‘Ñoño’ Elías se presenta en la Corte como el 'Robin Hood' de la Costa

‘Ñoño’ Elías se presenta en la Corte como el 'Robin Hood' de la Costa

Dice que destinó $ 11.000 millones de sobornos de Odebrecht ‘a la comunidad’.

ñoño Elías y José Tous

La famosa foto del exsenador Elías (centro), Otto Bula (izq.) y el representante José Tous en un estadio español.

Foto:

Archivo. El Tiempo

16 de junio 2018 , 09:23 p.m.

La defensa del controvertido exsenador Bernardo Miguel ‘Ñoño’ Elías, condenado por el escándalo de los sobornos de la multinacional brasileña Odebrecht, acaba de ajustar una nueva derrota en la Corte Suprema de Justicia.

El ‘Ñoño’, que logró una primera sentencia de solo 6 años por los delitos de cohecho y tráfico de influencias a cambio de ‘prender el ventilador’ contra otros implicados en el escándalo, pretendía tumbar la acusación por dos delitos que le pueden dar otros 15 años tras las rejas: concierto para delinquir y lavado de activos. El caso lo tiene la Sala Penal de la Corte Suprema, que acaba de negarle el recurso y ratificó su decisión de juzgarlo por esos cargos.

Lo que ha establecido la justicia es que el ‘Ñoño’, que era considerado ‘el hombre de Odebrecht en el Congreso’, recibió al menos 16.000 millones de pesos de los sobornos pagados por la multinacional para quedarse con contratos billonarios y mejorar las condiciones de sus negocios en el país.

Las investigaciones de la Fiscalía y la misma Corte han determinado que el exsenador fue la cabeza de la estrategia de la empresa para cooptar otros miembros del Congreso, varios de los cuales están ya procesados. También hizo un intenso lobby con Luis Fernando Andrade, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), en favor de los proyectos de Odebrecht.

El principal canal de esos pagos al ‘Ñoño’ fue el exsenador Otto Bula, ya condenado, quien era su compadre y terminó siendo uno de los principales testigos en su contra.
La defensa de Bernardo Elías sostuvo ante la Corte que de Otto Bula no le llegaron 16.000 de pesos sino 11.000 millones, y que no debería ser procesado por enriquecimiento ilícito porque esa plata supuestamente no tenía como fin incrementar su patrimonio, pues lo destinó “a la comunidad en actividades políticas, culturales, sociales y deportivas, y a los seguidores de la ‘Ñoñomanía’ (su movimiento político) en Córdoba”.

Incluso entregó su lista de gastos. Así, dijo que entre el 2016 y el 2017 supuestamente pagó la suma de 2.008’283.312 pesos por la “dotación para 800 deportistas, la compra de equipos electrónicos y la nómina de trabajadores del estadio de Sahagún”.
También sostuvo que a través de su Fundación pagó 325’426.896 pesos para “desarrollar actividades sociales, culturales y compra de equipos para el municipio de Sahagún”.

Sahagún es la cuna de personajes tan polémicos como los ‘Ñoños’ (Elías y el también preso exsenador Musa Besaile), Otto Bula y Emilio Tapia, este último, uno de los cerebros del ‘carrusel’ de la contratación que saqueó a Bogotá. La argumentación de los abogados del exsenador Elías sobre sus supuestos pagos por gastos del municipio podrían dar pie a nuevas investigaciones en su contra y en la de funcionarios locales, muchos de ellos fichas del ‘Ñoño’, según fuentes que conocen su caso.

De acuerdo con el excongresista, el resto de la plata lo destinó a “financiar campañas políticas entre los años 2014 y 2015” y a “atender las necesidades de la población de Córdoba, Sucre y La Guajira referentes a actividades deportivas, culturales y de esparcimiento, propias de sus actividades políticas”. Incluso dijo que 1.200 millones en efectivo que Otto Bula le entregó a su prima y mano derecha, Básima Elías (Bula dice que en realidad fueron 2.000 millones), supuestamente correspondían a una deuda y que él no se enteró de que la plata con la que se pagó proviniera de Odebrecht.

Tras presentarse como una especie de Robin Hood de la Costa, Elías Vidal le aseguró a la Corte: “Jamás me concerté con el objeto de cometer un lavado de activos, ni mucho menos para llevarlo a cabo”.

A pesar de que admite que la plata de Odebrecht le llegó a través de varios contratos ficticios, el ‘Ñoño’ afirma que él no puede ser juzgado por este hecho, pues supuestamente nunca se enteró de cómo le iban a entregar los sobornos. Por eso, dice, no debía ser juzgado por concierto para delinquir.

Y como otros procesados por la Corte, se jugó una última carta: sostiene que ese tribunal no lo podía llamar a juicio porque esa función correspondía a la Sala de Investigación, instancia que aún no se ha conformado y forma parte de la nueva estructura del alto tribunal para garantizar el derecho de los aforados a la doble instancia.

Como a todos los demás que han usado ese argumento para tratar de frenar sus procesos, la Corte le dijo que mientras no hayan sido conformadas las nuevas salas, la Penal mantiene plena funcionalidad.


Regaño a la defensa

Los magistrados dicen en su decisión, conocida por EL TIEMPO, que la abogada del ‘Ñoño’ recurrió a “argumentos sofísticos” y hasta “ilógicos” para tratar de argumentar una supuesta violación contra los derechos de su cliente y, por lo tanto, tumbar las determinaciones en su contra.

Una de las tesis más polémicas de la defensa era que Bernardo Miguel Elías no podía ser procesado por lavado de activos porque el soborno pagado por Odebrecht “no es de procedencia ilícita ni adquiere esa condición solo por el hecho de que se haya desembolsado a través de contratos simulados”.

La Corte desechó el argumento y recordó que los contratos simulados con el Concesionario de la Ruta del Sol II usados para pagarle al ‘Ñoño’ “constituyeron verdaderas actividades encaminadas a ocultar el origen de los dineros para darles apariencia de legalidad”.

También sostuvo que el excongresista, “una vez recibió los dineros de origen ilícito (para pagos de coimas), los haya ocultado, pues esos ingresos, cercanos a los 16.000 millones de pesos, no fueron declarados por el procesado cuando entraron a sus arcas; tampoco se sabe si salieron de estas y, aun si ya no fueran parte del patrimonio del acusado, no se conoce el mecanismo para ocultar los movimientos ejecutados para ese fin”.

Y agrega: “Es precisamente el esfuerzo de los concertados, entre ellos el procesado, por hacer circular los recursos a través de convenios o el sistema financiero con la mayor apariencia de legalidad posible, lo que hace patente el dolo para lavar activos”.

La justicia sigue los movimientos financieros del excongresista, así como el paso de algunos de sus bienes a familiares. Entre ellos hay un apartamento de 1.800 millones de pesos y varias fincas. Además del caso Odebrecht, el ‘Ñoño’ está pendiente del avance de las investigaciones por el saqueo de Córdoba perpetrado durante la gobernación de Alejandro Lyons. Fueron los ‘Ñoños’ quienes llevaron a Lyons al triunfo en las elecciones del 2011, y la justicia considera que los dos y sus movimientos políticos fueron directamente beneficiarios del robo al departamento, que superó los 70.000 millones de pesos.

Lyons, cuñado del ‘Ñoño’, hizo un acuerdo con la justicia para delatar a sus socios en esos negocios ilegales, entre ellos el llamado ‘cartel de la hemofilia’.

Las investigaciones avanzan en Fiscalía y Corte

La imputación de cargos contra Roberto Prieto, el exgerente de la campaña presidencial de Juan Manuel Santos, es el capítulo judicial más reciente en las investigaciones surgidas del escándalo de Odebrecht.

En el caso de Prieto, quien fue enviado a la cárcel Modelo, la Fiscalía le imputó los cargos de falso testimonio, tráfico de influencias, interés indebido en la celebración de contratos, enriquecimiento ilícito y falsedad en documento privado. Es señalado de recibir 650 millones de pesos por sus gestiones para que se entregara a Yuma Concesionaria S. A. la adición para la construcción del puente Plato en Magdalena, de la Ruta del Sol III.

Por su responsabilidad en el escándalo de sobornos, la Fiscalía ya logró condenas contra los empresarios Enrique José y Eduardo Ghisays Manzur, el exviceministro de Transporte Gabriel García Morales, el contratista Andrés Cardona Laverde y el poderoso excongresista Bernardo Miguel Elías. Así mismo logró que el exsenador Otto Nicolás Bula Bula, uno de los alfiles de Odebrecht para permear el Congreso, aceptara parte de los cargos imputados en su contra y se convirtiera en testigo.
Por las investigaciones derivadas del escándalo están en juicio reconocidos empresarios como Carlos Solarte y su hija Paola Solarte. También Luis Fernando Andrade, expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura.

JUSTICIA 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.