Acoso sexual en la Fuerza Pública: pocas denuncias, un riesgo latente

Acoso sexual en la Fuerza Pública: pocas denuncias, un riesgo latente

En los últimos 14 meses se han registrado 12 denuncias, una de las cuales ya fue fallada.

Mujeres en la Fuerza Pública

El ocho por ciento de la Fuerza Pública está conformada por mujeres. 3.271 son oficiales y en la actualidad se cuenta con cinco generales.

Foto:

Jaime Moreno / Archivo EL TIEMPO

03 de marzo 2018 , 10:47 p.m.

Dos mujeres de la Policía se atrevieron a dar un paso con pocos antecedentes en toda la Fuerza Pública colombiana: denunciaron a sus superiores por supuesto acoso sexual y abrieron el debate sobre una práctica que se sabe que existe, pero que rara vez genera consecuencias para quienes la perpetran.

Esta vez fue diferente. En cuestión de 15 días dos comandantes departamentales de la Policía fueron relevados de sus cargos tras sendas denuncias. El 15 de febrero, la ruta la abrió la patrullera Ana Milena Cruz Rayo, quien se declaró víctima de “acoso sistemático” por parte de quien en ese momento era su superior inmediato, el coronel Óscar Efraín Pinzón Moreno, comandante de la Policía en Huila. A la semana, Natalia Ramírez, teniente (r) de la Policía, se presentó ante la Fiscalía en Rionegro, Antioquia, y denunció por acoso sexual al comandante de la Policía en el Quindío, el coronel Ricardo Suárez.

Las dos mujeres hicieron públicas las pruebas contra los dos oficiales. En el caso de la patrullera Cruz, los mensajes vía WhatsApp que recibió de su jefe y que eran de este tono: “Usted es una hermosura por dondequiera que se mire, no lo olvide jamás. Pero cambie. El que lo entendió lo entendió”. La investigación interna demostró que el coronel Pinzón había ordenado incluso el traslado de la patrullera a un pueblo apartado del departamento.

Ramírez, por su lado, asegura que hace seis meses decidió retirarse de la Policía por cuenta de las presiones. Y finalmente decidió denunciar públicamente después de que su novio, también policía, fue trasladado a otra región del país por orden del coronel Suárez, y después de recibir un audio en el que el oficial decía: “Mija, no se ponga triste que yo también estoy solo, y no es sino que usted me toque la puerta que yo puedo con usted”.

Por orden directa del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, los dos coroneles fueron apartados de sus funciones y se les abrió investigación formal en la Inspección General de la Policía. Los escándalos se atravesaron en carreras en las que el siguiente paso eran las agregadurías en el exterior y, en diciembre, la posibilidad de ser llamados a curso para general.

El ministro Villegas también ordenó la revisión de los protocolos internos frente a temas de equidad de género y acoso sexual en todas las fuerzas.

Las denuncias de Ramírez y Cruz Rayo hacen parte de las apenas 11 que se entablaron en toda la Fuerza Pública entre 2017 y lo que va de 2018. Eso en cuerpos armados totalmente jerarquizados en los que hay en este momento en servicio 16.551 mujeres –entre ellas, 3.271 oficiales y 13.280 suboficiales– frente a casi 300.000 hombres. Y la cifra de denuncias es alta con respecto a años anteriores, en los que el promedio eran unos tres casos. En la actualidad hay 9 integrantes de la Policía investigados disciplinariamente y dos del Ejército. La Armada adelantaba un proceso que ya fue cerrado a través de una conciliación, y en la Fuerza Aérea no se reportan denuncias.

¿Esas cifras demuestran que el acoso es marginal en la Fuerza Pública colombiana o que las víctimas no se atreven a denunciar? En los últimos cinco años, la Policía y el Ejército abrieron lo que denominan Rutas de Atención Directas para que las mujeres denuncien el acoso sexual. La Policía tiene una línea de Orientación a la Mujer, la 155, atendida las 24 horas por profesionales en derecho y psicología. Y en los cursos de formación de oficiales y suboficiales se dictan cátedras para frenar, de entrada, con los abusos de confianza y situaciones más graves. “A los señores oficiales se les está llamando a evitar incluso palabras cariñosas o sobrenombres como ‘monita’, ‘flaquita’, así exista confianza”, dice la general Clara Galvis, integrante de la Mesa de Género del Ministerio de Defensa y las Fuerzas Militares.

EL TIEMPO conoció los testimonios de uniformadas que aunque fueron víctimas de acoso nunca lo reportaron oficialmente. “Yo pasé todas las pruebas para ingresar al programa de aviación. Me había preparado y estudiado a conciencia tras meses enteros de adaptación física y académica”, afirma una mayor de la Policía que en el momento del proceso de selección estaba en el grado de teniente.

La oficial, que pidió la reserva de su nombre, aseguró que el coronel que estaba a cargo del programa le coqueteaba insistentemente: “Ante mi abierta negativa un día me dijo: o se acuesta conmigo o no entra. Quedé atónita”. Asesorada por un compañero, la teniente grabó al coronel y con esa prueba acudió al general que comandaba la unidad y expuso su caso. El general ordenó que se revaluara la situación y al final ella logró ser piloto de la Policía. Pero el acosador siguió en las filas, pues su sanción fue un traslado fuera de Bogotá. Incluso podría ser general.

Una capitán del Ejército que está apostada en una base del oriente del país asegura que su superior en terreno, un coronel, le ha hecho insinuaciones y es “demasiado cariñoso” con ella, al punto de apenarla frente a sus compañeros. Pero dice que no denuncia porque teme represalias, no solo contra ella sino contra su esposo, que también es militar y que no está enterado de la situación.

Una subintendente de la Policía dice que después de 12 años en la fuerza un superior intentó besarla: “Desde ese día empezó un calvario que por poco me lleva a pedir la baja”, afirma. Ella fue amenazada con un traslado a un departamento del sur del país por su negativa a ceder a las presiones indebidas. “Había maltrato psicológico: me tiraba los oficios, me los rompía, me los hacía repetir. Me tenía en la oficina hasta pasadas las 11 de la noche sin razón”, cuenta. Su salida no fue denunciar formalmente, sino presentarle su caso a una general de la institución, que de inmediato ordenó el traslado del acosador.

“Como padre de familia, esposo y director general de la Policía Nacional jamás toleraré algún comportamiento que vulnere la dignidad o los derechos de la mujer”, le dijo a EL TIEMPO el general Jorge Hernando Nieto, director de esa institución.

Como padre de familia, esposo y director general de la Policía Nacional jamás toleraré algún comportamiento que vulnere la dignidad o los derechos de la mujer

Víctimas dudan de efectividad de las denuncias

“Quién le va a creer a uno”. Esa pregunta, de una oficial del Ejército que asegura haber sido víctima de acoso sexual, refleja la dificultad de romper la cultura de la no denuncia en fuerzas en las que la consigna es obedecer las órdenes de los superiores, sin mayores cuestionamientos.

El doctor Rodrigo Córdoba, jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad del Rosario, asegura que el acoso sexual y el laboral son riesgos mayores en esas instituciones, por su misma estructura altamente jerarquizada.

“El acoso sexual lleva implícito la visión jerárquica, los posibles premios y los castigos que se pudieran recibir”, señala Córdoba, y agrega que el machismo imperante en las fuerzas es también un factor que puede aumentar la problemática del acoso.

En todo el mundo se da la situación, con cifras de denuncias mucho más realistas. Así, según un informe de la ONG Human Rights Wacht del 2015, al menos seis de cada diez militares de los Estados Unidos que denunciaron haber sido víctimas de una agresión sexual fueron objeto de retaliaciones. Y en cuatro años, según las mismas fuentes, se denunciaron al menos 20.000 casos en las fuerzas de ese país.

ALICIA LILIANA MÉNDEZ
justicia@eltiempo.com
En Twitter: @AyitoMendez

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.