Decisiones de dos jueces mantenían libre al explosivista del Mrp

Decisiones de dos jueces mantenían libre al explosivista del Mrp

No se descarta que la intención de los atacantes fuera activar el explosivo a una hora distinta.

Atentado en el centro comercial Andino

Tras el atentado, ciudadanos se han acercado al centro comercial Andino para rechazar a los violentos y rendir homenaje a las tres víctimas.

Foto:

César Melgarejo / EL TIEMPO

25 de junio 2017 , 09:57 a.m.

A las ocho personas que fueron capturadas en la tarde del sábado 24 de junio como sospechosas del atentado ocurrido en el Centro Comercial Andino, el 17 de junio, se suma una novena persona detenida.

Su captura se produjo en la mañana del domingo 25 de junio en el sur de Bogotá, según han informado las autoridades.

El sábado 24 de junio, en operaciones simultáneas coordinadas desde la sede de la Dijín, grupos élite de la Policía capturaron en El Espinal (Tolima) y en Bogotá a ocho personas señaladas por las autoridades como responsables del atentado terrorista registrado el fin de semana pasado en el centro comercial Andino, que dejó como saldo tres personas muertas y ocho heridas.

Los hombres de la Dijín se desplazaron el viernes al Tolima, y grupos de la Sijín se distribuyeron en Bogotá para realizar los últimos seguimientos a las personas individualizadas por los investigadores y sobre las que un juez de Bogotá expidió orden de captura por solicitud de un fiscal de la dirección antiterrorismo.

Las unidades llegaron de civil a un balneario entre El Espinal y Chicoral y ubicaron a cuatro personas, tres hombres y una mujer, a quienes les notificaron sobre las órdenes de captura en su contra. Al tiempo, otras cuatro personas eran capturadas en Bogotá, quienes también serán llevadas ante un juez de Paloquemao para imputarles cargos por los que podrían recibir penas de más de 35 años de cárcel.

Las capturas se dan exactamente ocho días después de que una carga de amonal (una composición de nitrato de amonio, aluminio y azufre) fuera activada en el baño de mujeres ubicado en el segundo piso del centro comercial Andino, donde murieron las colombianas Ana María Gutiérrez y Lady Paola Jaimes Ovalle, y la francesa Julie Huynh, al ser alcanzadas por la violenta onda explosiva.

Tras el atentado, las autoridades empezaron a trabajar en varias hipótesis sobre los responsables del ataque en las que aparecieron en primera línea el Eln y el Mrp (Movimiento Revolucionario del Pueblo), que es una de sus milicias, aunque no necesariamente tiene línea con el Coce. Ambos negaron cualquier relación con el ataque.

La noche de este sábado, el director de la Policía, general Jorge Hernando Nieto, y el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, reponsabilizaron del ataque al Mrp, que ya había sido señalado el último año de perpetrar atentados de este tipo en Bogotá, también con amonal.

“Las evidencias en poder de los investigadores señalan que los cuatro hombres y las cuatro mujeres pertenecerían al autodenominado Movimiento Revolucionario del Pueblo (Mrp), grupo que ha revindicado varios de los atentados”, dijo el general Nieto

El fiscal Martínez señaló que según el grado de participación de las personas capturadas, este domingo

Explosivista libre

Martínez denunció que el pasado 16 de marzo, dos de las personas capturadas este sábado ya habían sido detenidas transportando explosivos “y con mapas que acreditarían que estaban perpetrando una actividad terrorista en la Ciudadela Colsubsidio de Bogotá”; sin embargo, el juez del caso las dejó libres con el insólito argumento que el artefacto no había explotado, por lo que no se configuraba el delito de terrorismo.

“El 16 de junio, la Fiscalía volvió a solicitar medida de aseguramiento de naturaleza privativa de la libertad para uno de los explosivistas, porque la de marzo era de presentación cada 15 días y la había incumplido. Un día antes del atentado contra el Andino, un juez de garantías concluyó que no había méritos para imponer la medida privativa de la libertad para el explosivista del Mrp”, cuestionó Martínez tras exhortar a todas las autoridades “a hacer causa común para combatir las diferentes formas de terrorismo que afectan a la sociedad”.

En su momento el Secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, expidió un comunicado en el que señaló: “discrepamos, dentro del respeto por las decisiones de los jueces, la decisión de dejar en libertad a dos personas capturadas en flagrancia” y sostuvo que el sistema eléctrico del explosivo encontrado era similar al usado en La Macarena el 19 de febrero en el que murió un policía.

En la investigación no solo se busca judicializar a los responsables del atentado en el Andino sino que se trabaja en otros 15 atentados ocurridos desde 2015.

En la megainvestigación está el atentado del 16 de mayo en Pereira contra una sede de Cafesalud. Allí se empleó la misma composición química y una tarjeta de circuito muy parecida a la hallada en el baño del Andino. Ese ataque fue reivindicado por el Mrp.

Ese grupo forma parte de las redes que dejó establecidas hace casi una década ‘Pablito’, considerado el mando más reaccionario de esa guerrilla.

Lo que no se descarta es que los terroristas no tuvieran en sus planes provocar la devastación que el país vio el pasado fin de semana. Según expertos en explosivos, los 800 gramos de amonal son sin duda una poderosa carga capaz de afectar, e incluso matar, a una persona que esté en el radio inmediato de la explosión. Pero en un espacio abierto, los daños habrían sido menores. En un baño, que por su arquitectura puede ser equiparado a una caja de resonancia, el poder de destrucción se multiplicó contra las paredes totalmente selladas y así se potenció la tragedia. Lo que se ha establecido es que la carga fue instalada en el dispensador de papel higiénico del cubículo en el que se encontraba Julie. Ella murió en el lugar por la pérdida de sangre y lesiones mortales, casi todas a la altura de la cadera.

El impacto fue tan fuerte que desprendió las láminas metálicas que separan los baños. Una de ellas fue la que hirió de gravedad a Pilar Molano, quien perdió una pierna y que sigue en cuidados intensivos en la clínica del Country, en Bogotá.

En el lugar fue encontrado un estopín eléctrico que se puede activar con un celular o con un temporizador. Una línea fuerte en la investigación es que el temporizador podría haberse activado por error y que la explosión pudo haberse planeado para una hora menos concurrida.

Con 250 videos y los testimonios de decenas de personas, se reconstruyeron los minutos de terror del sábado pasado. Las llamadas fueron claves, pues se realizaron cotejos en las celdas de las empresas de telefonía celular ubicadas en los alrededores del sitio del atentado.

El caso ha supuesto una reactivación de las investigaciones sobre las triadas y otras pequeñas células subversivas que se mueven en las capitales. Desde septiembre del 2015 se han producido en Bogotá al menos 13 capturas por esas actividades.

Fuentes de la Fiscalía señalaron que la Fiscalía Antiterrorismo de París inició una investigación por los mismos hechos, teniendo en cuenta que una ciudadana francesa fue víctima.

Lady Paola Jaimes Ovalle tenía dos profesiones

Hace tan solo un año, Lady Paola se había graduado de administradora de empresas en la Universidad Agustiniana, profesión con la que anhelaba encontrar un trabajo para poder ayudarle a su pareja, John Parra, a pagar el apartamento que habían comprado en el 2015 en Funza (Cundinamarca). Esta era su segunda carrera, pues ya se había graduado en Pedagogía Infantil.

Nació en Bogotá, donde vivió toda su vida, y tenía 31 años.

Sus primeros años los pasó en el barrio La Victoria, en la localidad de San Cristóbal, al sur de la capital.

Ana María Gutiérrez regresó por su familia

Hace un poco más de un año, Ana María había regresado a Colombia para vivir en Bogotá y vincularse como gerente administrativa de la inmobiliaria familiar. Venía de ocupar un importante cargo en México, donde vivió 12 años y se desempeñó como directora administrativa de la empresa de entretenimiento BCIRE. Regresó para gerenciar el negocio de su familia, cuya sede principal estaba en Barranquilla. En esa ciudad se había desempeñado durante una temporada como gerente de una corporación bancaria. Tenía 41 años de edad y estaba casada.

Julie Huynh pensaba volver pronto a Francia

Desde febrero de este año Julie Huynh, de 23 años, se encontraba en Colombia para realizar trabajo social. Julie –de nacionalidad francesa– se vinculó como voluntaria a una ONG ubicada en el barrio Santa Rosa, en la localidad de San Cristóbal de Bogotá, y tenía planeado volver a Francia en los próximos días en compañía de su madre. En el Centro Comparte, filial de la ONG francesa Proyectar Sin Fronteras, Julie ayudaba a niños vulnerables, entre ellos víctimas del conflicto. Sus compañeros la recuerdan como una mujer alegre y solidaria.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA