Los enlaces mafiosos de Villegas, zar de la seguridad de Medellín

Los enlaces mafiosos de Villegas, zar de la seguridad de Medellín

Asestando ‘falsos positivos’, Gustavo Villegas iba tras la alcaldía. Audios probarían narcoalianza.

Caso Villegas

El exsecretario de Seguridad, Gustavo Viillegas, es acusado por los delitos de concierto para delinquir agravado y omisión de denuncia de particular.

Foto:

Jaiver Nieto Álvarez / El Tiempo

10 de julio 2017 , 03:20 p.m.

Una delgada línea separa al influyente empresario paisa Gustavo Villegas de ser declarado aliado de la ‘Oficina de Envigado’ o un temerario gestor de paz que ‘cocinaba’ en secreto el desarme de grupos narcoparamilitares.

La Fiscalía se inclina por la primera tesis y está segura de que Villegas, que ejercía como secretario de Seguridad de Medellín, selló un acuerdo con jefes de estructuras criminales para controlar la seguridad en la ciudad, proteger sus intereses económicos y ganar réditos políticos que lo catapultarían a la Alcaldía en el 2019. Por eso pidió su captura este martes.

Algunos empresarios paisas, que se quedaron aterrados viéndolo salir esposado del complejo judicial de La Alpujarra, le dijeron a EL TIEMPO que les parecía normal que, por el cargo que ocupaba, Villegas tuviera comunicación fluida con capos que controlan el bajo mundo en la capital paisa.

De hecho, el abogado de miembros de la ‘Oficina de Envigado’, Michel Pineda, agregó que los contactos de Villegas con seis de sus clientes, para su desmovilización, se hicieron bajo el marco del acuerdo de paz con las Farc y contaron con ‘la bendición’ de un cura y un monseñor.

“Sí. Yo estuve en algunas de las desmovilizaciones en el despacho del doctor Villegas. Pero no le he pedido permiso al arzobispo para hablar al respecto”, le admitió a este diario el padre Juan Carlos Velásquez de la parroquia María Madre de la iglesia de Itagüí.

Sin embargo, en la audiencia de legalización de captura y solicitud de medida de aseguramiento de Villegas, los investigadores destaparon audios y testimonios que confirmarían que él protegió de operativos a los miembros de la ‘Oficina de Envigado’ e incluso intentó darles el estatus de actores del conflicto para que se pudieran desmovilizar con privilegios.

¿El infiltrado?

Además, se reveló que entregó información reservada de inteligencia de la Policía sobre los más buscados de Medellín, con la que lograron evadirse alias Diablo, 'Gordo Arepas' y 'Pecoso', cabecillas de los combos ‘Robledo’ y ‘la Terraza’, al servicio de la ‘Oficina de Envigado’. A cambio, Julio Perdomo, alias el Viejo, cabecilla de la ‘Oficina’ e interlocutor de Villegas, ordenó reducir las extorsiones en algunos barrios.

También, les habría entregado a las autoridades, en enero, la ubicación de los ladrones que alborotaron las redes luego de ser grabados atracando un carro en la autopista norte de Medellín.

“Ayúdeme con los fleteros. Que le bajen a eso, porque ayuda mucho para lo que sigue”, se le escucha decir a Villegas. En ese audio agrega que la entrega de los ladrones frenaría un operativo de la Policía en el barrio Manrique.

Luego tuvo un encuentro con Perdomo para advertirle que la Policía estaba a punto de capturarlo. En esa reunión, Villegas le habría dicho que debían seguir con el sometimiento y que si lo elegían alcalde, “las cosas mejorarían”.

Villegas también se habría visto con alias Pichi, preso en Valledupar, cuando fue llevado a Medellín con un falso requerimiento médico. Un mes después, Perdomo fue capturado.

“El doctor Villegas venía tejiendo lazos con el bajo mundo desde 2005, cuando fue director de la oficina de Paz y Reconciliación de la administración Fajardo. En esa época se hablaba de la ‘Donbernabilidad’ de Medellín, haciendo alusión al poder que ejercía Diego Murillo, alias don Berna”, dijo un investigador.

Tres años después, Villegas salió por la puerta de atrás del cargo de secretario de Gobierno del alcalde Alonso Salazar. En ese momento fue etiquetado como supuesto infiltrado del bloque Cacique Nutibara, al que ayudó a desmovilizar.

La evidencia fueron los correos con el empresario Felipe Sierra, investigado por nexos con nacoparamilitares. De hecho, meses después, en septiembre de 2011, Sierra se entregó tras probarse que le había pedido al entonces jefe de Fiscalías de Medellín, Guillermo León Valencia Cossio, sacar del organigrama de la banda de ‘los Urabeños’ a John Freddy Manco Torres, alias el Indio.

Sierra y Valencia terminaron en la cárcel. Pero Villegas salió avante del episodio y, en enero de 2016, el alcalde Federico Gutiérrez lo nombró secretario de Seguridad.

‘Pedro Pistolas’

Ahora se verifica cuál fue su rol en una fallida entrega de gente de la ‘Oficina de Envigado’, en septiembre de 2016. El trámite estalló en pedazos cuando se supo que beneficiaba al delincuente Pedro Piedrahíta, alias Pedro Pistolas.

La fiscal Alexandra Vélez intentó armar el prontuario a ‘Pistolas’, que no tenía siquiera orden de captura. Pero fue abruptamente trasladada, y Federico Gutiérrez empezó a recibir amenazas del delincuente.

Además, tras un rifirrafe con el alcalde Gutiérrez por el caso 'Pistolas', el director de Fiscalías de Medellín, Germán Giraldo, renunció.

Después de ese episodio, Villegas empezó a ser investigado. Las alarmas las prendió su nexo con Mariano Zea Ospina. Se trata de un exguerrillero del Eln, viejo contratista de la Alcaldía, señalado de ser el intermediario entre Villegas y jefes de la ‘Oficina de Envigado’ presos, como 'Pichi', 'Barney' y 'Douglas'.

Al parecer, sus gestiones eran pagadas con contratos: con la Secretaría de Seguridad tiene uno por 9’900.000 pesos “para apoyar planes de desarrollo y convivencia”. Pero, en 12 años ha firmado 14, por unos $ 200 millones. La mayoría, cuando Villegas fue secretario de Gobierno y jefe de la oficina de Paz.

Por todos estos hechos, hace 48 horas Villegas fue enviado a la cárcel de Yarumito, donde esperará su juicio. Mientras tanto, la Fiscalía revisa si el otrora 'zar' de la seguridad de Medellín se lucró con la supuesta narcoalianza.

Por ahora se sabe que evitó que la empresa de su familia, Surtialimentos, fuera extorsionada. Además, que llegó a la alcaldía siguiendo una saga familiar: su tío Álvaro Villegas fue un destacado político.

EL TIEMPO supo que la investigación en su contra cobija su patrimonio: tienen ocho propiedades a su nombre. De la lista llama la atención un megalote de 11.156 metros cuadrados, que es parte del Proyecto Cinturón Verde S. A., por el cual Villegas dice haber pagado 500 millones de pesos en diciembre de 2016, cuando ya estaba en la mira de la Fiscalía.

De hecho, ya sabía que le seguían los pasos. En una de las interceptaciones se le escucha preguntarle a una de sus asesoras, Yolanda Serna, si era cierto que lo iban a capturar.

Sin embargo, el empresario, a quien se le imputó concierto para delinquir agravado y omisión de denuncia a particular, no aceptó cargos y su defensa prepara una batería de evidencias. Entre otras, llamarían a testificar al sacerdote y a un monseñor que les habrían dado el aval de la iglesia Católica a sus gestiones para la desmovilización de gente de la ‘Oficina de Envigado’.

“No pueden satanizar un proceso que está respaldado por la ley. No hay beneficios especiales. Mis clientes están en la cárcel”, puntualizó el abogado Pineda, defensor de miembros de esa estructura criminal.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA