Preso en Miami, Arias jugará últimas cartas contra su extradición

Preso en Miami, Arias jugará últimas cartas contra su extradición

Puede apelar, pero por ahora volverá a prisión.

Andrés Felipe Arias

Andrés Felipe Arias está detenido en los Estados Unidos. Un juez declaró que existe riesgo de fuga.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

29 de septiembre 2017 , 10:30 a.m.

El exministro Andrés Felipe Arias perdió ayer una batalla clave en su propósito de evitar ser enviado a Colombia para que pague la condena de 17 años que pesa en su contra por el escándalo de Agro Ingreso Seguro.

Por considerar que existía un “serio riesgo de fuga” y tras recordar que “ya se había fugado de Colombia”, el juez de la Corte de Miami John O’Sullivan ordenó enviarlo a prisión y declaró “viable” su extradición hacia Colombia.

La decisión tiene dos bases: primera, que existe “causa probable” sobre cada uno de los cargos por los que Arias fue condenado en el país (prevaricato en favor de terceros y contratación sin el lleno de los requisitos legales); y segunda, una certificación entregada por el Gobierno de Colombia sobre la plena vigencia de un acuerdo de extradición entre los dos países.

Esa posición fue respaldada por el fiscal Robert J. Emery, quien reiteró durante la audiencia que los delitos por los que fue condenado el exministro existen también en Estados Unidos. También enfatizó que “es claro” que hay un tratado de extradición de facto entre ambos países.

Aunque el desenlace de la audiencia de este jueves era probable, el anuncio fue recibido por un Andrés Felipe Arias desencajado y que salió de la Corte esposado y acompañado de varios oficiales de prisiones.

La misma expresión se veía en los miembros de su familia que lo acompañaron y en el senador Álvaro Uribe Vélez, mentor político del exministro y quien viajó expresamente a Estados Unidos para acompañarlo en la etapa final de su proceso.

La determinación del juez O’Sullivan no implica, sin embargo, la entrega inmediata a las autoridades colombianas. Aunque estará preso –en principio iría a la cárcel federal del condado de Miami Dade, donde ya había estado tres meses–, el abogado Víctor Mosquera, que hace parte del equipo de la defensa, sostuvo que “se agotarán todos los recursos legales”, y que no descartan insistir ante la Suprema Corte de los Estados Unidos, de ser necesario.

Ayer mismo se interpuso una apelación contra la decisión. Sobre el papel, este tipo de recursos deben resolverse en máximo 30 días, pero pueden tardar meses.
Arias Leiva también presentará una petición para que se le fije una nueva fianza, con lo que podría recuperar su libertad mientras se surte la revisión final. En noviembre pasado, Arias logró que le aceptaran una fianza de 100.000 dólares y recuperó la libertad.

La audiencia

En la audiencia de ayer, Andrés Felipe Arias sostuvo que había sido víctima de un juicio “injusto” y politizado. Su abogado, David Markus, había hablado previamente sobre la “corrupción y politización” de la Corte Suprema de Justicia que lo juzgó y condenó.

La defensa sostuvo también que el Gobierno de Colombia supuestamente engañó a las autoridades de Estados Unidos al afirmar que el tratado de extradición entre los dos países estaba vigente.

A finales de los 80, el tratado firmado con Estados Unidos un siglo antes se cayó en la Corte Suprema de Justicia de Colombia y desde entonces no se firmó uno nuevo.

En la práctica, la extradición se ha mantenido plenamente activa a lo largo de las tres últimas décadas. De hecho, el gobierno del expresidente Álvaro Uribe, del que Arias formó parte, extraditó en sus ocho años (2002-2010) a más de 1.100 colombianos hacia los EE. UU., incluidos grandes capos y jefes guerrilleros y paramilitares.

Además, la defensa sostiene que su proceso fue producto, supuestamente, de una persecución política y que no tuvo el derecho a una segunda instancia.

En principio, el juez no encontró evidencias de ninguna persecución política. En febrero, el juez O’Sullivan negó la petición hecha por la defensa para suspender el juicio hasta que otro magistrado decidiera la legalidad de lo actuado. Y hace una semana negó un solicitud de aplazamiento para que fueran escuchados nuevos testigos de la defensa.

En ese momento, según reveló la agencia Efe, el juez consideró que las creencias personales de esos pretendidos testigos sobre “la inocencia o culpabilidad” de Arias “no influyen en la determinación del tribunal sobre si existen pruebas suficientes para apoyar una determinación de causa probable de cada cargo por el que se solicita su extradición”.


El fallo a favor de la extradición del juez O’Sullivan es el segundo en menos de un mes en Miami contra un alto exfuncionario latinoamericano.

El 31 de agosto pasado, el juez federal Edwin Torres aprobó el envío a Panamá del expresidente de ese país Ricardo Martinelli, quien estaba procesado por los delitos de peculado y escuchas ilegales y quien había huido hacia EE. UU.

Coincidencialmente, el expresidente Álvaro Uribe, cercano a Martinelli, había intentado interceder ante la justicia federal para que Martinelli no fuera entregado a la justicia panameña.

Se calentarán las relaciones entre el Gobierno y el uribismo

La decisión de extraditar al exministro Andrés Felipe Arias tensará aún más las relaciones entre el expresidente Álvaro Uribe y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

El uribismo ha acusado al gobierno del presidente Juan Manuel Santos, de manera reiterada, de haber atizado la extradición del exministro.

“No despedace más a mi familia”, le dijo Arias a Santos, en un video difundido en diciembre del año pasado, en el que aparece sosteniendo en sus manos un cartel en el que se lee: “Sin justicia no hay paz”.

En ese mismo mensaje Arias le pidió al Presidente que luego de recibir el Nobel de Paz y de visitar al papa Francisco, tuviera consideración de su situación.

Por eso, con la decisión de ayer es un hecho que la distancia entre el uribismo y la Casa de Nariño será mucho más grande.

“El Gobierno ha engañado a la opinión internacional y a los Estados Unidos, porque ha dicho que hay tratado de extradición cuando no lo hay”, dijo ayer el propio Uribe, visiblemente molesto, tras conocer la decisión del juez que autorizó la extradición.

Para Andrés Molano, director académico del Instituto Hernán Echavarría, “sin duda” esta decisión va a calentar más los ánimos en el uribismo. “Será otro elemento que utilizarán para cuestionar al Gobierno, al lado de todas las críticas que tienen sobre el proceso de implementación de la JEP”, dijo.

Javier Torres, catedrático de la Universidad Externado, afirmó que “este hecho será otro tema de campaña”, pues la condena de Arias será usada por los opositores del Centro Democrático para cuestionarlos al Gobierno en las elecciones que se avecinan.

“La llegada del señor Arias a Colombia todavía se demora y entonces tendremos en los próximos días algunas declaraciones muy duras de Uribe contra el Gobierno y el presidente Santos, pero él no va a dejar que se le pierda su foco de atención que es la JEP y el proceso de paz”, dijo Patricia Muñoz, catedrática de la Universidad Javeriana.

EL TIEMPO  y EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA