Reclutamiento de niños para ser raspachines, prioridad para la JEP

Reclutamiento de niños para ser raspachines, prioridad para la JEP

El fiscal de la JEP, Giovanni Álvarez, señaló que esa será una de sus líneas de investigación.

Giovanni Álvarez

Giovanni Álvarez, director de la Unidad de Investigación y Acusación.

Foto:

Justicia Especial de Paz

16 de enero 2018 , 08:58 a.m.

El exfiscal Giovanni Álvarez, que se posesionó este lunes como director de la Unidad de Investigación y Acusación de la Justicia Especial para la Paz, asegura que en seis meses, como máximo, los jefes de la guerrilla deberán estar entregando sus versiones ante la nueva jurisdicción.

¿Habrá justicia plena con este sistema de justicia transicional?

Lo que puedo decir es que la Unidad de Investigación y Acusación será implacable con la investigación pero firme con la reconciliación porque esa es la finalidad del proceso de justicia transicional en busca de una paz estable y duradera.

¿Cuándo se verán las primeras sentencias?

El tiempo de las sentencias no lo puedo decir, en razón a que lo primero que hay que hacer, ahora que se ha instalado la justicia especial para la paz, es empezar a diseñar lo que será el código de procedimiento de la JEP. Una vez aprobada esa norma empezaremos a desarrollar formalmente el trabajo que tenemos que hacer. Lo que sí puedo asegurar es que las declaraciones de los que se acojan o el mecanismo que se establezca similar a las versiones libres y las investigaciones estarán ya marchando en unos seis meses.

¿Priorizará investigaciones?

Tres líneas serán priorizadas. La primera es la investigación de los delitos de violencia sexual, mandato que por demás es una exigencia de los acuerdos de paz. Una segunda prioridad será el daño ecológico producto tanto de las voladuras de oleoductos como de la minería ilegal. Y habrá una tercera línea: la de reclutamiento de menores, que tiene dos vertientes. Una es la del reclutamiento para efectos del combate. Pero también se llevaban menores para realizar actividades ilegales: por ejemplo, ser raspachines en las zonas de producción de coca.

¿Qué se sabe al respecto?


Es una línea que tiene que ser prioritaria porque se trata de los derechos de los menores de edad. Por investigaciones realizadas en la justicia ordinaria sabemos que esta práctica ocurrió en las zonas cocaleras, especialmente en el suroriente del país, y probablemente era una forma de obtener mano de obra a bajo costo. Muchos de esos menores nunca volvieron a sus hogares.

¿Cuáles serán las otras líneas de investigación priorizada?


Serán la investigación de los delitos de violencia sexual, esa es priorizada no solo por su importancia sino porque es prácticamente una exigencia en los acuerdos de paz. Y el otro tema, que es muy importante, es el del daño ecológico. Producto tanto de las voladuras a los oleoductos como la minería ilegal.

¿Y otros temas más generales?

Nosotros tenemos que empezar por algo, esas son tres líneas gruesas de investigación que son muy importantes, no quiere decir que no va a ver algunas otras o muchas otras.

¿Cómo va a ser el proceso de intercambio de información con la Fiscalía?

Adelantaremos un trabajo armónico con la Fiscalía General de la Nación, cada uno desde sus competencias. Estamos a la espera de que la Fiscalía envíe a la JEP los informes sobre los procesos que son de competencia de la jurisdicción.

¿Ustedes ya extendieron una solicitud para eso?

No, pero sé, porque vengo de la Fiscalía, que esa entidad ya está trabajando en esos informes.

¿Más o menos cuándo creen que podrían estar llegando esos informes?

En este momento no le podría decir, ese es un tema de resorte de la Fiscalía, sé que tienen unos informes ya listos, pero entiendo que han decidido terminarlos y entregar un paquete completo.

¿Cuántos funcionarios va a tener su Unidad?

Ya fue autorizada una nómina de 214 funcionarios, cuya selección obedecerá a criterios técnicos y jurídicos. Inicialmente tendremos 16 fiscales de tribunal y cuatro de sala. Habrá al menos 10 fiscales en las regiones que estarán acompañados de dos investigadores y un asistente. Su función será atender a las víctimas del conflicto en las regiones y, por supuesto, participar en la labor investigativa de la unidad.

¿Cómo se van a priorizar los casos que van a llegar al sistema?

La información que llegue a la Jurisdicción Especial tiene dos vías. Una es a través de los informes, los que llegan de la Fiscalía, Procuraduría, Defensoría del Pueblo, Contraloría y organizaciones de víctimas. Por supuesto, la selección de los casos será un trabajo coordinado que haremos entre la Fiscalía de la JEP y los magistrados. Porque dentro de las funciones que tiene la Fiscalía también está priorizar casos y entre otras cosas garantizar que el tribunal no se vaya a sobrecargar de tal forma que no pueda hacer su trabajo.

¿Cree que los civiles que tuvieron responsabilidad en el conflicto llegarán a su jurisdicción?

Acá no vamos a hacer ninguna cacería de brujas. Yo espero que cuando se empiecen a ver las virtudes del proceso, los civiles que están en esa situación van a venir voluntariamente a la Jurisdicción Especial para la Paz. De hecho, hay varios civiles que ya solicitaron su inclusión. El que estamos conformando es un equipo técnico y jurídico que tomará las decisiones que haya que tomar basado en las pruebas que se recauden dentro de las investigaciones. Las investigaciones no serán partidistas o políticas. Lo fundamental siempre serán las pruebas que se recauden y su contundencia. Lo que las pruebas indiquen fijará el derrotero de las decisiones de la unidad.

¿Cómo va a ser el contacto con las víctimas?

Tenemos la obligación de elaborar un protocolo de atención a víctimas que se construirá con su plena participación. Ese protocolo será una de las primeras tareas.

¿Cuándo podría estar listo el protocolo?


En menos de cuatro meses no va a estar listo el protocolo, porque no solo hay víctimas de varios sectores, sino que tenemos que llegar a consensos, hacer análisis no solo desde el punto de vista jurídico sino desde muchos otros aspectos que hay para construir ese protocolo que permita, como debe ser este proceso, que todos trabajemos coordinadamente.

¿Cómo evitar que esta nueva institución no se politice?

Precisamente con eso, con la conformación de un equipo técnico y jurídico que tome las decisiones que haya que tomar basado en las pruebas que se recauden dentro de las investigaciones. Las investigaciones no serán partidistas o políticas. Lo fundamental es las pruebas que se recauden y la contundencia de las mismas. Lo que las pruebas indiquen fijará el derrotero de las decisiones que adoptará la unidad de investigación y acusación.

La Unidad de Investigación y Acusación será implacable desde el punto de vista investigativo porque todos tienen que cumplir con su obligación si quieren obtener los beneficios que otorga la Jurisdicción Especial para la Paz, pero también por supuesto tenemos que ser firmes con la reconciliación porque digamos que un punto fundamental de una paz estable y duradera es la reconciliación y para lograrla tenemos que fundamentarnos en la investigación rigurosa, eficiente, con todas las garantías y solo se puede adelantar teniendo un grupo que sea técnico y jurídico.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.