El nuevo ‘round’ de la justicia contra el ‘clan’ de los Gallón

El nuevo ‘round’ de la justicia contra el ‘clan’ de los Gallón

Agencias europeas apoyaron la operación que dio con la captura de Santiago Gallón.

Santiago Gallón Henao

Santiago Gallón, trasladado por agentes del CTI luego de su captura en Cúcuta.

Foto:

Fiscalía

20 de enero 2018 , 10:10 p.m.

Además del proceso por narcotráfico que esta semana lo puso de nuevo tras las rejas, el polémico caballista Juan Santiago Gallón Henao también tendrá que aclarar qué sabe del asesinato de un ciudadano irlandés que apareció flotando en aguas del río Cauca en junio del año pasado.

Los nombres de Santiago Gallón, de 54 años, y el de su hermano Pedro David, de 47, están grabados en la memoria de los colombianos por uno de los crímenes que más han conmovido al país: el homicidio de Andrés Escobar, el histórico defensa de la Selección Colombia que recibió 6 disparos de revólver después de una agria discusión con los Gallón.

Eso pasó hace casi 24 años y desde entonces los hermanos han sido protagonistas de polémicos expedientes. A pesar de que desde los 90 eran mencionados en negocios de narcotráfico, nunca hasta ahora habían tenido procesos judiciales por ese delito.

Eso, a pesar de que en el 2010 Santiago Gallón recibió una leve condena de tres años y tres meses de prisión por haber financiado las actividades criminales de Carlos y Vicente Castaño, los máximos jefes de las Auc.

Según la Fiscalía, Santiago apoyó un grupo de 300 paramilitares que delinquió en Titiribí, Amagá y Angelópolis (Antioquia) entre 2000 y el 2004.Aunque son las autoridades de los Estados Unidos las que han cerrado el cerco sobre los negocios de Santiago Gallón, la inteligencia del Reino Unido ha sido clave en el expediente.

No solo porque la supuesta cabeza de la red es un británico, Andrew Mark Deamer –capturado en noviembre pasado en Rionegro, Antioquia, por el envío de al menos cinco toneladas de cocaína a Europa y Estados Unidos en embarques de comida para animales–, sino por el crimen del irlandés.

“El cuerpo fue encontrado a mediados del año pasado con evidentes signos de tortura. Supuestamente era el contacto para mover un cargamento de cocaína que se perdió”, se lee en el expediente del caso.

Desde el 2015, Estados Unidos volvió a poner su mira en los Gallón. En junio de ese año, la Oficina de Control de Activos Internacionales (Ofac) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos los incluyó en la temida Lista Clinton, que en la práctica veta a los sancionados de cualquier posibilidad de negocio o transacción en el sistema financiero. En esa decisión, el Tesoro de los Estados Unidos señaló a Santiago y a Pedro Gallón de ser financiadores de la tenebrosa ‘oficina de Envigado’ y vetó a cinco de sus empresas, todas dedicadas al sector agropecuario.

Desde ese momento los abogados de Pedro David empezaron una puja legal en los Estados Unidos para salir de la Lista Clinton. Al parecer, en medio de esas averiguaciones se conoció de la solicitud que ya había hecho una corte de Nueva York para juzgar al otro hermano por narcotráfico.

Ese hecho, dicen las fuentes consultadas por este diario, coincidió con la desaparición en Medellín de Santiago Gallón, que seguía mostrándose en la ciudad como un próspero empresario y ganadero.

Con un dosier engordado además por la colaboración de agencias de seguridad de Bélgica y Holanda, a donde llegaron también embarques de droga, las autoridades colombianas finalmente ubicaron hace dos semanas a Gallón.

El CTI de la Fiscalía logró triangular sus comunicaciones y así llegó hasta Cúcuta, en la zona de frontera con Venezuela. Cuando la Fiscalía lo capturó, caminaba sin escoltas por el parque Colón. Su apariencia desaliñada estaba lejos del poder económico que en las últimas tres décadas convirtió a su familia en una de las más poderosas del Valle del Aburrá, donde además por años cultivaron importantes contactos con la política y la justicia.

Un juez de Cúcuta avaló este jueves la captura de Juan Santiago por los delitos de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes agravado. En este momento se está coordinando su envío a Bogotá, para evitar cualquier riesgo frente a un polémico personaje que desde finales de los 80 ha sabido sacarle el cuerpo a la justicia.

La muerte de Escobar

Eso lo demuestra el caso de Escobar, quien en la noche de su muerte se reunió con dos de sus mejores amigos y fue a un lugar nocturno a las afueras de Medellín. Allí estaban los Gallón, quienes, según testigos, lo hostigaron en repetidas ocasiones por el famoso autogol que sacó a Colombia del Mundial de 1994 en Estados Unidos.

En el parqueadero se volvieron a encontrar y el enfrentamiento verbal se acrecentó. Después vinieron los disparos, por los que finalmente se echó encima la responsabilidad Humberto Muñoz Castro, conductor de los Gallón Henao.

Muñoz fue condenado inicialmente a 43 años; luego la pena quedó en 23, y finalmente recobró la libertad en 2005. Solo pagó 11 años por el crimen. Los Gallón estuvieron 15 meses presos, pero la versión del escolta terminó salvándolos.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com
En Twitter: @JusticiaET

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.