El expediente de corrupción que salpica a contratista billonario

El expediente de corrupción que salpica a contratista billonario

Fiscalía dice que parte del dinero que se entregó en campaña de Aída Merlano salió de Julio Gerlein.

Así operaba la red de compra de votos de la 'Casa Blanca' en el Atlántico.

Aída Merlano en reuniones con líderes barriales y locales que compraban los votos de los ciudadanos.

Foto:

Fiscalía

23 de junio 2018 , 09:55 p.m.

“Esta contraseña se la entregan a cada votante de ustedes y van para la casa de apoyo. Les hacen un examen para saber si sabe votar a la Cámara y al Senado; si pasa el examen, enseguida le quitan esto (una contraseña) y le entregan la de seguridad (…) y esa es la que hay que entregarle a cada votante cuando le reclames el certificado. Nosotros llevamos como 15 o 20 años aquí y sabemos cómo es la vuelta”.

Esa era parte de la capacitación que recibían en la ‘casa blanca’ los líderes barriales que luego saldrían a las calles de Barranquilla y algunos municipios aledaños para ‘cuadrar’ a los electores que recibirían 50.000 pesos por votar por la aspirante al Senado Aída Merlano Rebolledo y su fórmula a la Cámara de Representantes, Lilibeth Llinás, en las elecciones del pasado 11 de marzo.

La Fiscalía señala que en esa campaña se movieron más de 5 mil millones de pesos, mucha más plata que los 850 millones que, en promedio, estaban autorizados para quienes aspiraban a un escaño en el Senado. Los testimonios en manos de la justicia dicen que eran tales los ríos de efectivo que las dos cajas fuertes que allí tenía Merlano no dieron abasto y tuvieron que utilizar entonces una bañera.

Poco más de tres meses después del escándalo que hoy tiene presa, por orden de la Corte Suprema, a Merlano, la Fiscalía habría armado el rompecabezas de corrupción electoral que funcionó en Atlántico. Las esquirlas de la investigación tocan, por primera vez, a pesos pesados de la contratación en el país y han puesto la lupa de la justicia sobre los famosos binomios político-empresario que funcionan desde hace décadas en las elecciones y, según los organismos de control, son uno de los más poderosos motores de la corrupción en los contratos estatales.

La macroinvestigación de la Fiscalía también tiene capítulos en Medellín y Caucasia (Antioquia); Bogotá, Ciénaga (Magdalena) y en Cauca, y ya hay nuevas investigaciones en La Guajira y otros tres departamentos.

La sofisticada maquinaria electoral de Merlano Rebolledo contaba con 2.323 líderes locales (‘operadores’, en el argot de la red) encargados de mover paquetes de votos de entre 50 y 400 personas, por los que recibían una comisión. El votante corrupto lograba un pago de 50.000 pesos y el ‘operador’, de 10.000 por votante. La red, dice la Fiscalía, se financiaba con recursos públicos a través de contratos en entidades como el Concejo de Barranquilla, y con plata de privados que son a la vez contratistas del sector público.

Red de delitos electorales en Atlántico

Aída Merlano en reuniones con líderes locales y barriales que concretaban el negocio ilegal.

Foto:

Fiscalía

El próximo 3 de julio tendrán que rendir interrogatorio los empresarios Julio y Mauricio Gerlein, hermanos del retirado senador Roberto Gerlein, de cuyas cuentas salieron millonarios cheques que, una vez cambiados, fueron usados para pagar los votos de Merlano Rebolledo. Ellos son señalados por la Fiscalía de ser los “financiadores” de la empresa electoral de la detenida congresista.

Julio Gerlein ha manejado billones de pesos en contratos con su firma Valorcón y era uno de los principales accionistas del megaproyecto de Navelena, en el que otro gran socio era Odebrecht.

La que la Fiscalía llamó “organización criminal” que le permitió a Merlano sacar 73.250 votos habría funcionado al menos desde 2014. En esas elecciones, ella tuvo 67.414 sufragios. En el 2015 habría sido usada para asegurar la elección de Jorge Rangel y Margarita Balén como diputados del Atlántico y de Juan Carlos Zamora y Aissar Castro como concejales de Barranquilla. A ellos les imputará la Fiscalía los cargos de concierto para delinquir y corrupción al sufragante el próximo 30 de julio.

A la fórmula de Merlano, Llinás, no le alcanzó para el escaño en la Cámara, pero sí para un proceso por corrupción electoral que le podría dar hasta diez años de prisión.
A Merlano y su fórmula, dice la Fiscalía, les alcanzó la plata hasta para arrendar 178 terrazas ubicadas cerca de los puestos de votación. Esos eran los sitios a donde llegaban los votantes antes y después de pasar por los puestos electorales. Según la investigación, todas fueron arrendadas por dos personas: Yassira Pérez Asprilla y Yahaira Caramoto Calle Salcedo, ambas cercanas a Merlano Rebolledo.

En manos de la Fiscalía están decenas de contratos de prestación de servicios que corresponden a líderes barriales señalados de vender votos y que fueron enganchados por las oficinas de concejales. De esta manera, los políticos se aseguraban de mantener la fidelidad de sus ‘operadores’, incluso en tiempos en los que no había mucho movimiento electoral.

La Fiscalía señala que en esa campaña se movieron más de 5 mil millones de pesos, mucha más plata que los 850 millones que, en promedio, estaban autorizados para quienes aspiraban al Senado

Los casos remitidos a la Corte Suprema

Alejandro Cuartas Rodas, funcionario de la campaña de la congresista Margarita Restrepo, aceptó el cargo de corrupción al sufragante, imputado el viernes por la Fiscalía.

Según la investigación, Cuartas Rodas participó en una estrategia para ofrecer, muy por debajo de su valor real, viajes a San Andrés, televisores y tabletas electrónicas a personas que se comprometieran a votar por la candidata. Igualmente habría hecho pagos de 80.000 pesos por voto.

“Díganle a la gente que nos colabore con el voto y le vamos a dar un incentivo por haber madrugado”, se escucha decir a Cuartas en una interceptación en manos de la justicia. En otra se queja de que posiblemente, los que se comprometieron a vender su voto en el municipio de Bello no lo hicieron: “Tenemos que verificar si ustedes votaron o no votaron, porque para nosotros es muy triste apenas sacar 1.800 votos, así la candidata haya ganado”.

Los investigadores lograron documentar que se alcanzaron a realizar 55 viajes y se entregaron tres televisores y 10 tabletas. Unas 500 personas aseguran haber sido estafadas por Cuartas con los mismos ofrecimientos de gabelas en precios a cambio de votos
.

Aunque la congresista Restrepo, contra quien la Fiscalía compulsó copias a la Corte Suprema, ha negado su responsabilidad en los hechos y ha señalado que ella misma denunció las irregularidades en las que estaba incurriendo Cuartas Rodas, hay una grabación en poder de la Fiscalía en la cual la parlamentaria le agradece al capturado por todo su trabajo y le ofrece su “apoyo incondicional”.

El electo senador Fabián Castillo está también en líos por la captura en Ciénaga de una persona que estaría comprando votos para él. Castillo, dice la Fiscalía, presentó un contrato falso para justificar la situación. El caso enreda al alcalde de ese municipio, Edgardo Pérez, quien intentó que las autoridades pusieran en libertad al capturado.

JUSTICIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.