es la ninguneada de que fueron víctimas las escritoras colombianas en el evento literario del Año Colombia-Francia, y el manifiesto Colombia tiene escritoras que resultó de ello. Después del papelón que hicieron el Ministerio de Cultura y las instituciones y personas encargadas de organizar el acto, esperaría uno que de aquí en adelante no va a haber un solo evento literario o cultural en Colombia en el que no haya igualdad en la participación de hombres y mujeres. La situación y el manifiesto marcan un punto de quiebre en la historia de la literatura colombiana”.

Sara Mesa, escritora española

“Como con lo que más cómoda me siento es con los libros, recomendaría El domingo de las madres, la última novela del escritor británico Graham Swift, que este año ha publicado Anagrama. Es una novela corta, bellísima, en la que a través de la figura de una criada se habla de literatura, clases sociales y epifanías vitales. Swift es un maestro de las estructuras lingüísticas, leer su prosa es lo más parecido a navegar en palabras. Es uno de los libros que más me ha gustado no sólo de este año, sino de toda mi vida lectora, y tengo la sensación de que ha pasado un poco desapercibido. Por eso lo elijo".

Melba Escobar, escritora

“La película Amazona fue lo que más me impactó. Aborda, desde una perspectiva muy honesta, una temática que no es fácil. Me gusta que tiene humor siendo un tema bastante dramático, y no ejerce ningún tipo de moralismo alrededor de la maternidad. De alguna manera descoloca muchos tabúes alrededor de lo que significa ser madre”.

Amazona

Amazona, documental de Clare Weiskopf.

Foto:
Giuseppe Caputo, escritor

"Al igual que el maravilloso documental Amazona, de Clare Weiskopf, que problematiza y complejiza uno de los lugares sagrados de la sociedad colombiana –la maternidad–, las novelas Animales del fin del mundo, de Gloria Susana Esquivel, y La perra, de Pilar Quintana, tocan eso que a veces es tan difícil de tocar y de sacar de su histórica sacralidad: la figura de la madre. Si Amazona es el triunfo de una maternidad libre, ajena al sacrificio y la culpa, las novelas de Esquivel y Quintana narran el deseo de maternidad en contigüidad con el fracaso estrepitoso de la maternidad. Con propuestas estéticas radicalmente diferentes –escrituras que confirman que los buenos narradores son, ante todo, poetas–, Weiskopf, Esquivel y Quintana nos recuerdan lo obvio: que una madre es una madre y no una santa. Sin duda, de lo mejor del año: obras tan hermosas como desafiantes. Colombia tiene escritoras".

Adriana Laganis, librera de ArteLetra

“Destaco dos libros cuyos autores logran claras propuestas para el presente que vivimos en el mundo. Desde la seriedad y el compromiso de sus investigaciones, la inteligencia y sensatez, nos acercan a una compresión más profunda de nosotros mismos y del resto de la vida que nos ha ofrecido la ciencia y las humanidades:
Medio planeta. La lucha por las tierras salvajes en la era de la Sexta extinción, de Edward Wilson (Editorial Errata Naturae), y Decir No no basta, de Naomi Klein (Editorial Paidós)”.

Juan Gabriel Vásquez, escritor

El orden de la libertad, este libro que apareció en agosto pasado, es una dura anatomía de nuestros pecados ciudadanos. Mauricio García Villegas, que escribe en El Espectador una de las columnas más pertinentes de nuestro periodismo, es un miembro de esa especie que en algún momento indefinible comenzó a escasear entre nosotros: los liberales que son liberales. En este libro se pregunta, entre otras cosas, por qué nuestras sociedades han permitido o tolerado que las libertades se conviertan en enemigas del orden, y qué consecuencias tiene esa incapacidad histórica de inventar reglas y leyes que merezcan nuestro cumplimiento. García Villegas hace un viaje a las profundidades de nuestra idiosincrasia: aquí están las raíces históricas, religiosas y políticas de lo que somos los colombianos. El diagnóstico es espeluznante, pues el incumplimiento de las normas, la insolidaridad ciudadana, la corrupción y la inoperancia de las instituciones no son aquí fríos asuntos sociológicos, sino las posibles causas de nuestras tragedias más íntimas. Pero García Villegas, humanista hasta la médula, sigue confiando en que nuestras sociedades puedan salir de estos huecos de desconfianza y anomia en que suelen caer. El libro, en suma, quiere proponer una hoja de ruta para que los valores del orden y la institucionalidad puedan reclamarse desde el liberalismo progresista, tolerante y laico. Para mí, la hoja de ruta debería comenzar aquí mismo: con la lectura de estas páginas”.

Renato Cisneros, escritor peruano

“Literariamente, destaco el homenaje a la totémica Cien Años de Soledad, y el recuerdo de Rulfo y Vallejo, nacidos hace cien y ciento veinticinco años respectivamente, cuyas obras portentosas siguen iluminando el castellano de este siglo. Cinematográficamente, diría que el estreno de Blade Runner 2049 fue importantísimo en tanto nos invitó a revisar la Blade Runner original, la canónica, la de Ridley Scott, y a reparar en lo bien que ha envejecido el universo ficcional de un autor como Phillip Dick. Tampoco me gustaría dejar de mencionar la segunda temporada de Stranger Things, tan bien lograda como su antecesora. Sin embargo, para un peruano de mi generación, el hecho cultural del año es, sin duda, el regreso de la selección de fútbol a la Copa del Mundo después de 36 años de merecidas ausencias. Desde la noche de la clasificación, ya no somos los que éramos”.

Blade Runner 2049

Blade Runner 2049.

Foto:
Luis García Montero, escritor español

“En medio de la crisis, cuando todo nos invita a pensar mal, defiendo el derecho a la admiración. Disfruto la música, la pintura, el teatro, la novela, pero guardo para la poesía un rincón especial. Y cómo la invitación a elegir me llega con aires colombianos, me decido por un libro de Piedad Bonnett, Los habitados, un gran libro que ha publicado en 2017 la editorial Visor”.

Daniel Jiménez, director de Entreviñetas

“En los últimos diez años el cómic latinoamericano ha visto una erupción significativa de autores con estilos diversos, consolidados y resonantes con las tendencias mundiales. Este año se publicó El Volcán, la primera antología que pretende poner en foco a los autores más reconocidos e influyentes en todos los países de la región. Un suceso clave para comprender por qué, como nunca antes, se puede hablar hoy de un movimiento del cómic en América Latina. Esta antología, dirigida por José Sainz y Alejandro Bidegaray, supone un escalón más para dar cuenta de un movimiento cada vez más fuerte”.

Luis Fernando Roldán, artista plástico

“Como no vivo permanentemente en Colombia, de las exposiciones que vi me gustaron la curada por Juan Mejía en la Cámara de Comercio, Mutatis Mutandis; la muestra Matera de materas, de Manuel Kalmanovitz; la de Nicolás Consuegra en NC; la muestra Sin principio/sin final, en la Universidad Nacional; Referentes, en ArtBo, curada por Silvia Suárez, y la exposición sobre María en la Biblioteca Nacional. En libros tuve la grata satisfacción de leer El diablo de las provincias, de Juan Cárdenas, y Los emigrantes, de W.G. Sebald. En cine, la última película de Agnès Varda y JR, Caras y lugares”.

Natalia Santa, directora de cine

“El 2017 fue sin duda un gran año para el cine documental colombiano. Se estrenaron en salas comerciales y con records de taquilla al menos cinco documentales con temáticas y miradas tan variadas como complejas. Señorita María, la falda de la montaña, de Rubén Mendoza, nos lleva con delicadeza y sin afán por los días de una campesina boyacense que nació hombre y escogió ser mujer. La película se va revelando como el retrato de un personaje extraordinario, pero también de una sociedad marcada por la religión y la superstición, por la violencia silenciosa en el hogar, por la intolerancia y el miedo. Un documental que nos pone en el lugar del otro, en las faldas de la señorita, y nos presenta a un ser humano excepcional, más allá de cualquier juicio o prejuicio”.

Señorita María

Imagen de 'Señorita María, la falda de la montaña', documental del director Rubén Mendoza.

Foto:
PowerPaola, ilustradora

“Hay dos películas que me movieron por dentro y no puedo dejar de pensar en ellas. Los documentales: Amazona, de Clare Weiskopf, y Señorita María, La falda de la montaña, de Rubén Mendoza. Me parecen necesarias para tener un pensamiento más expansivo, cambiar los paradigmas sobre el ser madre, ser mujer y lo que debe ser la familia”.

Luis Noriega, escritor

"En 2017 leí por lo menos tres novelas colombianas excelentes —La perra, de Pilar Quintana, Criacuervo, de Orlando Echeverri Benedetti y Tiempo muerto, de Margarita García Robayo—: ¿cómo quedarme con una? Así que voy a hacer trampa y recomendar un libro que reúne a esos tres autores y varios más (incluido este servidor, pero ese es un defecto menor): la antología de cuento Puñalada trapera. Editada por Juan Fernando Hincapié, ilustrada por Marcela Quiroz y publicada por Rey Naranjo, esta colección ofrece un panorama estupendo de la narrativa colombiana actual”.

Pablo Guerra, editor de Cohete Cómics

“Me gustó la película de Jordan Peele, Get Out. Fui fiel seguidor de Key & Peele y me encantó ver ese mismo sentido de la exageración puesto ya no al servicio de la comedia sino del terror. Me gustó el webcómic On the sunbeam, de Tillie Walden, que se terminó de publicar al comienzo de este año. Walden es una narradora gráfica joven llena de buenas ideas y recursos que recuerdan lo clásico sin pasar por el ejercicio de imitación nostálgica. Siguiendo con cómic, recomiendo Ñ comme viñetas, la antología de historieta colombiana que publicó L'Égouttoir en Francia, y El volcán, un compilado de historieta latinoamericana que editó Musaraña en Argentina”.

Fernando Montaño, bailarín

“La nueva producción de La Bohème, del Royal Opera House. Sin perder lo tradicional, logran hacerla más moderna y fresca. El libro Riplay's Believe it or not, que nos lleva a imaginarnos cosas imposibles de creer. En televisión, World of Dance, una plataforma para bailarines de cualquier lugar del mundo, y The Crown, sobre la reina Isabel II. La exposición Christian Dior, couturier du rêve, en París, para los amantes de la moda. En música, la canción Despacito… creo que todos la hemos bailado. Y en cine, The death of Stalin, una comedia satírica fantástica”.

Piedad Bonnett, escritora 

“Estas elecciones son siempre caprichosas, un tanto arbitrarias, pero también interesantes. Porque uno podría elegir tanto la retrospectiva que hay ahora de Max Ernst en el MoMA de NY, o la que ya hubo en el Pompidou sobre Hockney, como la apertura de ese Museo extraño que es el Louvre de Abu Dabi o la reciente obra de Doris Salcedo en Madrid. Elijo, sin embargo, por lo que nos atañe y por la magnitud del proyecto, las Jornadas Cruzadas Colombia Francia, que permitieron un intercambio sustancial entre estos dos países, en diversos terrenos de la cultura. A pesar de los debates sobre equidad de género o de las críticas a ciertos aspectos de la organización, pienso que es muy importante que hayamos podido conocer nombres nuevos de la cultura en Francia, y, sobre todo, que allá hayan visibilizado a Colombia, en este momento tan definitivo del fin de la guerra, a través de su arte, su música, su literatura, su teatro. El sólo hecho de que conozcan la obra de Beatriz González, las justifica”.

Beatriz González

Exposición de Beatriz González, en Burdeos.

Foto:
Fanny Buitrago, escritora

Me impactó la Fiesta del Libro de Medellín, su organización, la estupenda acogida que les presta a escritores y editoriales, así como el fervor que manifiestan por nuestra literatura. Un evento que enaltece a Colombia y se opone por sí mismo, con claridad y sencillez, a las manifestaciones de violencia. No puedo dejar de mencionar la obra de teatro Ascuas y azufre, de Juan Diego Arias, dirigida por Diego Barragán, que estuvo en el Teatro Libre de Bogotá y en la que actúan en forma magistral Jorge Plata y Jeyner Gómez. Sátira de humor negro que es una estupenda muestra de la dramaturgia nacional y denuncia la corrupción que acosa a todos los países del mundo”.

Pilar Quintana, escritora

“Este año leí libros y vi películas sobre todo de mujeres y eso redefinió muchas de mis ideas sobre ser mujer. Me encantó la novela Distancia de rescate, de Samanta Schweblin, el lugar desde donde mira la maternidad, desde la obsesión y la animalidad. Alice Munro también fue un descubrimiento para mí. Ella me mostró cómo desde la cotidianidad, desde lo supuestamente ‘normal’ nos entendemos como personas del todo singulares. En Canción dulce, de Leila Slimani, exploré un lado menos visible de la maternidad: el de los miedos y las culpas. Me impresionó la película Raw, de Julia Ducournau por –precisamente– su crudeza. Y con el documental Amazona, de Clare Weiskopf, pude constatar la intuición de que para ser buena mamá primero una debe desprenderse del deber ser y ser feliz como individuo. Por otro lado, creo que todos los colombianos debemos oír los dos podcasts de Radio Ambulante sobre la tragedia de Armero, Los niños perdidos”.

Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional

Tú no eres como otras madres, de la alemana Agelika Schrobsdorff. La autora reconstruye la fascinante vida de su madre durante la primera mitad del siglo XX en Berlín. Se lee como una novela, porque el personaje de la madre parece encarnar una vida de ficción: con una personalidad luminosa, exquisita e indomable, desbordante de capacidad intelectual, queda atrapada ante la inexplicable locura que ella misma denominó como “una grandiosa danza de la muerte”. Vivió el esplendor de la fuerza creadora, ejerciendo la libertad de tomar sus propias decisiones. La narración –está escrita y armada magistralmente– es tan rica en matices como la historia que describe. Sin embargo, lo que nos impele a leer sin parar este bello libro es el privilegio de presenciar cómo la fortaleza interior de una mujer, el humor y la sensibilidad, la fuerza interior que da un riquísimo mundo interior, nos mantiene viva la ilusión de que es posible hacerle frente al abismo y tomar partido por la vida”.

Margarita Posada, escritora

“La metamorfosis de mamá”. Así se refiere el niño que narra esta historia a la concatenación de eventos divertidos y desafortunados que llevan a su madre a cruzar esa delgada línea que divide a la cordura de la locura. Y digo divertidos y desafortunados porque en este relato se hace evidente algo que olvidamos con facilidad: que la diversión y la euforia no siempre son sinónimos de felicidad y que la desventura no necesariamente proviene de lugares lúgubres. Nunca había escuchado con atención Mr. Bojangles de Nina Simone, una canción que se repite una y otra vez en el hogar roto de nuestro personaje y que le da título a esta novela redondita del francés Olivier Bourdeaut. No sé si espante a algunos diciendo que la historia que aquí se narra se parece de cierto modo a la trillada película italiana La vida es bella, en el sentido de que convierte en graciosa una situación trágica, aunque sin ese sabor empalagoso de Benigni. Bourdeaut hace tan verosímil la voz de su narrador infantil, que hasta me hizo recordar cómo veía yo las tragedias familiares cuando niña y, cómo, gracias al cielo, jamás entendí la magnitud ni la gravedad de lo nos estaba pasando o, mejor, de lo que nos sigue pasando, que no es otra cosa que la vida”.

Sylvia Ospina, directora de artes del British Council

“El concierto de U2 porque se presentaron en un momento histórico importante y por la entrega con la que Bono se dirigió al público. Fue conmovedor y de una calidad impecable, tanto en lo musical como en la producción audiovisual”.

U2

U2 en concierto.

Foto:
Fabio Rubiano, actor y director

“Destaco el crecimiento del teatro en Bogotá: cada día hay mayor afluencia de público, más creaciones, más dramaturgos. Otro hecho determinante, más allá de las controversias, es el evento de Colombia en Francia y Francia en Colombia. En dramaturgia destaco a Erik Leyton, que volvió a ganar el premio Teatro en estudio, con La niña de papá, una nueva muestra de su consolidación como dramaturgo y escritor integral de drama. Dentro de las películas, dos colombianas: El silencio de los fusiles y Señorita María, la falda de la montaña. Dos testimonios de que sí se puede hacer un cine profundo, nacional, propio y con contenidos controversiales. De afuera, la iraní El cliente, la argentina El ciudadano ilustre y la coreana La Doncella. En televisión, la serie La nocturna, con actuaciones nuevas y frescas como la de Ernesto Ballén y Marcela Valencia. Otra serie con componente colombiano fue Hasta que te conocí, con Julián Román en su mejor nivel, que este año recibió nominación al Emmy”.

Juan Álvarez, escritor

La guerra inscrita en el cuerpo, informe nacional de violencia sexual en el conflicto armado, que es un documento cultural y de investigación del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica, es muy relevante porque un país que termina una guerra es un país abocado al fin a mirarse a sí mismo. Un documento escalofriante e imprescindible como este empieza esa acción reflexiva de mirar. Sin ella no habrá futuro”.

Liliana Colanzi, escritora boliviana

No Intenso Agora, del director brasileño João Moreira Salles, es un documental atípico que muestra la intersección entre el hecho histórico y la vida personal: a partir del descubrimiento de unas cintas caseras de un viaje a la China de la Revolución Cultural que hizo la madre de Moreira Salles en los 60, el director reflexiona sobre la revuelta estudiantil de mayo del 67 en Francia y lo que significó para una generación vivir el día después de tanta intensidad. Un documental que transmite el deslumbramiento y la energía –y el posterior desencanto– que desata una revolución, y también una meditación sobre el vínculo entre la imagen y el contexto político”.

Carmen Millán, directora del Instituto Caro y Cuervo

“El proyecto de bibliotecas públicas móviles me parece muy importante. Está funcionando en los espacios territoriales de capacitación y reincorporación. Ver lo que está pasando en esos lugares con la población civil y la población desmovilizada para mí es un índice de esperanza. Por otro lado, los Festivales Internacionales de Poesía. Cada vez son más los eventos y los asistentes y porque la poesía como esperanza en la palabra para mí es un fenómeno cultural en Colombia”.

Rosario López, artista plástica

“La exposición más importante de este año fue la de Nicolás Consuegra en NC Arte, El espacio del lugar. El lugar del espacio. Fue una gran bofetada a las instituciones del arte, a la homogeneidad y a esa falta de respeto a la trayectoria del sentido de lo público que debe ser una institución. Él trasladó el museo de arte de la Universidad Nacional a un espacio privado como NC Arte. Dejó ver el doble juego del papel misional de ambas instituciones y, sobre todo, el del museo como bien cultural que vela por lo público y que en realidad no está ejecutando lo que debe”.

Nicolás Consuegra

'El espacio del lugar. El lugar del espacio'.

Foto:

Óscar Monsalve

Jaime Cerón, curador

El espacio del lugar del espacio. El lugar del espacio, la exhibición de Nicolás Consuegra que se presentó en NC Arte y que contó con la curaduría de Claudia Segura. Una intervención artística, concebida específicamente para ese sitio, que transformó temporalmente la arquitectura de la Fundación NC arte –un edificio de dos plantas– en el espacio del Museo de Arte de la Universidad Nacional –de una sola planta. La alteración que realizó en el espacio físico también afectó sus usos y generó en los espectadores una experiencia de extrañeza e inquietud acerca de lo que el arte deja comprender del mundo. Y el libro Conversaciones con el fantasma, de Martín Nova, que articula las voces y experiencias de treinta y dos personas que han trabajado a partir de diferentes roles dentro del campo del arte colombiano en los últimos cincuenta años”.

Jorge Carrión, escritor español

"Si tuviera que escoger una única obra de este 2017 no sería la novela El cuento de la criada, de Margaret Atwood, ni su magistral adaptación televisiva, ni el ensayo El futuro es vegetal, de Stefano Mancuso, ni ningún libro, película, disco, videojuego, cómic o serie de televisión, sino una exposición, una obra colectiva. Se trata de Forensic Architecture. Hacia una estética investigativa, un proyecto iberoamericano (Barcelona-Ciudad de México) que lleva el museo de arte contemporáneo al ámbito de la ciencia forense, el urbanismo y la arquitectura. Una experiencia con sabor de auténtica novedad".

Carolina Andújar, escritora

“Un concierto de la banda estadounidense de Black Metal melódico, Uada. Mi hermana me había dicho que era excelente y me invitó. Tenía razón: fue una puesta en escena espectacular, y las composiciones son de todo mi gusto. Es una banda que te hace sentir la música que interpreta. Compartir música en vivo con mi hermana es algo que me llena, y por fortuna hay organizadores que traen a Colombia bandas de metal que aún pueden sorprenderlo a uno. Hay que agradecer a estos organizadores por promover los eventos culturales underground con verdadero amor por la música y un respeto profundo por el compromiso artístico de estas bandas, sean nacionales o internacionales”.

Alejandra Costamagna, escritora chilena

“Uno de los productos más sobresalientes del año fue Radio Ambulante, el podcast en español a cargo de un equipo encabezado por Daniel Alarcón y Carolina Guerrero, que narra historias reales, alejadas del estereotipo de lo latinoamericano y hace radio como si hiciera literatura. En 2017 cumplieron cinco años de existencia y tal vez fue su momento de auténtica consolidación. En octubre recibieron el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar y vinieron a demostrar que, como ha dicho Alarcón, escuchar una buena crónica en radio es como estar frente a una novela en tercera dimensión”.

Catalina Casas, directora de la galería Casas Riegner

“Un disco: el que acaba de sacar Mónica Giraldo, Bajo el mismo cielo; un libro: Soy Bogotá (pero en este soy arte y parte, porque es una publicación de La Oficina del Doctor). Otro libro: el catálogo de la exposición de Beatriz González en CAPC, Museo de Arte Contemporáneo de Burdeos. Y la exposición curada por Beatriz González y Verónica Uribe, Libretas de dibujos, en la Casa Republicana de la Luis Ángel Arango".

Libreta de dibujos

Imagen de la exposición 'Libretas de dibujos'.

Foto:
Gilmer Mesa, escritor

“El producto más importante, por lo menos en música popular, es Servicios Ambulatorios, de los Alcolirykoz. Sin perder la esencia del barrio se van encumbrando en el universo total a través de líricas poderosas y bien trabajadas. Ellos han sabido encontrarle las curvas y poner a todo el mundo a escuchar rap. Otro disco que me parece importante es el de Salsa Big band, del maestro Rubén Blades, que acaba de ganar el Grammy Latino a mejor álbum del año. Y el mejor libro que leí de este año es Era más grande el muerto, de Luis Miguel Rivas. Con un lenguaje barrial, logra construir una historia muy creativa que revela muy bien las décadas 80 y 90 en Medellín".

Laura García, actriz

“En 2017, asistí asiduamente a la transmisión de Cine Colombia de obras del National Theatre de Londres, y al BIFF (Bogotá Film Festival). Del primero destaco Hedda Gabler, de Henrik Ibsen, que de nuevo me sorprendió, sobre todo porque yo la había representado y creía conocerla bien –nunca se puede conocer bien una pieza de tanto calado emocional–, y Rosencrantz y Guildenstern han muerto, de Tom Stoppard, un inteligentísimo juego dramatúrgico del escritor checo-inglés -macabro también- sobre las afugias de los amigos cortesanos de Hamlet. Dos clásicos obligados y esenciales de la dramaturgia universal. Y del BIFF destaco el estremecedor documental chileno El pacto de Adriana, que describe el silencio pactado entre torturadores de la era Pinochet; y Ghost hunting, del palestino Raed Andoni, sobre el interminable conflicto israelí-palestino. Cine alternativo, esclarecedor, cuestionador, revelador”.

Héctor Abad Faciolince, escritor

“Para mí hubo una lectura fundamental este año, y fueron los dos libros del historiador y escritor israelí Yuval Noah Harari: Sapiens. Una breve historia de la humanidad y Homo Deus. Breve historia del mañana. Estos dos libros marcan un hito en el pensamiento científico, sociológico e histórico. Hacía mucho tiempo no leía una obra que ofreciera perspectivas completamente nuevas y revolucionarias para comprender las acciones de los seres humanos como sociedades y movimientos culturales. De alguna manera estos libros han cambiado radicalmente mi visión de la historia y del mundo, haciéndome entender mejor el pasado, el presente, y obligándome a pensar en el mundo futuro en el que estamos entrando”.

Paola Guevara, escritora

“La novela Toño Ciruelo, de Evelio Rosero, sobre un hombre que descubre que su compañero de infancia y de aventuras escolares se ha convertido en un asesino, está entre lo mejor de la cultura este año. Por la construcción de los personajes y la interacción entre ellos, el ritmo y la musicalidad interior del relato, su sentido del humor en medio del horror, su riqueza estilística y el sumo respeto por la palabra. Por otro lado, en un año marcado por el debate sobre la urgente y necesaria visibilización de las mujeres escritoras, resalto la llegada al panorama literario colombiano de la novela Atala y Elisa, escrita por Elisa Estévez, una mujer de 17 años que ganó por unanimidad la primera edición del Premio de Novela Jóvenes Talentos”.

Patricia Engel, escritora

“Hace unos meses vi la exposición Bloodlines, de la artista dominicana Firelei Baez, en el Museo de Andy Warhol en Pittsburgh y me encantó. Sus obras, además de ser bellas, exploran temas como la raza, el género y la historia del Caribe, los rasgos del colonialismo y la esclavitud de una manera supremamente original, honesta y provocadora. Sus reflexiones me parecen importantes porque revelan las verdades que la historia latinoamericana ha querido ocultar, pero que tenemos que enfrentar si las queremos superarlas”.

Bloodlines

'Bloodlines' de la artista dominicana Firelei Báez

Foto:
María Elvira Arango, periodista

“Lo mejor del año se llama Patria, de Fernando Aramburu. Un escritor prodigioso y un libro entrañable e indispensable cuando en Colombia transitamos el proceso de paz, el perdón y el debate en una sociedad dividida por diferentes convicciones políticas. La historia es española pero bien podría ser la vida de dos familias en el Tolima o el Cauca, marcadas por la violencia. Escalofriante el poder de los dogmas, enternecedora la fuerza del amor y la amistad. Un libro muy humano. Lo disfruté de principio a fin”.

Daniel Bonilla, arquitecto

"Destaco este año la Feria BARCÚ, un evento muy bien pensado, que invita a vivir de forma maravillosa parte del barrio La Candelaria, en Bogotá. Con una mezcla artística cuidadosamente curada, puertas abiertas de talleres de artistas únicos, gastronomía y participación de la comunidad local; la Calle novena extendida hasta el estigmatizado Barrio Egipto se convierte en una galería urbana para disfrutar del arte y vivir la ciudad".

Edurne Portela, escritora española

Clavícula (editorial Anagrama), de la escritora española Marta Sanz: un libro híbrido y fragmentado en el que la autora explora, de forma deslumbrante y conmovedora, su propia fragilidad. Clavícula nos habla del dolor, del miedo al envejecimiento y a la muerte, de la enfermedad femenina como estigma, del amor y del deseo, de nuestro mundo precario. Me desarmó por la desnudez honesta de su voz, por su combinación maravillosa de falta de artificio y belleza poética, por la forma en la que mete el dedo en la llaga y la escarba para, desde ese dolor, proponer la escritura como forma de nombrar nuestros miedos y miserias, nuestras esperanzas e ilusiones”.

Samanta Schweblin, escritora argentina

Este año varias mujeres extranjeras de mi generación han sido traducidas al español con novelas oscuras alrededor de la maternidad y la familia, de una tensión y una profundidad admirables. Por ejemplo, La ciudad blanca, de la escritora sueca Karolina Ramsqvist y Canción dulce, de la escritora francesa Leila Slimani. En el cine, Blade Runner 2049 fue una de mis películas del año, superando absolutamente todas mis expectativas. Y por último, la exposición audiovisual Manifesto, de Julian Rosefeldt, en Buenos Aires, que me hizo temblar de la emoción”.

Ramiro Osorio, director del Teatro Mayor

“El mejor concierto: la Sinfonietta Amsterdam y el Coro de los Países Bajos en el Teatro Mayor, el 9 de septiembre. La Sinfonietta Amsterdam se destacó por reunir cualidades artísticas únicas. Su sonido impecable y sofisticado, en comunión con las voces de un coro excepcional. Interpretaron una obra de Arvo Pärt sobre el dolor inconmensurable de las víctimas del terrorismo”.

Sinfonietta Amsterdam

Sinfonietta Amsterdam

Foto:
Claudia Morales, periodista

“Dado mi profundo apego y amor por los libros, considero de vital importancia que tiendas como La Tornamesa, Prólogo, Wilborada, Babelia, y varias más, sigan en pie de lucha convocando un público que agradece esos espacios. También, desde el universo de la música, destaco de manera superlativa que una banda como U2 haya llegado a Colombia. Por eso y cientos de hechos, el nuestro es un país que está y puede continuar a la altura de los grandes del mundo desde la mirada de los eventos de gran envergadura”.

Álvaro Castillo Granada, librero

Viajes con un mapa en blanco, de Juan Gabriel Vásquez, es un ensayo fascinante, un recorrido sugerente por el género que inventa al hombre. Su lectura es una bitácora para explorar los territorios por dónde transcurren las historias que nos han hecho lo que somos. Libro fascinante para releer”.

Patricia Nieto, periodista

"Al terminar el sexto mes del año, doce mil personas se reunieron en Rioblanco, un pequeño caserío a tres mil metros en la pendiente del volcán Sotará. Los visitantes, que arribaron en decenas de carros de escalera, dedicaron la madrugada del domingo 25 de junio a levantar las carpas que les servirían de hogar hasta el viernes 30. El canto de la primera flauta los sacó de los oficios materiales. Cenen Quillanaz dirigió la banda: Mariano Buesaco, Arcenio Quillanaz, Solferino Mamian, Evelio Estuvillo, Simeón Córdoba, Eliécer Majín y Eudilia Quillanaz le siguieron el paso y la melodía. Con flautas, carrascas, cajas, bombos, tamboras y maracas, los músicos ancianos abrieron el XV Congreso Regional Indígena del Cauca. La música de la chirimía de Caquiona se abrió camino entre la neblina y detrás marcharon centenares de hombres y mujeres Nasas, Misak, Kokonucos, Yanaconas, Totoroez, Eperaros-Siaparas, Polindaras. Kinshu. Ambalo e Ingas. Siguieron la ruta de la música hasta concentrarse en una gran explanada que, con el fuego como presencia espiritual, sirvió como foro. Una vez la flauta se silenció comenzaron a emerger las palabras. Durante 120 horas más de 12 mil personas de diez pueblos hablaron y se escucharon. Conversaron de territorios, de gobierno, de recursos, de pasado, de cultura. Llegaron a acuerdos. Le dieron vida a la política".

Andrés Felipe Solano, escritor

"En 2017 año se reeditó Funeral Parade of Roses, una película japonesa de finales de los años sesenta a la que Stanley Kubrick le debe varias escenas de La Naranja Mecánica, incluso gran parte de su espíritu violento y transformador. La película de Toshio Matsumoto nunca se vio más allá de un círculo cerrado. Aparte de Kubrick, pocos entendieron la magnitud de esta mezcla de falso documental en blanco y negro, reelaboración cinematográfica del mito de Edipo, drogas y “gayboys” en la Tokio de posguerra y vanguardia extrema que no desdeña un pulso narrativo claro. Toda la fuerza de Funeral Parade of Roses quedó sepultada por casi 40 años pero los caminos que abrió esta película, que rebasa la etiqueta de producto contracultural con el que se le puede mercadear y bien podría estar simplemente entre las mejores de su época, pueden rastrearse hasta hoy". 

Funeral Parade of Roses

Funeral Parade of Roses

Foto:



LECTURAS

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA