La pesadilla judicial de la magistrada que denunció corrupción

La pesadilla judicial de la magistrada que denunció corrupción

Video en que exalcalde dice que pagó soborno se perdió en una Fiscalía local.

Nelly Villamizar de Peñaranda, Magistrada

La magistrada Nelly Villamizar de Peñaranda.

Foto:

Carlos Ortega / Archivo EL TIEMPO

30 de julio 2017 , 10:56 p.m.

Mientras la Fiscalía enfila baterías para lograr que un juez de Bogotá eche para atrás la polémica libertad de Misael Alejandro Bautista, secretario general del Tribunal de Cundinamarca señalado por corrupción judicial, la magistrada que en el 2012 se atrevió a denunciar ese caso sigue sancionada y pendiente de un proceso penal por calumnia.

La historia ha estado en primera plana porque parece sacada de un guión cinematográfico. En abril del 2012 el Tribunal Administrativo de Cundinamarca se vio sacudido porque una de sus magistradas, Nelly Yolanda Villamizar, ventiló en Sala Plena una denuncia que le llegó a través de su esposo, el también abogado Justo Peñaranda: que el exalcalde de Cota, Cundinamarca, Juan David Balcero Balcero había pagado 200 millones de pesos para salir avante de una demanda de pérdida de investidura. El exalcalde aseguraba que a pesar de que había pagado el soborno terminó perdiendo el proceso.

La explosiva versión, que comprometía al secretario Bautista y al entonces presidente del Tribunal, Freddy Ibarra, no dio lugar a la exigencia de una investigación exhaustiva sobre la denuncia. En cambio, sí dio pie a un proceso disciplinario en el Consejo Superior de la Judicatura contra la magistrada Villamizar. El caso terminó, el pasado mes de abril, con sanción y suspensión por un año como responsable, a título de dolo, de faltas graves al “comprometer la dignidad de la administración de justicia”.

Según la Sala Disciplinaria de la Judicatura, ella lanzó “acusaciones con ocasión de un rumor” y violó el mandato de dar “tratamiento cortés” a Ibarra y a Bautista, en su condición de servidores de la justicia.

La sanción se impuso a pesar de que desde el 2014 se conoció a través de un noticiero de televisión nacional el famoso video en el que Balcero admitió haber pagado el soborno, y después de un accidentado proceso en el que Villamizar tuvo que interponer varias tutelas para que se practicaran pruebas a su favor.

El video fue grabado subrepticiamente por el abogado Peñaranda, quien lo entregó tanto a la Judicatura como a la Fiscalía hace más de dos años.

Y mientras la Judicatura no lo tuvo en cuenta, en la Fiscalía la prueba reina desapareció del expediente judicial contra el secretario Bautista.

Enterada de los hechos, la administración del fiscal Néstor Humberto Martínez ordenó reactivar el proceso y recibir de nuevo el video. Por eso se expidieron órdenes de captura contra el secretario, que fue dejado en libertad por un juez de garantías, y contra el abogado Efraín Forero, quien intermedió el soborno. Él sí quedó preso.

Ahora, la magistrada Villamizar –quien es conocida porque su despacho es el encargado de hacer cumplir la sentencia del Consejo de Estado para la recuperación del río Bogotá– está suspendida y pendiente de un proceso penal por calumnia que cursa en una fiscalía delegada ante la Corte Suprema.

El caso contra el magistrado Ibarra no se ha movido en tres años, mientras que el abogado Peñaranda (el marido de la magistrada) está citado por un fiscal local para una imputación de cargos por supuesta calumnia contra el secretario y el expresidente del Tribunal. La suspensión de Villamizar ya se hizo efectiva, pero está pendiente de un último recurso en la Sala Disciplinaria de la Judicatura, tribunal que, según la defensa de la jurista, desde el primer momento “dejó ver la voluntad” de sancionarla.

En la primera parte de ese proceso, que estuvo a cargo de la hoy exmagistrada María Mercedes López, la Judicatura fue renuente a aceptar la versión del abogado Néstor Franco. Él notificó a la Judicatura de su disposición de declarar que el propio Balcero le había hablado del soborno en el 2012. Aunque tenía medio año para la investigación previa, la magistrada López solo se tomó dos meses para formular pliego de cargos contra Villamizar, sin haber escuchado a Franco.

En febrero de este año, ya con el proceso en manos de uno de sus miembros interinos (ese tribunal está en vías de desaparición), la Sala Disciplinaria decidió prescindir también de la declaración de Juan David Balcero, hoy detenido por el caso y quien confesó ante la justicia haber pagado para no perder la investidura.

También está por aclararse por qué documentos radicados por la defensa dentro de las fechas procesales aparecían en el expediente como si hubieran sido entregados días después, ya con los términos vencidos. Este hecho muestra, según la magistrada, que hubo maniobras irregulares en la Secretaría del Consejo Superior de la Judicatura para afectar su caso.

El proceso tiene un capítulo que toca a un magistrado del Consejo de Estado. Una de las pruebas que Villamizar pidió como parte de su defensa fueron las actas de la Sala Plena en la que supuestamente calumnió y ofendió a su colega y al secretario Bautista.

Según la magistrada, las actas que entregó el entonces vicepresidente del Tribunal, Carmelo Perdomo Cuéter, “no se ajustaban a la realidad” y tienen 5 páginas menos que las originales, lo que habría jugado en su contra. Perdomo Cuéter saltó hace dos años del Tribunal de Cundinamarca al Consejo de Estado.

La prueba que salvó el caso

El video fue grabado en el 2013 ocultamente por el abogado Justo Peñaranda, esposo de la magistrada Villamizar, quien lo entregó en cadena de custodia.

Aunque estaba en curso un proceso penal contra Bautista este fue archivado. Hoy, casi cuatro años después, el mismo video sirvió de prueba reina para reactivar el caso.

En él, el exalcalde dice que el abogado Efraín Forero Molina lo buscó para decirle que iba a perder la demanda y se ofreció a intermediar.

Se acordaron dos pagos, de 150 y 50 millones, y Balcero asegura que se reunió con el secretario y con el abogado Forero para darles la plata, y que el dinero que supuestamente iba para el magistrado fue entregado en el conjunto donde vivía el togado, si bien nunca tuvo contacto directo con él.

Bautista asegura que a Balcero lo engañaron con un ‘falso secretario’. Pero la Fiscalía dice que el exalcalde y su hijo lo identifican plenamente y por eso insistirá en la captura.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA