Ausentarse: ¿la jugada de Malo para no ser suspendido por la Corte?

Ausentarse: ¿la jugada de Malo para no ser suspendido por la Corte?

El magistrado lleva una licencia no remunerada, un permiso y ha presentado dos incapacidades.

Gustavo Malo

El magistrado Gustavo Malo después de rendir indagatoria en la Comisión de Acusación.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

16 de enero 2018 , 09:16 a.m.

El lunes, cuando la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia se disponía a realizar, por primera vez en su historia, una sala extraordinaria para definir la situación del magistrado Gustavo Malo Fernández –investigado por el escándalo de corrupción en el alto tribunal–, a última hora apareció una incapacidad médica que frenó la discusión.

El documento fue llevado por el abogado de Malo –quien no asistió a la diligencia–, y decía que por supuestos problemas de salud debe permanecer 20 días más por fuera de sus funciones en la Sala Penal.

Allegados al magistrado dicen que tiene problemas con la recuperación de una cirugía que le habría sido practicada a finales del año pasado en Cartagena.

Lo cierto es que la incapacidad llevó a que, en su primera reunión del año, los magistrados levantaran la sesión y tuvieran que dejar la discusión para después del primero de febrero, cuando termina la excusa médica. Al final, la incapacidad dilató un desenlace que está casi cantado en ese caso: la posibilidad de que la Sala Plena aplique su nuevo reglamento, el cual le permite suspender de su cargo a magistrados cuestionados.

Esos cambios fueron aprobados por los magistrados, precisamente, por los efectos del escándalo de venta de decisiones judiciales a cambio de millonarios sobornos que tiene a Gustavo Malo en el ojo del huracán, al igual que a los expresidentes de la Corte Suprema Leonidas Bustos y Francisco Ricaurte.

Con las nuevas reglas de juego, y por decisión de mayoría calificada (tres cuartas partes, lo que equivale a 17 votos), la misma Corte podría separar temporalmente de sus funciones a Malo o a cualquier magistrado que esté siendo investigado penalmente por la Comisión de Acusaciones, situación que lleva a que se “encuentre cuestionada de manera grave y fundada su honorabilidad”, y que lesione la imagen del alto tribunal.

Proceso en la Cámara

Como ambas condiciones se cumplen en este caso, ayer era un día clave en la Corte. Pero el mismo reglamento establece que el magistrado encartado debe tener el derecho a defenderse ante la sala, para lo cual debe estar en funciones. Por eso, la incapacidad de Malo, la cual se suma a la presentada el 1.º de diciembre pasado, dilata cualquier decisión en su caso.

La primera movida de Malo, hace cinco meses, cuando estalló el escándalo de corrupción, fue pedir una licencia no remunerada con la que estuvo fuera de su cargo hasta diciembre. El día que debía reintegrarse envió una primera incapacidad que terminó por suspender la sala en la que se iba a discutir su caso, después de que sus compañeros de la Sala Penal pidieron aplicarle el nuevo reglamento.

Y el 11 de enero pasado, cuando la Corte Suprema de Justicia volvió de su vacancia judicial, Malo envió un permiso para ausentarse por dos días que terminaron el lunes, cuando debía retornar al alto tribunal.

Por la nueva incapacidad, que fue prorrogada por la Sala Plena, la Corte encargó en las funciones de Malo al magistrado Fernando Bolaños, quien ha estado al frente de sus procesos desde septiembre.

El primero de febrero, cuando se acabe su excusa médica, si no vuelve a presentar una nueva incapacidad, Malo podría pedir una nueva licencia no remunerada de tres meses, ya que ese permiso se puede conceder una vez al año. Esa licencia podría ser prorrogada por un mes más, sí así lo solicita.

Aunque en las licencias el magistrado no recibe un salario, durante las incapacidades su sueldo sí se liquida de acuerdo con la ley. Y si cuando el magistrado vuelva la Corte decide aplicarle las nuevas normas y separarlo de sus funciones, Malo continuaría recibiendo su sueldo, que supera los 32 millones de pesos.

Paralelo al proceso interno en la Corte, Gustavo Malo enfrenta un caso penal en la Comisión de Acusaciones que podría llevarlo a juicio, ante la misma Corte Suprema, antes de seis meses.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.