La importancia de haber condenado a Álvaro Dávila por 'carrusel'

La importancia de haber condenado a Álvaro Dávila por 'carrusel'

Hace ocho años estalló el escándalo de la contratación en Bogotá. Este lunes, fue condenado. 

Álvaro Dávila

Álvaro Dávila fue condenado por el 'carrusel' de contratos en Bogotá.

Foto:

Juan Diego Buitrago / Archivo EL TIEMPO

29 de mayo 2018 , 12:05 p.m.

Hace ocho años estalló el escándalo de la contratación en Bogotá, pero solo fue hasta este lunes que el abogado Álvaro Dávila, uno de sus cerebros, fue declarado culpable. Está expuesto al menos a 11 años de prisión por los delitos de concierto para delinquir e interés indebido en la celebración de contratos.

La condena máxima para Dávila era de 17 años de cárcel. Sin embargo, no pudo ser sentenciado por un tercer delito: cohecho, porque éste prescribió durante los últimos cinco años y medio que ha durado su proceso.

Dávila fue el cerebro de los desfalcos por el 'carrusel'. Era el enlace entre los Moreno Rojas y los primos Nule. Está demostrado que, con su ayuda, Samuel Moreno, Julio Gómez y Miguel Ángel Moreno Russi, entre otros, se apropiaron de dineros que estaban destinados a obras públicas en Bogotá.

El abogado diseñó el robo al Distrito entre 2008 y 2009 y, según las autoridades, lo habría compartido en reuniones en su casa u oficina, en las que participaron el exalcade de la ciudad, los Nule y funcionarios estatales de esa época, como Luis Eduardo Montenegro (exsubdirector del IDU) y Eugenia Viviescas (exdirectora de la Uaesp).

El abogado diseñó el robo al distrito entre 2008 y 2009.

Además, Dávila fue el encargado de armar negocios y contratos en los que cobraba comisiones que estaban destinadas a beneficiar a funcionarios del IDU de la época, como Liliana Pardo García, Ana María Ospina, Inocencio Meléndez y Aldemar Cortés.

En 2015, el Consejo Superior de la Judicatura le quitó su tarjeta profesional de abogado por sus acciones en contra de la ley.

Dávila duró estos casi seis años dilatando su proceso y haciéndole ‘conejo’ a la justicia. Pero este lunes fue el último intento de aplazar su proceso.

El sindicado llegó sin abogado, no quiso uno de oficio y, con su brazo derecho inmovilizado, alegó que adelantar la audiencia sería una violación a sus derechos.

Sin embargo, la jueza decidió dar el veredicto. El próximo 26 de julio se conocerá la condena que deberá pagar.

Dávila también será investigado por haber intentado aplazar su proceso.

ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.